La fortaleza emocional en los niños

Óscar Dorado · 5 abril, 2018
La fortaleza emocional en los niños hace posible que sean resistentes y tengan el coraje y la confianza para alcanzar su máximo potencial. En este artículo te ofrecemos 10 consejos para trabajarla.

La fortaleza emocional en los niños se refuerza aportando a tu hijo las armas necesarias para hacer frente a las situaciones de la vida. Como madre, debes tener en cuenta que los niños mentalmente fuertes están preparados para afrontar todo tipo de desafíos.

De hecho, estos niños son capaces de abordar problemas, recuperarse del fracaso y enfrentarse a todo tipo de dificultades.

Asimismo, ayudar a los niños a desarrollar la fortaleza mental requiere un enfoque triple: se les debe enseñar a reemplazar los pensamientos negativos por otros más realistas, colaborar para que logren aprender a controlar sus emociones y mostrarles cómo tomar medidas positivas.

10 consejos para trabajar la fortaleza emocional en los niños

Hay muchas estrategias, técnicas de disciplina y herramientas de enseñanza que ayudan a los niños a desarrollar la fortaleza emocional. Ponemos a tu disposición 10 consejos que ayudarán a tu hijo a trabajar la fortaleza emocional en los niños:

1.- Enséñale habilidades específicas

El primer consejo para trabajar la fortaleza emocional en los niños es enseñarles a hacer las cosas mejor la próxima vez, sin que sufran por sus errores. Debes imponer consecuencias que enseñen habilidades específicas, tales como aptitudes para resolver problemas, control de impulsos y autodisciplina.

Este conjunto de habilidades ayudará a tu hijo a aprender a comportarse de manera productiva, incluso cuando se enfrente a una tentación o a circunstancias difíciles.

2.- Deja que tu hijo cometa errores

Enséñale al niño que los errores son parte del proceso de aprendizaje, de modo que no se sienta avergonzado por haber cometido un fallo.

Asimismo, las consecuencias tienen que ser naturales cuando sea seguro hacerlo. Para ello, debes hablar con él sobre cómo evitar repetir el mismo error en el futuro.

Para trabajar la fortaleza emocional en los niños es enseñarles a hacer las cosas mejor la próxima vez, sin que sufran por sus errores. 

3.- Dile cómo puede desarrollar autodiscursos saludables

Para los niños, es difícil sentir que disponen de fortaleza emocional cuando padecen humillaciones o predicen resultados catastróficos.

En ese sentido, debes enseñar al infante a replantear pensamientos negativos para que pueda pensar de forma más realista. Desarrollar una perspectiva objetiva y a la vez optimista le ayudará a rendir al máximo y a superar las situaciones adversas.

4.- Alienta al niño a enfrentarse a los temores

Si tu hijo evita realizar algo aterrador, nunca obtendrá la confianza que necesita para sentirse incómodo. Por ese motivo, es bueno que le ayudes a enfrentar este tipo de situaciones.

Anímalo, elogia sus esfuerzos y recompénsalo por ser valiente. De esta manera, se alejará de su zona de confort y aprenderá que es un niño capaz de conseguir cualquier objetivo que se proponga.

“Los niños tienen que ser enseñados sobre cómo pensar, no qué pensar”
–Margaret Mead–

5.- Permite que el niño se sienta incómodo

Aunque pueda ser tentador ayudar a tu hijo cada vez que tenga problemas, rescatarle de la angustia reforzará su idea de que es indefenso.

Permitir que el niño pierda hace posible que se sienta responsable de sus hechos y logre mejores resultados. Ten en cuenta que, con apoyo y orientación, este tipo de situaciones ayudarán al pequeño a desarrollar fortaleza mental.

6.- Fomenta un carácter de construcción

Los niños necesitan un referente moral fuerte para poder tomar decisiones saludables. Como madre, debes trabajar duro para inculcar buenos valores a tu hijo.

Por ejemplo, cuando el niño compita en cualquier modalidad debes poner hincapié sobre la importancia de adquirir conceptos como la honestidad y la compasión en lugar de promover el hecho de ganar a toda costa.

7.- Haz de la gratitud una prioridad

La gratitud es un remedio maravilloso para la autocompasión y otros malos hábitos que pueden evitar que tu hijo sea mentalmente fuerte. Además, puede mejorar el estado de ánimo del niño y alentar la resolución proactiva de los problemas.

En ese sentido, debes colaborar con él para que aprenda a valorar todas las cosas buenas que le suceden. Así, incluso en sus peores días, verá que tiene mucho por lo que sentirse agradecido.

8.- Afirma su responsabilidad personal

Desarrollar fortaleza mental implica aceptar la responsabilidad personal. Por ello, debes permitirle las explicaciones, pero no las excusas cuando tu hijo se equivoque o no actúe de manera adecuada.

Es una buena idea corregir al niño si trata de culpar a los demás por cómo piensan, sienten o se comportan.

El descubrimiento de la fortaleza emocional en los niños se lleva a cabo a través de un proceso de aprendizaje y autorreflexión.

9.- Muéstrale habilidades de regulación de la emoción

No calmes a tu hijo cuando esté enfadado ni lo animes cada vez que esté triste. En lugar de eso, enséñale a lidiar con las emociones incómodas de modo que no dependa de ti para regular su estado de ánimo.

Los niños que comprenden sus sentimientos y saben cómo afrontarlos están mejor preparados para hacer frente a los desafíos.

10.- Potencia la fuerza mental

Habla con él sobre sus metas personales y demuéstrale que está tomando medidas para fortalecerse. Haz que la superación personal y la fortaleza mental sean una prioridad en su vida. 

En definitiva, el descubrimiento de la fortaleza emocional en los niños se lleva a cabo a través de un proceso de aprendizaje y autorreflexión.

Aplicar los consejos anteriores ayudará a tu hijo a trabajar la fortaleza emocional y a desarrollar pensamientos positivos y creativos. Estos le servirán para actuar con criterio en las distintas situaciones de la vida.