La lectura propicia cambios maravillosos en el cerebro infantil

La lectura propicia cambios maravillosos en el cerebro infantil

niña leyendo disfrutando de la lectura

La lectura es una puerta mágica que los niños deben abrir con tu ejemplo, con tu ayuda. Los cambios que cada libro generará en su cerebro es algo maravilloso, porque un niño que lee será el día de mañana un adulto más libre, una persona capaz de pensar por sí misma para construir sus propios caminos.

Todos, de algún modo, conservamos en nuestra memoria esos libros que tanto significaron en nuestra infancia. De hecho, a menudo suele decirse aquello de que las primeras lecturas siempre serán las mejores, una experiencia vital intensa y excepcional que nuestros hijos también merecen descubrir.

Un error que en ocasiones se comete en muchos centros educativos en ofrecer listados de “lecturas obligadas” a los niños. Para que un niño se acerque a cualquier actividad, sea o no la lectura, debe hacerse mediante la curiosidad y el autodescubrimiento.

No sirve de nada obligar. El auténtico camino para que un niño llegue adorar la lectura es siguiendo tu ejemplo, es teniendo a su alrededor todo un mundo de libros que ver, tocar y oler desde bien pequeños.

Los cambios que los libros generan en el cerebro infantil es algo excepcional, algo de lo que deseamos hablarte en nuestro espacio en esta ocasión.

La lectura “despierta” nuestros cerebros

No queremos entrar ahora sobre en qué momento es mejor empezar a enseñar a leer a un niño. Como ya sabes hay mamás y papás que buscan métodos para que sus hijos adquieran el proceso lector entre los 3 o 4 años. Piensan que el acelerar capacidades puede hacer que el día de mañana ese niño sea más brillante en sus resultados académicos.

niña leyendo

Cabe decir que no hay estudios concluyentes sobre si esto funciona así, sobre si el hecho de conseguir que un niño lea a los 4 años va a garantizar que su CI sea más elevado.

Por otra parte, también está esa otra tendencia integrada en muchos centros escolares donde no se inicia la lectura hasta los 7 años. Hasta entonces, se favorece el descubrimiento a través del juego, del razonamiento y de entornos facilitadores donde respetar el crecimiento natural del niño.

No obstante, y dejando este dilema sobre en qué momento es mejor iniciar a los más pequeños en la lectura, lo que sí sabemos es todo lo que acontece en sus cerebros.

La importancia de leerles cuentos a los bebés

Según un estudio publicado en la revista “Pediatrics” una forma idónea de iniciar a los niños a la lectura es leyéndoles desde bien pequeños.

  • Resulta casi asombroso, pero solo con que un bebé escuche desde bien temprano cómo su papá o su mamá les lee, se inicia toda una “revolución” neuronal en sus cerebros que les prepará el día de mañana para ser grandes lectores.
  • Cuando un niño escucha cómo le leen un cuento, todo su hemisferio izquierdo se activa de modo muy intenso. Como ya sabemos el hemisferio izquierdo es donde se concentra el área del lenguaje articulado, de la memoria, la lógica y el razonamiento.
  • Según el director de este estudio, el doctor Horowitz-Kraus, cuanto más se lee a su niño, más ayudamos a la conectividad neuronal de esas áreas que el día de mañana, ayudarán a nuestros hijos a iniciarse en el proceso lectorescritor. Algo maravilloso y casi “mágico”, no hay duda.

niña con libros

Niños lectores, cerebros más ágiles y creativos

Leer es como entrar a otro mundo, no solo nos permite aprender, descubrir y entretenernos. La lectura nos permite relativizar nuestra realidad y conectar mucho mejor con el mundo porque desarrollamos nuestra intuición y nuestro sentido crítico.

Todo ello beneficia de modo asombroso a los niños.

  • Si durante la primera infancia ese bebé disfrutó de los cuentos que le leyeron sus papás y mamás, su área izquierda estará más que preparada para integrar el proceso lector y escritor.
  • Una vez adquirido este aprendizaje, será su hemisferio derecho el que se va a ver beneficiado. Desarrollamos su imaginación y su pensamiento lateral (el llegar a una solución a través de distintos caminos más originales y menos rígidos).
  • Un niño que lee es una persona que gestiona mucho mejor su estrés, y un cerebro sin estrés siempre será más productivo, creativo y centrado en el aquí y ahora.

niño volando con libro

Cómo conseguir que los niños se apasionen por la lectura

Para que un niño se interese por los libros desde edades bien tempranas, nada mejor que verlos en sus entornos día a día. Aún más, tal y como te hemos señalado con anterioridad, uno de los modos más eficaces para dar al mundo grandes lectores, es leer cuentos a los bebés desde que están en sus cunas.

No obstante, ten en cuenta también estos sencillos consejos que, aunque no lo creamos, pueden ser “infalibles”:

  • Llena la casa de libros. Permite que desde que tus hijos empiecen a andar, los vean por todos lados. Deja que los toquen, que los miren, que los huelan, y ante todo, que te vean a ti leerlos.
  • Intenta que el mundo de las tecnologías no sea lo que siempre tengan a su alcance. Antes de distraer a tu niño de dos años con un vídeo en la tablet, léele un cuento.
  • Deja que el niño elija sus propios libros. No importa si le interesa más la novela gráfica o los cómics, también son medios idóneos para amar la lectura.
  • Puedes sugerirles títulos en base a sus preferencias, pero sugerir nunca será “obligar”.
  • Desde bien pequeños, hemos de conseguir que vayan a la cama una hora antes para relajarse con un libro.
  • Lleva a tus niños de modo regular a las librerías y no dudes tampoco en darles un carnet de biblioteca. Lo que pueden conseguir con ello es algo que te agradecerán siempre.