Beneficios de tocar el piano en la infancia

Amanda · 22 septiembre, 2015

Los beneficios de tocar el piano en la infancia son aquellos que permiten que se dé inicio a todo un proceso de mejora mental, psicológico, fisiológico e integral. Esto se debe particularmente a que la infancia es la etapa más vulnerable y a su vez, la fase clave del desarrollo humano.

Son muchas las actividades que los padres pueden seleccionar para sus hijos, en las cuales, sin duda, obtendrían grandes e importantes cambios.

 

Cada cambio puede ser percibido tanto en el corto como en el largo plazo. Es decir, los beneficios que experimenten los niños hoy, perdurarán con el paso del tiempo.

En vista de ello, es importante resaltar que la música juega un papel importante en este período de vida del ser humano. La música es una de esas tantas actividades que promueven el bienestar integral de las personas a cualquier edad.

Por ende, tocar el piano en la infancia puede traer una serie de beneficios físicos e intelectuales que desarrollaremos a continuación.

Beneficios físicos de tocar piano en la infancia

Muchas personas consideran que tocar este instrumento solo conlleva un entretenimiento puro o posee única y exclusivamente un carácter recreativo. Sin embargo, los beneficios van más allá de ello. Entre las múltiples ventajas que aporta a los niños la práctica del piano, podemos enumerar las siguientes:

  • Disminuye el riesgo de padecer artritis, debido a que los dedos de los niños que lo practican se encontrarán en constante movimiento, con la finalidad de poder interpretar correctamente una melodía.
  • Mejora la capacidad de coordinación entre cada parte del cuerpo, como esta actividad requiere el movimiento coherente de ambas manos, la utilización óptima de los ojos y, a su vez, el uso correcto del sentido auditivo para poder componer o interpretar una melodía.
shutterstock_136916582

  •  Mejora la condición física, al tocar este instrumento se queman aproximadamente entre 140 a 150 calorías por hora, por lo que se considera un ejercicio anaeróbico moderado que contribuye al mejoramiento físico de quien lo practica diariamente.

Beneficios intelectuales

El piano es un instrumento que demanda un esfuerzo por parte de quien lo toca, requiere una alta concentración, un marcado compromiso y la correcta disposición para lograr el aprendizaje efectivo y mejoramiento continuo de las técnicas necesarias.

shutterstock_156478364

De esta manera, se logra que el niño se nutra con las siguientes ventajas:

  • Desarrollo de la memoria, debido a la gran capacidad que debe tener el infante para poder aprender una partitura y las técnicas necesarias para interpretarla.
  • Incrementa el sentido de la responsabilidad, al tocar el piano, el niño adquiere cierta disciplina, ya que pretende fundamentalmente la mejora continua, llegando a establecer prioridades en su vida diaria.
  • Mejora la concentración, el compromiso adquirido por el niño lo lleva a centrar su total atención a fin de lograr los resultados requeridos en el tiempo solicitado. Como por ejemplo, interpretar una melodía.
  • Aumenta su capacidad intelectual, el niño aprende a conocer y adentrarse en el mundo artístico, cambiando su perspectiva de la vida, haciéndolo más sensible y con mejor capacidad cognitiva.
  • Previene enfermedades mentales, gracias a que permanece ejercitando el cerebro constantemente.
  • Promueve el trabajo en equipo, para que una melodía suene bien, se requiere el esfuerzo del grupo completo, en caso de que el niño pertenezca a una orquesta.
  • Enseña a superar los miedos, asumir riesgos y mejorar la autoestima, al interpretar las melodías frente a un posible público, lo que implica esforzarse por lograr su satisfacción. Además, por medio de la música puede llegar a expresar sus sentimientos a las demás personas.

Tocar el piano es una excelente opción para el desarrollo integral del infante. Por esta razón muchos especialistas recomiendan su práctica en la etapa inicial de la vida.

El organismo de un niño se encuentra más receptivo tanto para el aprendizaje como para aceptar y desarrollar todo aquello que pueda agregar valor durante la práctica.

Es importante señalar que quienes aprenden a tocar algún instrumento a temprana edad, pueden experimentar los beneficios antes descritos por el resto de su vida. De esta manera, se obtiene un mejor desempeño físico y psicológico en la edad madura.

En definitiva, lo que se busca con ello es ver niños más felices. Se logra, además, que los niños sean seguros de sí mismos; carentes de temores y miedos, más desenvueltos con su entorno y con mayor nivel intelectual. Esto se traduce en una excelente calidad de vida.