La importancia del movimiento en el desarrollo de los niños

Astrid Moreira · 12 septiembre, 2018
Es fundamental que los padres conozcan la importancia del movimiento en el desarrollo de los niños. Considerando este punto, los bebés podrán crecer sanos debido a que esto ayuda a su maduración cerebral y muscular.

Los niños se comunican a través del movimiento; estos les permiten relacionarse con su entorno y desarrollarse tanto a nivel corporal como mental. A continuación, profundizaremos acerca de la importancia del movimiento en el desarrollo de los niños.

A medida que van creciendo, los bebés descubren cómo se comportan algunas partes de su cuerpo. Por esta razón, durante los primeros meses de vida se lo llevan todo a la boca, empiezan a tener conciencia de sus movimientos corporales y luego proceden a explorar cómo sus acciones afectan a su entorno. Así, van construyendo su mundo. 

Posteriormente, mediante los movimientos en forma de juegos, adquieren experiencia y conocimiento, lo que refuerza y potencia su coordinación motriz. Es por ello que la importancia del movimiento en el desarrollo de los niños es tan gravitante para su crecimiento. 

La actividad motora permite el desarrollo de diversas áreas del cerebro, por lo que en los primeros años de vida es muy importante que los niños aprendan todo tipo de movimientos. En ese sentido, el ejercicio físico contribuye en su crecimiento físico, mental y emocional.

Asimismo, la actividad física ayuda al fortalecimiento de la respiración, la circulación, el sistema muscular, cardiovascular y nervioso. También permite adquirir experiencias concretas para el desarrollo intelectual, la independencia y la adaptación social, lo que permite que el niño sea feliz. 

Por otra parte, este tipo de ejercicios fortifican la destreza para superar dificultades y les proporciona muchos beneficios físicos y psicológicos a los niños. Es por todo esto que los juegos, las actividades y los deportes son vitales para el desarrollo integral de los infantes.

¿Cuándo empiezan a andar los bebés?

El movimiento en el desarrollo de los niños: actividades

Existen varios tipos de ejercicios y actividades que los padres pueden realizar con sus hijos para ayudarlos a ejercer distintos tipos de movimientos que contribuirán a su desarrollo. Es fundamental que los pequeños tomen su tiempo para llevar a cabo cualquier actividad y los padres, con paciencia, sean un apoyo en el proceso.

  • Incentivarlos a gatear: Con este sencillo primer paso, permitimos que las zonas cerebrales encargadas del movimiento se mecanicen.
  • Salir a caminar juntos yendo al ritmo de los niños: Esto posibilita que refuercen su lateralidad, necesaria para leer y escribir.
  • Enseñarles a trabajar su equilibrio en el columpio de un parque, montando la bicicleta o los patines, entre otros. Esto los ayudará a mejorar su postura y a que no se cansen tanto al tomar un dictado.  
  • Realizar actividades de coordinación motora con ellos: Por ejemplo saltar, correr, lanzar y atrapar objetos; esto les va a permitir un mejor desarrollo en el ambiente escolar.
  • Mostrarles cómo organizar o guardar objetos para desarrollar los músculos de las manos.
  • Enseñarles a atarse los cordones de sus zapatos: esto favorece el desarrollo temprano y el razonamiento lógico.
  • Iniciarlos en la actividad del baile: Este pasatiempo contribuye con el desarrollo de sus músculos a nivel general.

La importancia de los deportes para el desarrollo de los niños

Los deportes son fundamentales para que los niños ejerzan mayores movimientos y, de este modo, desarrollarse correctamente. Además, estas actividades contribuyen a que se relacionen más fácilmente y potencien diferentes áreas de su organismo, como por ejemplo:

  • Desarrollo psicomotor: Ayuda a la actividad cardiovascular y la formación de los huesos.
  • Desarrollo orgánico y corporal: Es posible determinar con un especialista qué tipo de deporte es el adecuado a su contextura y edad; por supuesto, las preferencias del niño también son esenciales aquí.
  • Desarrollos de aptitudes y comportamientos: Es fundamental enseñarles a los pequeños la importancia de determinados valores, como la competencia, la honradez y el respeto.
Mejorar el equilibrio en los niños contribuye al desarrollo de sus habilidades motrices.

“La importancia del movimiento en el desarrollo de los niños va relacionada a funciones mucho más complejas del organismo. La psicomotricidad está ligada directamente a las funciones neuromotrices y psíquicas”

Psicomotricidad: qué es y cómo influye en el desarrollo del niño

La psicomotricidad es la relación entre las funciones neuromotrices y funciones psíquicas. Gracias a ella, la acción física y la actividad mental se conectan a través del movimiento; esto estimula el proceso intelectual del niño y su capacidad para solucionar problemas. 

Gracias a la psicomotricidad, por ejemplo, un bebé que desee obtener algún objeto lejano ideará la manera de llegar hacía él gateando. Las habilidades motrices que adquiere el niño, como saltar y correr, le brindarán seguridad y confianza; al dominarlas, se sentirá orgulloso de sus destrezas.   

Ahora que se ha advertido sobre la importancia del movimiento en el desarrollo de los niños, es fundamental que los padres estimulen la capacidad motora de sus hijos. De esta forma, los pequeños obtendrán madurez cerebral y, cuando sean mayores, se les hará más fácil incorporar otras habilidades.