Graciosas manías de los niños

Agetna 6 julio, 2016

Los niños tienen manías, algunos de ellos, más que los adultos. Hay niños que parecen ancianos en cuanto a testarudeces y caprichos se trata. Pero cada uno, con su propia personalidad y maneras de expresarse, nos colma la vida de alegrías. En el presente post te proponemos reír con algunas manías que tienen los niños de todas las edades, desde los más pequeñitos hasta los que nos divierten con sus muchas ocurrencias.


Desde ya te invitamos a que nos cuentes todas las que tienen tus hijos.

biberon

Manías a la hora de tomar el biberón

El biberón es uno de los implementos que más manía da, quizás porque los niños se aburren durante todo el tiempo que se mantienen tumbados sobre la cama o los brazos de mamá, mientras se toman la leche y miran al techo a ver qué musaraña se asoma. A continuación, compartimos algunas de las más graciosas.

Cuando los niños se toman la leche en el biberón les gusta:

  • Hacerse rollos en su pelo o en el pelo de mamá girando y girando su dedo índice. El pelo del niño o la niña, como no es tan largo no sufre mucho, pero el pelo de mamá no pocas veces termina en nudos que ella deberá cortar con la tijera alguna que otra vez
  • Acariciarle la oreja a mamá o acariciarse la suya propia hasta ponerla bien colorada
  • Pasar los pies por el pelo de mamá y escurrirlos para que se pierdan dentro de él
  • Amasar la parte interna del brazo de mamá, casi llegando a las axilas, como si fuera una masita de pan. Esta parte es muy suave y hay niños que les gusta mucho tocarla
  • Acariciar las manos y los dedos de mamá con las suyas propias. A veces esta caricia termina en darles apretones a los dedos o tirar de ellos muy fuerte como si los quisieran arrancar
  • Que les besen los pies y las manos. Si están en el regazo de mamá les encanta que les den besos por debajo de los deditos. Suben un pies hasta la boca de mamá, luego el otro, y así sucesivamente. Luego siguen con una manita, la otra, y vuelven a los pies
  • Tocarle la cara a mamá y repasar, en detalle, cada una de sus características. Les tocan los labios, la nariz, los ojos, quieren tocar dentro de los ojos…, en fin
  • Poner en horqueta los dedos índice y del medio y pasar la abertura, insistentemente, por la nariz de mamá hasta que a ella le entre coriza y la nariz se le ponga colorada.
003-terrores-nocturnos-pesadillas-bebes-durmiendo-placidamente-dormir-a-un-bebe

Manías para dormir

Además de las del biberón también están las muchas manías que suelen desarrollar los niños para irse a dormir. De hecho, estas son las manías que les permiten conciliar el sueño, sin ellas, muchos niños ni siquiera comenzarían a parpadear.

Para irse a dormir los niños les gusta:

  • Que les den balance y les canten hasta que caigan en sueño profundo
  • Que los pongan en la cama o cuna y les den palmaditas sobre la nalguitas hasta que se duerman completamente
  • Que les acaricien la barriguita
  • Chuparse el dedo pulgar
  • Dormir a un mismo lado de la cama o cuna (igual que sucede con los adultos)
  • Que les pongan un ventilador fijo sobre la cara, haya o no climatización en su habitación
  • Estirar una y otra vez la sábana o el pañal sobre el que van a dormir. La cama puede estar sin ningún pliegue, pero a los niños les gusta que todo esté perfecto
  • Dormir con un mismo muñeco o almohada todas las noches
  • Chuparse el dedo gordo del pie.
Foto cortesía de ¿Qué necesita mi bebé?
Foto cortesía de ¿Qué necesita mi bebé?

Manías con el tete

El chupete es otro instrumento con el que los niños cogen manías. A ellos les gusta esconder tetes en diversos lugares, como hacen las ardillas con la comida o los perros con los huesos, y buscarlos para chuparlos un poco y luego volverlos a guardar en el mismo sitio.

Hay niños que chupan el tete de un modo inusual. Se lo ponen a un lado de la boca como si fuera una cachimba y lo mascan de esa manera. Luego lo cambian al otro lado y hacen lo mismo.

También se ha dado el caso de niños que no chupan el tete, sino que andan con él para arriba y para abajo como si fuera una cadena colgada al cuello que ellos quieren lucir y nadie les puede quitar, pero por nada del mundo se la llevan a la boca.

Te puede gustar