¿Influye la luna en el parto?

Corina González · 9 agosto, 2018
Con certeza habrás escuchado alguna vez sobre la influencia de la luna en el comportamiento de los mares, e incluso en el cerebro humano. Este astro, además, influencia a muchas mujeres con respecto a la toma decisiones en torno a su embarazo. 

Por mucho tiempo, hemos escuchado diferentes teorías de cómo influye la luna en el parto. Este satélite natural ha motivado al hombre a analizar cómo puede afectar nuestro cuerpo y entorno, incluso desde el nacimiento mismo.

Desde la antigüedad, se han asociado los períodos menstruales con el ciclo lunar, ya que ambos tienen una duración de 28 días. En estos tiempos, se relacionaba la ovulación con la luna llena y, por lo tanto, la regla con el día de luna nueva; aquellas mujeres que tenían el ciclo inverso, eran consideradas brujas.

Durante la luna llena, en comparación con otros momentos del ciclo, se producen más partos, ¿es coincidencia? Algunas personas creen, además, que en luna nueva o creciente se asisten partos más rápidos y sencillos. Sin embargo, hasta ahora no hay base científica que demuestre que esta fase lunar es responsable de la estadística.

¿Por qué tantas personas creen que influye la luna en el parto?

Desde el momento en que Isaac Newton publicó sus teorías sobre la gravedad en 1687, empezamos a entender cómo la luna y el sol ejercen fuerzas que afectan el agua de los océanos. Antes de eso, los humanos primitivos ya relacionaban las posiciones y fases lunares con las mareas; estaban en lo cierto.

Bien es sabido que las fases de la luna influyen sobre los océanos por la ley de gravedad. Entonces, ¿podrían también afectar a los humanos, dado que estamos compuestos principalmente de agua? ¿Incidirían en el medio acuoso en el que se desarrolla un bebé dentro del vientre de su madre?

Muchas son las preguntas a las que los investigadores han intentado dar respuestas. No obstante, no existe aún un planteamiento con suficiente sustento que pueda dejar por sentado la total responsabilidad de la luna en procesos del cuerpo humano.

No hay pruebas científicas que confirman en qué medida influye la luna en el parto.

La experiencia opina al respecto

Muchas enfermeras de la vieja escuela y las famosas matronas con seguridad afirmarán que, dependiendo del ciclo lunar en el que tenga lugar el alumbramiento, este tendrá unas características bien definidas. Para muchas de ellas, indiscutiblemente influye la luna en el parto.

Estas mujeres experimentadas en traer bebés al mundo también mantienen la creencia de que la luna puede incluso incidir en la definición del sexo del bebé. Aun así, las evidencias no son suficientes para verificar esa suposición, ni ninguna otra que tenga que ver con las fases lunares y el parto.

Tipos de parto según la luna

Entre las características del parto que según esta creencia se podrían ver influenciadas por la luna, se destacan las siguientes:

Luna menguante

En este período es cuando existe más probabilidad de bolsas amnióticas rotas y coloración del líquido. La cantidad de partos disminuye en esta fase, y los que tienen lugar suelen implicar más trabajo de lo normal.

Por lo general, los bebés se colocan en mala posición, por lo que su llegada al mundo se hace mucho más complicada.

Durante la luna llena, en comparación con otros momentos del ciclo, se producen más partos, ¿es coincidencia?

Cuarto creciente

En esta fase de la luna, tienen lugar mayor cantidad de cesáreas y partos inducidos por presentarse dilataciones muy lentas. A pesar de esto, por lo general son considerados partos fáciles o normales, ya que con frecuencia no presentan contratiempos.

Luna llena

Quienes creen que influye la luna en el parto afirman que durante esta fase es cuando más bebés llegan al mundo. Hay poca probabilidad de que tengan lugar cesáreas, ya que normalmente los embarazos que culminan en luna llena han completado los nueve meses de gestación.

El parto implica varias fases.

Luna nueva

Las matronas aseguran que en la luna nueva los partos son mucho más rápidos. En estas circunstancias, las parturientas ingresan a la maternidad con una buena cantidad de centímetros de dilatación y listas para un parto natural sin complicaciones.

Son tan espontáneos que, algunas veces, la madre no tiene tiempo de asimilar lo que está sucediendo cuando ya el alumbramiento tiene lugar.

Indudablemente, es muy interesante todo lo referente a este tema y sus conexiones, pero no existe registro estadístico verificable con respecto a las fases lunares, cantidades de partos y sus características.

Por lo tanto, toda la información que encontremos al respecto no son más que suposiciones. Muchas personas están expectantes a que los avances científicos y las investigaciones pronto puedan ofrecer información verídica.

La influencia de la luna en el parto siempre será un tema que genere interés entre las mujeres. Probablemente, incluso, puede que motive a algunas de ellas a considerar la información disponible para calcular cuándo quedar en cinta y, en consecuencia, elegir la fecha para dar a luz.