La técnica del globo para calmar a niños nerviosos

Óscar Dorado · 31 marzo, 2018
Se trata de una manera fácil y divertida de enseñar a tu hijo a respirar con calma en aquellos momentos en los cuales no puede controlar sus estímulos.

La técnica del globo para calmar a niños nerviosos es un recurso muy utilizado por muchos padres. Se trata de un juego para entrenar la respiración que permite que mantengan una mejor gestión de las tensiones durante la vida cotidiana.

Ten en cuenta que la niñez está llena de nuevas experiencias y que, en ocasiones, pueden ser atemorizantes para tu hijo. Afortunadamente, existen muchas estrategias y herramientas para que los niños puedan aprender a relajarse.

Ningún niño nace sabiendo cómo calmarse a sí mismo cuando está molesto. A medida que crecen, aprenden a ser tranquilizados por sus padres, observando el ejemplo de los demás y descubriendo lo que funciona para ellos.

Asimismo, la técnica del globo es una técnica de respiración tranquila que sirve para calmar a tu hijo. A continuación, te hablamos de la respiración tranquila y de su importancia.

La técnica del globo para calmar a niños.

Respiración tranquila

La respiración tranquila es una técnica utilizada para enseñar a tu hijo a reducir la velocidad de su respiración cuando se siente ansioso o en situaciones de estrés.

Esta técnica puede ayudar a reducir la ansiedad de tu hijo y darle una sensación de control. La respiración está relacionada al sistema nervioso.

Por lo tanto, una buena respiración pone en paz y permite descansar al niño, y contribuye a que sus músculos no estén tensos. En ese sentido, os presentamos la técnica del globo para calmar a niños nerviosos y ayudarles a reducir sus momentos de angustia.

La técnica del globo para calmar a niños nerviosos

La técnica del globo se utiliza para calmar a niños nerviosos y es una técnica de respiración tranquila muy efectiva. Se trata de una estrategia utilizada para aquellos niños que presentan dificultades para controlar sus impulsos.

Debes tener en cuenta que, ante todo, se trata de un juego que pretende que el niño se divierta y que sirve para que entienda el funcionamiento de sus pulmones.

Procedimiento

Se trata de un ejercicio muy sencillo. En primer lugar, debes coger globos y inflarlos, mientras explicas a tu hijo que al igual que el globo las personas se llenan cuando están nerviosas.

Llevar a cabo esta similitud con el globo es ideal para que los niños entiendan como funciona el organismo. En ese sentido, haz que tu hijo imagine que sus pulmones son los globos y que puede tratar de llenarlos lentamente de aire cuando está nervioso.

“La respiración es la primera acción que realizamos en la vida, y la última. Una respiración vaga e incompleta te acerca a la enfermedad”
— Joseph Pilates—

Lo primero que tiene que hacer es sostener el globo y colocarlo en sus labios alrededor de la abertura para inhalar aire por la nariz y luego soplar dentro del globo.

A continuación, debes inflar el globo tanto como pueda con su exhalación y, en consecuencia, respirar para liberar el aire. Sin quitar el globo de la boca, se recomienda repetir el ejercicio cinco veces. En el caso de que se sienta mareado, deberías detener la práctica.

Una vez que el globo esté lleno de aire, también es bueno que trate de desinflarlo lentamente. Esto mostrará a tu hijo el control de la respiración, teniendo en cuenta que la respiración de la mayoría de los niños se vuelve rápida y superficial cuando están nerviosos.

Para aquellos niños nerviosos, puedes utilizar esta técnica dos veces al día para mejorar su salud pulmonar, antes de acostarse y por la mañana.

La técnica del globo para calmar a niños.

Objetivos

A continuación, te adjuntamos los objetivos de la técnica del globo:

  • Conocer su cuerpo.
  • Aprender a relajarse.
  • Controlar sus impulsos.
  • Favorecer estados de calma.
  • Detener situaciones de nerviosismo.

Ventajas

Seguidamente, ponemos a tu disposición las ventajas de la técnica del globo para calmar a niños nerviosos:

  • Aumenta la capacidad pulmonar del pequeño.
  • Ejercita el diafragma, además de los pulmones.
  • Mejora la disnea y la sensación de falta de aire.
  • Mejora el habla, la vocalización y la articulación de los sonidos.
  • Fortalece la musculatura de los labios mediante la repetición del inflado de globos.

En definitiva, lo que pretende este es juego es hacer un símil con la realidad y enseñar a los niños que si el globo tiene mucho aire puede llegar a explotar. O lo que es lo mismo, si dejamos que la tensión llene nuestro cuerpo al igual que el aire en el globo, al final no podremos soportar la presión.