La menstruación irregular durante la lactancia

Las irregularidades en el ciclo menstrual se deben a las alteraciones que se producen en el cuerpo de la mamá durante la lactancia. En principio, se trata de una situación totalmente normal, que se resolverá con el paso del tiempo.

La menstruación irregular durante la lactancia es una situación completamente normal. Es habitual que, después del embarazo y durante el amamantamiento, las primeras ovulaciones muestren irregularidades y se demoren en ocurrir.

Estas irregularidades en el ciclo menstrual no se deben a ningún trastorno importante. El organismo necesita volver a adaptarse a su estado original y recuperarse después de nueve meses de cambios.

Puede ocurrir que, durante la lactancia, se alternen períodos menstruales muy diferentes. Hay mujeres que después del parto no tienen menstruaciones durante cinco o seis meses, o incluso más.

En otras personas, se alternan ciclos menstruales normales con otros que parecen no obedecer a ritmo alguno. El ginecólogo determinará si todo es normal en el cuerpo y, si es así, el problema de la menstruación irregular durante la lactancia se resolverá con el tiempo.

Síntomas de la menstruación irregular durante la lactancia

Generalmente, los períodos menstruales durante la lactancia suelen presentar los siguientes rasgos típicos:

  • Períodos más dolorosos y abundantes que los anteriores al embarazo.
  • Aparecen síntomas premenstruales: dolor de abdomen, vómitos, mareos.
  • Aparición de ‘loquios’. El ‘loquio’ es un sangrado que tiene coágulos, tejidos y mucosidades que se han ido generando durante el embarazo.

“Aunque la menstruación sea irregular, se puede estar produciendo ovulación. Por tanto, la mujer puede quedar embarazada”

La menstruación irregular durante la lactancia: datos interesantes

La prolactina y la composición hormonal y física de la mujer son factores determinantes sobre la menstruación irregular. Diferentes mujeres tienen distintos niveles de prolactina, la hormona que causa las irregularidades menstruales.

La prolactina se incrementa durante la lactancia, porque es la que permite la producción de leche materna. Al mismo tiempo, inhibe la síntesis de las hormonas sexuales en los ovarios; por esta razón, la menstruación desaparece o adopta ciclos muy inestables.

La menstruación irregular durante la lactancia puede causar confusión en las mujeres.

El estado físico general de la mujer también tiene incidencia en la prolactina. Por tanto, el tipo y la duración de las irregularidades variará de una mujer a otra.

Del mismo modo, la frecuencia y la duración de las tomas del bebé impactan en la producción de prolactina. Los bebés que maman muy frecuentemente y mucha cantidad provocan un aumento de prolactina. Entonces, el cuerpo de la mujer debe generar más leche para satisfacer a su bebé; como la hormona aumenta, es posible que se acentúe la irregularidad menstrual.

Otro aspecto importante es que, aunque la menstruación sea irregular, se puede estar produciendo ovulación. La primera menstruación después del parto es un indicador de que el sistema reproductor está volviendo a la normalidad. Por tanto, la mujer puede quedar embarazada.

Es un error creer que durante el período de lactancia no se producen embarazos; es cierto que el nivel de fertilidad disminuye, pero no se anula totalmente. Si la mujer no quiere quedar embarazada en ese período, deberá usar métodos anticonceptivos compatibles con la lactancia.

¿Se puede acelerar la normalización de la menstruación?

En realidad, esto no es posible. El proceso es natural y la normalización llegará cuando el cuerpo de la mujer haya recuperado su situación normal, anterior al embarazo.

Sin embargo, existen algunas sugerencias que hacen que la mujer se sienta más distendida y menos preocupada por esos síntomas:

  • El ritmo del bebé. Si el bebé duerme más de cuatro horas seguidas durante el día y más de seis horas durante la noche, es probable que las irregularidades menstruales disminuyan. De igual manera, si el bebé consume alimentos sólidos, también incide; tomará menos leche materna y, por tanto, la prolactina disminuirá.
  • Descansar lo suficiente. El descanso es fundamental para la lactancia y para que el organismo de la mujer se recupere.
La menstruación irregular durante la lactancia es frecuente y normal.

  • No fumar. El tabaco siempre es perjudicial para el cuerpo humano. Los perjuicios se acentúan cuando el organismo aún está impactado por los nueve meses del embarazo.
  • Consumir mucha agua. La hidratación calma la ansiedad; el agua permite que el organismo se libere de toxinas que lo perjudican.
  • Llevar una dieta balanceada.
  • Evitar el estrés, vivir ese período relajadamente.
  • Incluir prácticas de meditación tipo yoga. Esta actividad será relajante y centrará el pensamiento de la mujer en la relación con su hijo y con su pareja.

El período de lactancia debe disfrutarse, pues en él se genera un vínculo con el niño que marcará a ambos para siempre. Para eso, es preciso que la mujer deje de preocuparse por las anormalidades en sus ciclos menstruales; es solo cuestión de tiempo para que desaparezcan.

Categorías: Posparto Etiquetas:
Te puede gustar