Consejos para aumentar el líquido amniótico

El líquido amniótico se produce de forma natural sin realizar esfuerzo alguno. Sin embargo, algunas situaciones demandan una mayor producción. Te damos algunos consejos para ello.
Consejos para aumentar el líquido amniótico

Última actualización: 03 febrero, 2022

El líquido amniótico es un fluido salino que se encuentra dentro del saco amniótico (saco que protege al embrión). Esta sustancia, dentro de la cual se desarrolla el futuro bebé, le permite al mismo:

  • Moverse sin que las paredes del saco amniótico se ajusten a su cuerpo.
  • Mantenerse protegido de los golpes, los movimientos bruscos y las caídas que pueda sufrir la gestante.
  • Crecer rodeado de la temperatura que necesita.
  • Brindarle, en los primeros momentos de su desarrollo, carbohidratos, lípidos, proteínas y muchas otras sustancias.

Como te habrás dado cuenta, el líquido amniótico resulta vital para tu hijo. Por ello, te hablaremos sobre él.

Trastornos del líquido amniótico

El líquido amniótico es básicamente un líquido que el bebé inhala y traga mientras se mantiene en el vientre materno. El bebé también expulsa el líquido a través de la orina y la piel para mantener un recambio adecuado del mismo.

A medida que se desarrolla y gana peso, la sustancia que también lo protege, crece en volumen, para ayudarlo en su constante desarrollo.

Sin embargo, no siempre la cantidad de líquido que se encuentra dentro del saco amniótico es la que el feto necesita.

En ocasiones por demasía (polihidramnios) y otras por escasez (oligohidramnios), esta sustancia, también puede suponer un problema durante el embarazo y traerle no pocas dificultades.

Polihidramnios

Polihidramnios es el vocablo que se usa para destacar un aumento de líquido amniótico dentro del saco que cubre al bebé.

Este cuadro clínico ocurre cuando el feto, ya sea por dificultades o anomalías abdominales, pulmonares, neuronales o de cualquier otra índole, no puede inhalar y tragar la cantidad normal de líquido amniótico.

En otros casos, el incremento de la sustancia también puede estar asociado la diabetes gestacional de la madre o los embarazos múltiples.

Aunque ningún embarazo con exceso de líquido amniótico está completamente libre de riesgos, un gran porcentaje de ellos llega a buen término.

Oligohidramnios

A diferencia del polihidramnios, el oligohidramnios, significa escasez de líquido amniótico. Su prevalencia es más común en el primer trimestre de la gestación, pero también puede presentarse en cualquier otro momento, incluso, antes del parto.

embarazada tomando medicamentos

A diferencia del embarazo con exceso de líquido amniótico, aquel que presenta oligohidramnios, es más propenso a tener serias complicaciones e, incluso, terminar con la muerte del feto.

Según estadísticas, la tasa bruta de mortalidad es alta ante la falta de este fluido vital.

La escasez de líquido amniótico puede:

  • Causar hipoplasia pulmonar (desarrollo incompleto del pulmón).
  • Provocar el aplastamiento o el prolapso del cordón umbilical.
  • Hacer que el abdomen del bebé se le comprima y se vea limitado el movimiento de su diafragma.
  • Provocar atresia esofágica.
  • Favorecer la presencia de meconio en el líquido amniótico (el meconio es una sustancia negra o verde oscura que constituye las primeras heces del feto. Esta viscosidad está compuesta por secreciones del estómago y el hígado del futuro bebé así como de células muertas).
  • Limitar el crecimiento del feto.
  • Causar embolia del líquido amniótico.
  • Provocar varias anomalías fetales y muchas otras complicaciones.

La falta de líquido amniótico puede estar provocada por la ruptura temprana de las membranas del saco amniótico, las cuales, posibilitan los escapes paulatinos del líquido.

Otra causa puede ser algún defecto en el útero o el cuello uterino, o el contagio por una infección bacteriana en determinado momento del embarazo.

Este trastorno se presenta además cuando existen anomalías en el tracto urinario del futuro bebé y malformaciones en su cordón umbilical.

Consejos para aumentar el líquido amniótico

mujer embarazada en la consulta del médico

La cantidad del líquido amniótico y el crecimiento normal del feto debe medirse en cada consulta que la gestante tenga con su gineco-obstetra. Esto se realiza mediante la medición con cinta métrica de su vientre (altura fundal) o a través de una ecografía, el cual es el método más preciso.

En caso de que exista sospecha de la presencia de oligohidramnios o polihidramnios, el clínico realizará otras pruebas más precisas antes de tomar cualquier medida. El tratamiento de esta afección dependerá de muchos factores, dentro de los cuales destacan la gravedad de la situación y la edad gestacional.

El médico puede estudiar la opción de realizar una cesárea ante la disminución del líquido amniótico en los últimos meses de gestación. Un parto con una cantidad de líquido amniótico insuficiente puede presentar múltiples complicaciones, por lo que una cesárea a pre término es la mejor opción.

Si el oligohidramnios se presenta durante el parto, es posible colocar líquido dentro del saco amniótico para evitar el sufrimiento fetal. El personal médico introducirá solución salina en el saco a través de un catéter, lo que regulará la frecuencia cardiaca y permitirá un nacimiento adecuado.

En el caso de que exista certeza de la escasez de líquido amniótico (tema que mueve este post) y no sea posible realizar los procedimientos descritos, la embarazada deberá seguir varias recomendaciones para aumentar la cantidad del fluido. Entre ellas es importante citarte:

  • Un estricto reposo: el oligohidramnios puede generar un embarazo de alto riesgo en los casos más severos. Una de las medidas que indicará el médico es el reposo absoluto, con la finalidad de evitar posibles complicaciones o pérdidas mayores de líquido.
  • La administración de antibióticos y otros medicamentos que posibiliten el aumento del líquido: una de las principales causas de esta afección son las infecciones bacterianas, por lo que el uso de antibióticos permitirá solucionar el origen de forma definitiva.
  • Hidratación intravenosa: un estudio reciente demostró que la hidratación parenteral con soluciones hipotónicas aumenta la cantidad de líquido amniótico en las gestantes. De esta manera, puede ser de utilidad en el tratamiento y prevención del oligohidramnios.
  • La toma de abundante líquido y el consumo de verduras y frutas jugosas (melón, naranja, mandarina, uvas… favorecer sobre todo las frutas tropicales).
  • Evitar el consumo de diuréticos: algunos fármacos y hierbas medicinales tienen la capacidad de aumentar la filtración glomerular. Este efecto aumenta la producción de orina, lo que generará una mayor pérdida de líquidos y empeorará la situación. No obstante, siempre es recomendable consultar con el especialista antes de suspender el uso de cualquier medicamento.
  • Recostarse sobre el lado izquierdo: este simple hecho mejorará la circulación sanguínea y contribuirá a aumentar la producción de líquido amniótico.

Mamá, recuerda que del líquido amniótico también depende la salud de tu hijo y el buen término del embarazo.

Te podría interesar...
Todo lo que debes saber sobre el líquido amniótico
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Todo lo que debes saber sobre el líquido amniótico

El líquido amniótico rodea al feto durante el periodo de la gestación dentro del útero materno. Influye en el crecimiento y desarrollo del feto.