¿Cómo se debe cuidar el cordón umbilical del recién nacido?

Fernando Clementin 16 junio, 2018
Hay muchas teorías, correctas e incorrectas, sobre el cuidado que necesita el cordón umbilical del bebé. ¿Qué aspectos debemos tener en cuenta?

El cordón umbilical es la vía de alimentación del bebé durante los meses que se encuentra en el vientre de su madre. Cuando se produce el nacimiento, los doctores a cargo del parto lo cortan. De este modo, queda una especie de muñón, al que se le coloca una pinza para que no sangre. ¿Cómo cuidar el cordón umbilical del recién nacido?

Este anexo al cuerpo del bebé quedará conectado a su ombligo por al menos dos o tres semanas. Además, una vez que se caiga, su cicatrización demandará unos 3 o 4 días más para sanar. En el interín, los padres deberán encargarse de cuidar el cordón umbilical del recién nacido, manteniendo su higiene.

Sin embargo, esta es una de las cuestiones que despierta más incertidumbre y temor, sobre todo en los padres primerizos. Para ayudar en este incierto proceso de convertirse en padres, ofrecemos algunos consejos que los guiarán en esta tarea.

¿De qué manera cuidar el cordón umbilical del recién nacido?

Con la finalidad de mantener la salud adecuada en este importante órgano, que es uno de los actores fundamentales para la gestación del bebé, serán de ayuda las siguientes consideraciones:

Baño del bebé antes de la caída del cordón

Una de las preguntas que más se hacen los padres es cómo manejar el baño del bebé que todavía tiene el cordón umbilical. En este sentido, hemos de remarcar que una de las principales premisas para que este se caiga con el paso del tiempo es que se mantenga seco.

Por lo tanto, los baños en bañeras no son recomendables, ya que podrían alargar todavía más el proceso de secado. Es preferible, entonces, optar por un baño con una esponja y agua caliente. Recuerda no demorarte tanto, ya que, al estar desnudo, el pequeño puede pasar frío.

¿Qué productos usar para cuidar el cordón umbilical del recién nacido?

Muchos señalan la conveniencia de limpiar la zona del cordón con alcohol de 70 grados, que no es lo mismo que el alcohol normal. Este se debe aplicar con una gasa, nunca con algodón, para impedir que queden restos adheridos.

La forma de aplicación consiste en, simplemente, envolver el cordón con una gasa humedecida en este desinfectante. Una alternativa al alcohol es la clorohexidina; no son recomendables, en cambio, los productos a base de yodo.

El cordón umbilical se suele cortar justo después del parto.

¿Se puede limpiar solo con agua?

Sí, de hecho, muchos lo recomiendan incluso más que el alcohol. El motivo es que se trata de un método igual de efectivo para mantener la zona higienizada. Por supuesto, deben aplicarse cantidades moderadas, para favorecer el secado y la posterior caída.

La ropa del bebé con el cordón umbilical

En los días cálidos, es recomendable dejar al bebé solo con el pañal y una camiseta de algodón suave y liviana en la parte superior. De este modo, favoreceremos el flujo de aire y, por tanto, el secado del cordón.

Mientras todavía esté colgando, es preferible evitar los trajes de una pieza. Asimismo, cuando le coloques el pañal al bebé, procura dejar el ombligo y el muñón descubiertos.

“Una vez que se caiga, la cicatrización del cordón umbilical demandará unos 3 o 4 días más para sanar”

¿Puedo removerlo cuando esté por caerse?

No, esto no es recomendable. Aunque penda de un hilo, lo mejor siempre es dejar que el cordón se caiga por sí solo. Además, cuando se haya caído, debemos seguir higienizando la zona tal y como lo veníamos haciendo. Una vez que todo esté seco y cicatrizado, estos cuidados especiales habrán concluido.

Posibles señales de infección en el cordón umbilical

En primer lugar, es necesario aclarar que no debes preocuparte si ves algo de sangre o de un líquido amarillento después de la caída del cordón; esto es algo normal. No obstante, sí debes tomar medidas y consultar con un médico si notas alguno de los siguientes síntomas:

cordón 3

• Enrojecimiento de la piel circundante al cordón.
Secreción de sangre o de un fluido amarillento desde el cordón u ombligo; es importante diferenciar entre el sangrado normal y uno considerable, que sea más que producto de la rozadura del pañal.
• Si el cordón se ve o huele mal.
• En caso de que el bebé presente fiebre.
• Si se forma un tejido cicatricial rosado —glanuloma — y no se va luego de una semana.

Finalmente, también debemos prestar atención a posibles conductas anómalas relativas a la alimentación, el descanso o la conducta del pequeño. Además de los consejos antes comentados para cuidar el cordón umbilical del recién nacido, también debemos mantener los controles médicos al día.

Te puede gustar