Niños con miedo al dentista: ¿cómo ayudarlos?

Eneiro Matos 16 diciembre, 2017
Ayuda a tus hijos a superar ese miedo y así les garantizarás una vida más agradable.

Hay quienes les tienen miedo a las arañas, a los aviones, a la oscuridad, a las alturas, al mar y, a menudo, otros le tienen miedo al dentista.

Los miedos que se desarrollan o se presentan desde la infancia son producto de influencias o agentes externos. En especial, las actitudes de los adultos y sus opiniones.

En otras palabras, el miedo al dentista puede surgir por la forma en la que los adultos proyectan su imagen. Por otra parte, también puede surgir como parte del temor hacia lo desconocido.

La fobia a sentarse en la silla del dentista es uno de los trastornos reconocidos por la Organización Mundial de la Salud. Esta notificó que, al menos el 15%  de la población de un país, sufre de este problema.

Además la OMS indica que el miedo o la fobia al dentista parte especialmente de las malas experiencias que se tuvieron durante la infancia.

Asimismo, el tema de los niños con miedo al dentista ha dado mucho más que investigar, pues también se han evaluado los factores que influyen en la experiencia. De este modo, la Universidad Hebrea de Jerusalén, realizó un estudio en el cual se monitoreó la ansiedad de un grupo de niños que asistían a una limpieza bucal.

Una parte de la muestra asistió a un consultorio que tenía lucen de colores, música y otros detalles. Mientras que la otra parte de la muestra asistió a un consultorio normal. En esta prueba se determinó que la ansiedad se redujo a solo un minuto y medio en los niños que asistieron al consultorio con colores y música.

el miedo al dentista se puede superar jugando.

Consejos para superar el miedo al dentista

El desarrollo de este miedo dependerá también del trato que presta el dentista a los niños. A continuación te damos algunos consejos para que ayudes a tus hijos a superar el miedo al dentista.

  • Hazle saber que nadie va a hacerle daño y que todo va a estar bien.
  • Premia el buen comportamiento. 
  • No uses expresiones que lo hagan pensar en cosas negativas, tales como: no te hará daño, no te va a doler, no te van a inyectar, entre otras… Estas solo ponen esos pensamientos en su mente y en realidad, puede que en un principio ni hayan pensado en eso.
  • Escoge un consultorio especializado en el trato infantil, ya que un espacio ambientado y más ameno para los pequeños hará que la experiencia sea menos traumática.
  • Juega al dentista en casa, enséñales a que ellos sean un dentista y así se tomarán el tema más a la ligera.
  • Si tiene que ir al dentista y su hermano mayor también, haz que el más pequeño observe cómo se comporta el mayor, pues verá que no pasa nada malo.

Cómo lidiar con la primera visita al dentista

Es importante que los niños asistan al odontólogo a partir de su primer año de edad, pues allí se podrá evaluar la presencia de caries, así como también se puede determinar si existe algún problema en la mordida; y con ello se puede comenzar a preparar un historial sobre el desarrollo dental del niño, lo cual es muy significativo.

Los padres deben concientizar al niño sobre la higiene dental y los hábitos que deben adquirir.

Pues, no basta con solamente enseñar a limpiar los dientes en casa. Esto requiere supervisión y una visita al dentista al menos 2 veces al año.

Para lidiar con los niños con miedo al dentista, hay que tener en cuenta que desde la primera visita debemos impartir una sensación de confianza y tranquilidad sobre el asunto. Posteriormente, será muy pertinente que el niño se sienta a gusto y en confianza con el doctor, en lugar de crear miedos.

el miedo al dentista se puede superar.

La influencia de los padres

En la mayoría de los casos es normal el miedo al dentista. Bien sea por una experiencia previa o por un temor a lo desconocido.

Pero no está bien que haya niños con miedo al dentista cuando apenas se trata de su primera visita. ¿Si no lo han visto nunca por qué dejar que sientan miedo?

A veces son los padres quienes influyen en el desarrollo de este miedo. Cuando se usan frases como “no debes comer tantos dulces o te llevaré al dentista” señalan al dentista como una amenaza o un castigo.

Recomendaciones:

  • No uses al dentista como una amenaza o regaño, tampoco le cuentes experiencias negativas con respecto a las visitas al dentista.
  • No le hables del dentista con frases que lo pongan en alerta o de tipo preventivas, tales como: “no te hará daño” y afines.
  • Enséñale acerca de la higiene dental desde muy pequeño e incluye al dentista en este proceso.
  • Enséñale que las visitas al dentista lo benefician.
Te puede gustar