Hipermenorrea: causas y tratamiento

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Ramos el 25 marzo, 2019
Amanda Sánchez Peralta · 25 marzo, 2019
La hipermenorrea es una de las alteraciones que la mujer puede padecer en su período menstrual. A continuación, detallaremos sus causas y tratamiento.

Cuando la menstruación se presenta con un sangrado abundante y tiene una duración mayor a los días habituales (4-5), recibe el nombre de: hipermenorrea. Por lo general, no se trata de una enfermedad en sí, sino que se trata del síntoma de un trastorno hormonal, miomas, pólipos endometriales u otros trastornos generales (como hipertensión y coagulopatías).

Se presenta a la par del ciclo menstrual, a diferencia de otras afecciones similares en las que la hemorragia no sigue el mismo ritmo; o bien se presenta también con un cambio en la temporalidad de la aparición de la menstruación. Dado lo anterior, es necesario que un médico realice el debido diagnóstico diferencial.

¿Existe una cantidad de sangrado dentro del rango normal?

No existe un dato cuantitativo que nos indique si estamos teniendo un sangrado vaginal dentro de un rango normal. Cada mujer mantiene un nivel de flujo propio, por lo que no existe una medida general que permita realizar una medición objetiva.

La hipermenorrea puede encontrar su causa en diversos factores.

Entonces, no existe una cantidad de sangrado menstrual que nos permita diagnosticar una hipermenorrea. Pese a ello, como se ha mencionado, los cambios hormonales requieren atención. Y si el sangrado se produce con efecto tipo »grifo abierto» se considera que debe atenderse con urgencia. 

En aquellos casos en los que la mujer no esté segura de estar experimentando una hemorragia excesiva durante su período, una forma que puede ayudar a constatar la presencia de este aumento de manera indirecta es, por ejemplo, si se hace uso de más de 6 tampones al día.

Cuando la cantidad de sangre se vuelve excesiva durante la menstruación es necesario acudir al médico. Y sobre todo cuando este patrón anormal se presente en un segundo período menstrual de forma consecutiva.

Causas de la hipermenorrea

  • Dificultad del músculo uterino para contraerse: esto implica que el cuerpo tiene problemas para controlar la hemorragia durante el ciclo menstrual. Esto, en tanto, suele deberse a afecciones como miomas intramurales o adenomiosis.
  • Varios embarazos precedentes: las mujeres que han tenido varios partos pueden presentar un debilitamiento de los tejidos del músculo uterino, y por ende, causar un sangrado abundante durante el ciclo menstrual.
  • Ampliación de la superficie sangrante del útero: esta causa, a su vez, puede estar originada por afecciones como pólipos uterinos, miomas submucosos o hiperplasia endometrial.
  • Síndrome de congestión pélvica: causa una dilatación de las venas presentes en la pelvis, promoviendo una acumulación de sangre que puede aumentar la hemorragia durante el período menstrual.
  • Afecciones de la sangre: algunas enfermedades o el uso excesivo de fármacos como la aspirina afectan la coagulación de la sangre, provocando con ello una pérdida de sangre durante el ciclo menstrual mayor a la que en condiciones normales se tendría.
  • Cáncer uterino: puede ser uno de los desencadenantes de la hipermenorrea y, asimismo, uno de los factores por los que es extremadamente recomendable poner atención a la presencia de un sangrado excesivo durante el ciclo menstrual. Lo anterior no quiere decir, sin embargo, que la presencia de hipermenorrea este asociada con cáncer de útero. En la mayoría de los casos, los detonantes del sangrado abundante pueden ser otros.
La hipermenorrea merece un seguimiento y tratamiento adecuado para la detección de complicaciones mayores a futuro.

Acudir al médico cuando se detecta la hipermenorrea es fundamental, ya que puede llegar incluso a salvarle la vida a la paciente.

Tratamiento de la hipermenorrea

La hipermenorrea puede no presentarse únicamente como un síntoma aislado que se denota por un aumento del sangrado en la menstruación. Cefalea, astenia, dolor muscular y otros síntomas pueden estar también presentes.

Reconocer e informar a su ginecólogo de los síntomas que ha empezado a notar a la par de la hemorragia, puede ayudar a inferir la naturaleza que origina el problema y, por ende, a establecer un diagnóstico más rápido y certero.

En la mayoría de los casos, la hipermenorrea puede deberse a un músculo uterino, que no se contrae de manera suficiente para frenar el sangrado, o bien a una congestión pélvica. Para estos casos más comunes, el tratamiento será casi siempre farmacológico.

El ginecólogo puede indicar fármacos enfocados a aumentar la capacidad de contracción uterina, así como analgésicos para calmar el dolor concomitante.

Es importante que el tratamiento sea pautado por un profesional, ya que la automedicación puede agravar el problema y promover la aparición de otros. Por otra parte, no todos los casos requerirán los mismos tipos de medicamentos. Todo dependerá de las causas.

En casos más graves, es posible que el tratamiento sea quirúrgico, para poder solucionar tanto la hemorragia como la enfermedad que está causando la hipermenorrea.

  • Hutchinson, A. Sangrado uterino anormal. Revista Clínica de la Escuela de Medicina UCR – HSJD. Año 2016. Vol 6. Nº VI. [En línea] Disponible en: http://www.medigraphic.com/pdfs/revcliescmed/ucr-2016/ucr164i.pdf
  • Jiménez Ubieto I., Zornoza A., Tarrío O.. Sangrado de origen ginecológico. Anales Sis San Navarra  [Internet]. 2009  [citado  2019  Mar  25] ;  32( Suppl 1 ): 39-48. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&;pid=S1137-66272009000200005&lng=es.
  • Períodos menstruales abundantes (menorragia). Guía de Hemofilia, Enfermedad de von Willebrand y Trastornos Plaquetarios. [En línea] Disponible en: https://www.hog.org/handbook/esp/article/3/33/heavy-menstrual-periods-menorrhagia.