¿Qué hacer si mi hijo tiene miedo a ir a clase?

Francisco María García 5 abril, 2018
El inicio de la etapa escolar en nuestros hijos puede provocar diferentes reacciones de los pequeños. Una de las situaciones que se suelen producir es el miedo a ir a clase. ¿Qué hacer antes estos casos?

La solución a los temores al colegio de los hijos requiere una participación consciente de los padres. “¿Qué hacer si mi hijo tiene miedo a ir a clase?” Para responder a esta pregunta es preciso entender la naturaleza infantil y acompañar al niño en la adaptación a una decisión que es nuestra pero que él ejecutará.

Este es un momento de tensiones y ansiedad, pero es también el primer paso a nuevas experiencias. Que sean más o menos complicadas dependerá de su preparación previa para enfrentarlas; la ayuda de los padres es por ello fundamental.

Estos temores suelen presentarse en niños que van por primera vez al colegio. También en los que acaban de tener un hermano que se queda en casa mientras ellos deben ir a la escuela. La pérdida de un familiar cercano puede ser otro detonante.

Otras causas pueden ser el temor al fracaso en el proceso de aprendizaje o a relacionarse con los demás; los problemas familiares y el acoso escolar son también motivos comunes.

Cómo enseñar a nuestros hijos a enfrentarse a las burlas.

No es un capricho

El niño no escogió separarse de sus padres aunque sea solo durante unas horas al día. No es un capricho, por eso es una situación a la que es necesario prestar atención.

En la etapa escolar, el pequeño requiere ayuda para enfrentar un proceso que estará cargado de aprendizajes. Su relación consigo mismo, con los demás y su incidencia en su futuro dependerán en gran medida de cómo enfrente este período.

Puede ocurrir que el niño llore, pierda el apetito, esté molesto, no duerma o enferme. Se trata de un miedo irracional a ir a la escuela; frente a eso, muchos padres no saben cómo actuar.

Olvidan los acuerdos, las pautas que habían elaborado para acompañarlo en este inicio escolar. Mal manejada, esta etapa puede provocar el aislamiento social del niño.

¿Cómo saber si mi hijo tiene miedo a ir a clase?

¿Qué hacer si mi hijo tiene miedo de ir al colegio? Lo primero es detectarlo. Aparece un malestar emocional que se traduce en dolores, miedo o mareos; también puede presentar dificultad para dormir, llanto y falta de interés hacia actividades grupales. Además, el niño inventará excusas para quedarse en casa.

Los síntomas de lo que se conoce como fobia escolar son varios. El niño hará todo lo posible por perder tiempo para llegar tarde a la escuela; estará muy irritable y no querrá salir de casa.

Mi hijo tiene miedo a ir a clase, ¿qué hago?

El niño nunca debe sentirse solo en este proceso, ya que de lo contrario se sentirá abandonado. Una comunicación afectiva y efectiva que le aporte serenidad incrementará la confianza en sí mismo y potenciará sus capacidades. No habrá miedos, culpas ni inseguridad.

¡Encontrarás nuevos amigos!

A ese acompañamiento de los padres es importante sumarle una detallada explicación sobre los aspectos positivos de ir a clase. Por ejemplo, que encontrará nuevos amigos y aprenderá muchas cosas divertidas.

Rutina y disciplina

Si el niño tiene miedo de ir a la escuela le beneficiará establecer rutinas. Algunos aspectos como los horarios para la alimentación, el descanso y los deportes serán necesarios a lo largo de este proceso que comienza.

Los padres deben investigar las causas de este comportamiento. Suele suceder que las malas calificaciones generan temor; en este caso, se le debe ayudar con tareas dirigidas u otras actividades que le den seguridad académica.

También puede suceder que el miedo o la fobia escolar estén relacionados con el cambio a un nuevo colegio. En este caso habrá que tener paciencia, acompañarlo en su día a día y reforzar sus progresos de manera positiva.

Los niños con hipersomnia se muestran cansados durante el día.

Otras inseguridades

El miedo a ir a clase puede generar otro tipo de inseguridades: estar solo en una habitación, estar lejos de sus padres, a los animales, a la oscuridad, etc.

A largo plazo este miedo puede ocasionar serios problemas en su cotidianidad que precisarían de ayuda profesional. En caso de que sea un adolescente el que se niega a ir a la escuela, el tratamiento será intensivo y, afortunadamente, suele tener éxito.

Acompañamiento, comprensión, coordinación con el maestro o ayuda profesional son actuaciones que ayudan mucho si el niño tiene miedo a ir a clase. Ponerlas en práctica le ayudará a superar con mayor rapidez esta incómoda etapa.

Te puede gustar