Los amores de verano en la adolescencia

Mervis Romero · 9 agosto, 2018
¿Tu hijo se ha enamorado durante la época estival? Infórmate acerca del por qué de los amores de verano en la adolescencia y qué puedes hacer al respecto.

Los amores de verano en la adolescencia marcan una etapa importante en los jóvenes. Es frecuente que los chicos regresen de sus vacaciones con una gran ilusión, y quizás su primer amor.

Sin embargo, enamorarse en el verano puede tener consecuencias para los jóvenes. Por esta razón, debes estar al tanto del comportamiento de tu hijo y saber cómo brindarle apoyo y orientación.

¿Por qué es común el deseo de enamorarse durante el verano?

En muchas ocasiones, el verano es la época en la que llegan los nuevos amores, pues en este período la testosterona, la principal hormona del amor y deseo sexual, aumenta.

Además, durante esta estación los jóvenes tienen más tiempo libre. Por esa razón, suelen salir de vacaciones a divertirse y conocer gente, lo que favorece que sientan el deseo de comenzar una relación.

Durante la flor de la juventud, los deseos sexuales y los sentimientos se acentúan; para los jóvenes se trata de una nueva emoción. Por lo tanto, provoca nerviosismo, turbación y hasta falta de confianza. Aun así, el deseo de enamorarse es natural e implica la elección de pareja y la elaboración de un guión amoroso.

Cuando esto ocurre, llega el primer amor de tu hijo; es su primer intento de transformación hacia la vida adulta. Este proceso puede determinar para toda la vida los parámetros afectivos del joven y sus relaciones futuras.

Aunque los romances de los jóvenes en verano suelen ser efímeros, son vividos con gran intensidad. Para el adolescente puede ser un asunto muy serio; en algunos casos, puede generarle sufrimiento si el amor termina al final del verano. Por ello, es vital que brindes a tu hijo el apoyo necesario.

El primer enamoramiento tiene lugar en la adolescencia.

Amores de verano en la adolescencia: el papel de los padres

Aunque los amores de verano en la adolescencia constituyen una etapa bonita en la vida de tu hijo, también conllevan riesgos. Por ese motivo, es necesario que reciban educación sexual a temprana edad; de esta manera, pueden evitar sufrimientos y problemas.

Es importante también que los padres sepan cómo reaccionar ante la situación del adolescente. Debes conocer qué hacer antes y durante esta etapa de tu hijo.

“El deseo de enamorarse es natural e implica la elección de pareja y la elaboración de un guión amoroso. Es su primer intento de transformación hacia la vida adulta”

Antes y durante la adolescencia

Cada día, los niños se ven expuestos al tema del sexo y el amor a edades más tempranas. De hecho, es común ver que los chicos vean este tema como un simple juego.

Por lo tanto, es importante hablar de este tema con los jóvenes desde muy chicos. Así, cuando lleguen los amores de verano en la adolescencia, podrán afrontarlos y vivirlos sin tener consecuencias indeseadas.

Es vital que, durante la niñez, hables con tu hijo sobre los cambios en la pubertad y la sexualidad. Además, debes advertirle de los peligros de tener relaciones sexuales sin prevención.

Conversa con el adolescente sobre las emociones que está por experimentar. También es importante enseñarles a respetar los sentimientos de los demás, pues les será una cualidad útil al enamorarse.

Aunque para muchos padres es todo un reto hablar de este tema, tú puedes lograrlo. Busca momentos tranquilos en situaciones cotidianas para hablar con tu hijo, pero sin forzarlo. Quizás cuando jueguen en casa o cuando caminen por el parque puede ser una buena ocasión.

En último lugar, recuerda mantener el vínculo afectivo con tu hijo. Esto estrechará sus lazos y brindará la confianza necesaria para comentarte sus problemas.

Una adolescente enamorada puede lucir más feliz que nunca al experimentar su primer amor.

Durante el primer amor de verano

En la adolescencia, es común tener confusión con los sentimientos experimentados; los amores suelen ser pasajeros y cambiantes. Generalmente, los romances durante la época estival son propicios a tener finales repentinos. Aun así, el estado de enamoramiento altera su estado vital, todo pasa a un segundo plano.

Durante este proceso, es necesario el apoyo de la familia. Al descubrir o recibir la noticia de que ha llegado el primer amor de verano de tu hijo, no te sobresaltes. Trata de comprender a tu hijo, escucha con atención lo que tiene para contarte, motívalo a expresar lo que siente. Evita darle el consejo antes de que termine de hablar.

Por otro lado, ayúdalo a ver cómo controlar sus impulsos. Es importante que reconozca que no tiene por qué ceder a las presiones de los demás.

Como conclusión, la aparición de los amores de verano en la adolescencia es un período por el que pasan casi todos los jóvenes. Sin dudas, es una experiencia que repercute en su vida; ayúdalo a lograr que sea inolvidable sin sufrir consecuencias negativas.