Cómo elegir al ginecólogo ideal

Adrianazul · 6 junio, 2017

Para toda mujer es importante sentirse cómoda con el médico. No sólo porque es la persona que va a velar por nuestra salud de una forma cercana sino porque, también será la persona con la cual podremos tener menos tabúes y expresarnos abiertamente acerca de nuestras inquietudes más íntimas.

Cuando una mujer se siente en confianza con su médico, cualquier dificultad que aparezca en su vida, y repercuta en su salud, se podrá solventar de forma más rápida y efectiva. A continuación te revelaremos cómo elegir el ginecólogo ideal para que tú también puedas lograr la mejor relación posible y cuidar de tu salud con mayor agrado.

¿Por qué elegir al ginecólogo ideal?

Tal y como mencionábamos anteriormente, es importante que te sientas cómoda con tu médico. De esta forma, el médico podrá adaptarse mejor a tus necesidades y darte consejos mucho más efectivos. En cierto punto, piensa que un tratamiento personalizado permite establecer un vínculo mucho más amigable, por lo que podemos evitar sentirnos nerviosas a la hora de la consulta.

Las consultas y las visitas al ginecólogo muchas veces pueden ser un trauma para muchas mujeres, pues muchas veces, no se logra establecer una buena comunicación. Por otra parte, hay muchos profesionales, que no tienen la suficiente inteligencia emocional para procurar crear un vínculo positivo con su paciente.

A veces, sentimos que la visita al ginecólogo se trata de una batalla. El médico en cuestión nos inspecciona sin humanidad alguna, hace de la rutina un proceso muy tosco, abrupto y hasta violento. Esto ocasiona que muchas veces desarrollemos una gran predisposición a la hora de acudir al médico y abordar con él/ella nuestras inquietudes.

Un buen ginecólogo procura ser una persona cercana y amigable

Existen dos factores determinantes a la hora de crear una relación ideal: empatía y comunicación. Si ambas variables están presentes, la relación entre médico y paciente se desarrollará positivamente. Ambos se sentirán cómodos y en confianza suficiente para compartir los aspectos relativos a nuestra salud que se requieran durante la consulta.

Por otra parte, elegir al ginecólogo ideal nos permite sentirnos mucho más seguras de nosotras mismas a la hora de buscar un embarazo. Del mismo modo, una vez que nos encontramos en la ”dulce espera”, al tener una buena relación con nuestro ginecólogo, sentimos estamos siendo buenas madres porque estamos velando por el bienestar del bebé que viene en camino.

¿Cómo es el ginecólogo ideal?

Todo buen médico (independientemente de su área de especialidad) debe poseer las siguientes características:

  1. Humanidad. El médico debe procurar ser una persona cercana, que se preocupe por relacionarse con su paciente para comprenderle mejor y ayudarle a tranquilizarse en caso de nerviosismo, por ejemplo.
  2. Saber escuchar. Para que un médico establezca una relación verdaderamente amigable y respetuosa con su paciente, debe saber escuchar. Si bien es cierto que no tiene por qué convertirse en nuestro diario personal o psicólogo, es importantísimo que sepa escucharnos y hacernos sentir apreciados.
  3. Tacto. De poco (o nada en absoluto) sirve que nos brinde una atención fría y mecanizada a la hora de, por ejemplo, explicarnos un problema y/o el tratamiento a seguir, con ello, sólo conseguirá hacernos sentir mal y crear una distancia mucho más sólida. Un buen médico se preocupa por una comunicación asertiva con su paciente, en la cual prime el tacto a la hora de transmitir un mensaje.
  4. Buen humor. Aunque parezca irrelevante, es importante que nuestro médico nos reciba con buen ánimo, disposición e incluso, buen humor para ayudarnos a enfrentar cualquier situación, y ¿por qué no? mejorarse mutuamente el día.

Los criterios de selección del médico varían dependiendo de cada mujer. Aunque, en todo caso, antes de decidir, lo mejor es siempre elegir al candidato con el que mejor nos sintamos.

Cuando asistas a tu primera cita, háblale claramente sobre tus expectativas y sin complejos plantea todas las dudas que tengas; todo esto les ayudará a conocerse mejor. Establecer una buena comunicación, permite establecer el vínculo que deseamos. Mientras conversas, presta atención a cómo se expresa: ¿utiliza un lenguaje sencillo o una jerga especializada y distante? ¿Estás realmente a gusto o no?

No está de más que durante la entrevista, aproveches para tomar nota acerca de lo que dice su despacho de él/ella. ¿Está en un ambiente limpio y cómodo? ¿El equipo es nuevo o de vieja data? ¿La higiene alrededor es la más adecuada para ti? También debes saber que algunos ginecólogos tienen más experiencia en unos campos que en otros.

Así como hay ginecólogos más experimentados en el tratamiento de la infertilidad, habrá otros mejor formados en materia de gestación como tal. Independientemente de esto, el médico ideal sabe que debe cuidar y respetar nuestro mundo emocional tanto como nuestro propio organismo. 

Médico inspeccionando los latidos del corazón del bebé

En el aspecto más técnico…

Por otro lado, no todos los especialistas que siguen el período de gestación están también disponibles para la asistencia al parto, así que ten esto en cuenta para que le preguntes al ginecólogo desde el principio para que no te tome por sorpresa.

La mayoría de ginecólogos no se limitan a solicitar solo aquellos exámenes protocolares para controlar un embarazo fisiológico. Cada médico especialista tiene sus preferencias: hay quienes solicitan más pruebas de laboratorio, como un hemograma o los chequeos mensuales de anti-citomegalovirus, y los que insisten en la flujometría doppler, una ecografía de los vasos sanguíneos fetales y maternos.

Tips para elegir al ginecólogo ideal

  1. Busca referencias. Pide consejo a amigas o familiares cercanos de confianza que te informen sobre los especialistas a los que ellas acuden y así cotejar tus dudas.
  2. Busca puntos en común, afinidad. Si eres una mujer pudorosa y tímida, inclínate por una ginecóloga mujer, eso sí, no olvides que esto no te asegura que vaya a brindarte una mejor atención que un ginecólogo hombre.
  3. Busca información. Trata de obtener información biográfica sobre los ginecólogos por los que te hayas decantado, o de los que hayas escuchado hablar que llamen tu atención.
  4. Elige en base a tus necesidades. Ten en cuenta que existen especialistas mejor posicionados en salud reproductiva que en preventiva, y viceversa.
  5. Decídete por uno y pide cita. Este es el momento de evaluar al elegido y su entorno mientras se desarrolla la consulta: el tipo de consultorio, si el personal que le acompaña te recibe de forma educada y te da una buena atención.

Recuerda, si te sientes cómoda en el momento de entablar el primer contacto con el médico, resuelve tus dudas, te hace sentir tranquila y en confianza, esto es un buen indicador de que has logrado dar con el ginecólogo ideal para ti.