El desarrollo de la percepción en los niños

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Ana Couñago
· 31 mayo, 2019
El desarrollo de la percepción evoluciona de forma gradual desde el momento del nacimiento. A continuación te explicamos dicho proceso.

Los bebés crecen y poco a poco van evolucionando sus sentido. Este es el primer paso en el largo proceso del desarrollo de la percepción en los niños. La percepción va cambiando en función de las experiencias y de la maduración neurológica. Por eso es tan importante la estimulación temprana, que proporciona situaciones y recursos para que el bebé explore el entorno libremente.

¿Qué es la percepción?

Para entender el mundo, primero hay que explorarlo. Para ello, las sensaciones son esenciales. Pero hay que saber seleccionar, organizar e interpretar dichas sensaciones para poder realizar una correcta representación mental del ambiente. En esto consiste la percepción.

Por tanto, se puede decir que, la percepción es la capacidad para obtener información sobre el entorno, experimentando sensaciones a través de una serie de estímulos. Es decir, es la interpretación de lo que uno siente.

«La percepción es un proceso activo de búsqueda de la correspondiente información, distinción de las características entre sí, creación de una hipótesis apropiada y, después, comparación de esta hipótesis con los datos originales»

– Vygotsky –

El desarrollo de la percepción en los niños.

El desarrollo de la percepción en los niños

Percepción del movimiento

La percepción del movimiento contribuye a la percepción de otros aspectos o dimensiones de la imagen, como pueden ser:

  • La profundidad: percepción de la tercera dimensión de los objetos.
  • El movimiento biológico: identificación de la forma de los objetos en movimiento.

La percepción del movimiento es la percepción más primaria en el niño. De hecho, diversos estudios afirman que entre los tres y siete meses, los bebés tienen una sensibilidad al movimiento visual similar al de los adultos.

Percepción del espacio

El mundo tiene tres dimensiones espaciales. Pero, para que un niño llegue a ser consciente de su situación en el entorno, es decir, para que pueda percibir el espacio correctamente, es necesario que reconozca:

  • El espacio en el que sitúa el propio cuerpo.
  • Las zonas próximas en las que el niño se mueve.
  • El entorno lejano que le rodea.

Así, con base en la teoría del desarrollo de Jean Piaget, la percepción del espacio se adquiere a lo largo de cuatro estadios:

  • En el estadio sensoriomotor (0 a 2 años) y en el preoperatorio ( 3 a 6 años), el niño construye la visión de su propio espacio. Este se desarrolla a partir de las vivencias motrices y la percepción inmediata que el pequeño tiene del espacio.
  • En el estadio operatorio concreto (7 a 11) y en el operatorio formal (de 12 a 14 años), el niño elabora relaciones espaciales más complejas, implicando los distintos puntos de vista sobre el mundo y de los otros con su propio cuerpo.

Percepción del color

Los humanos somos capaces de percibir millones de colores. El color que percibimos depende del grado de activación de los tres receptores en la retina (conos de onda corta o azul, media o verde y larga o roja). Así, el cerebro analiza constantemente el porcentaje de luz que activa cada receptor en la retina y produce la visión del color.

El desarrollo de la percepción en los niños.

Pero los bebé recién nacidos no consiguen ver con nitidez, solo distingue luz y sombra ,y perciben movimientos. Aunque, al mes de vida, ya son sensibles al brillo y a la intensidad. Y, a los cuatro meses, pueden visualizar todo el espectro de colores.

Estimulación del desarrollo de la percepción en los niños

Para que el desarrollo de la percepción tenga lugar de forma apropiada, se pueden crear espacios de estimulación con juguetes, colores, diversas texturas, formas, etc. Lo cual se debe realizar, especialmente, durante la edad infantil.

Todo ello, contribuye a que el niño tenga la oportunidad de moverse y explorar, de forma que puedan desarrollar todas sus capacidades y habilidades perceptivas. 

«Lo que vemos cambia lo que sabemos. Lo que sabemos cambia lo que vemos».

– Jean Piaget –

  • Fernández, D. (2009). El esquema corporal en niños y niñas. Innovación y Experiencias Educativas14, 1-14.
  • Holloway, G. E. T. (1982). Concepción del espacio en el niño según Piaget. Buenos Aires: Paidós Ibérica.
  • Urtubia, C. (2005). Neurobiología de la visión. Barcelona: Edicions UPC.