13 actividades para mejorar la coordinación mano-ojo en niños pequeños

18 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán
No te pierdas estas 13 actividades fáciles para hacer con tus hijos para que mejoren su coordinación mano-ojo.

Estos juegos y actividades son simples, rápidos y ejercitan la capacidad del cerebro para coordinar las manos y los ojos simultáneamente. A continuación, conocerás algunas actividades que son ideales para mejorar la coordinación mano-ojo en niños pequeños. Además, ¡se lo pasarán en grande!

Hacer una actividad al día que dure unos 5 minutos, sin que os deis cuenta, tendrá un gran impacto en el desarrollo motor de tu hijo. Después, esto le ayudará a aprender a leer y a escribir de una manera más eficaz. Como verás, son actividades sencillas pero que ayudarán al pequeño a desarrollar su coordinación mano-ojo de una forma correcta.

Actividades para mejorar la coordinación mano-ojo en niños pequeños

Niñas jugando a la pelota para mejorar la coordinación mano-ojo.

1. Lanzar y atrapar una pelota

Esta es, probablemente, la mejor manera de desarrollar la coordinación mano-ojo de un niño. Debe practicar el atrapar y lanzar pelotas con frecuencia, ya que también es una habilidad que necesitará cuando tu hijo comience a practicar deporte.

Para llevar a cabo esta actividad, puedes usar pelotas de diferentes tamaños, como pelotas de tenis, de baloncesto, de playa… Lanzar y atrapar pelotas más pequeñas requiere habilidades más avanzadas.

2. Tener una pelea de almohadas para la mejorar la coordinación mano-ojo

Esta es una actividad que les encantará a los niños. Tirarse almohadas y trabajar los ojos, las manos y la risa al mismo tiempo es de lo más divertido. Pasaréis un rato maravilloso lleno de carcajadas entre todos.

3. Enhebrados y cordones

Los enhebrados y los cordones son excelentes para desarrollar la concentración y para practicar movimientos controlados. Tu hijo debe coordinar los ojos y los dedos con cuidado para realizar esta tarea. Así pues, cread vuestras propias tarjetas de enhebrado o entrelazado usando formas de cartón y perforando agujeros en ellas o usando un juego de tarjetas de entrelazado.

Enhebrar y atar son dos de las mejores actividades que tu pequeño puede realizar para desarrollar la motricidad fina. Además, pasaréis un buen rato juntos mientras realizáis una actividad tranquila.

4. Jardinería con niños para la coordinación mano-ojo

La jardinería es una buena manera de salir al aire libre mientras se desarrolla la coordinación y las habilidades motoras gruesas en general. Todo lo que necesitas son algunas herramientas de jardinería y estaréis listos para comenzar.

Niño plantando plantas en el jardín.

5. Bolos para la coordinación mano-ojo

Cread vuestros propios bolos llenando botellas de plástico grandes con un poco de agua y pintándolas de varios colores. Luego, colocadlas en una fila y túrnate con tu hijo para rodar una pelota y derribarlos. A medida que tu pequeño se vuelve más hábil, haz bolos con botellas más pequeñas. También puedes comprárselo como juguetes.

6. Puzzles

Los puzzles son una de las mejores actividades para tu hijo. Desarrollan habilidades como la motricidad fina, el reconocimiento de formas (prematemáticas), la resolución de problemas, la lógica, la atención y, por supuesto, la coordinación mano-ojo. Elige rompecabezas de madera, ya que son más resistentes y más fáciles de manejar.

7. Lanzamiento de globos

Infla un globo pequeño o grande y mira cuánto tiempo puede mantenerlo tu hijo en el aire mientras lo golpea. Esto es excelente para desarrollar la coordinación, ya que requiere moverse y pensar rápido para evitar que el globo se caiga y para trabajar los ojos y las manos simultáneamente.

8. Juguetes de arenero

Por otra parte, jugar en el arenero llenando contenedores con arena y construyendo estructuras de arena puede proporcionar mucha práctica para desarrollar la coordinación. Ofrécele a tu pequeño cubos y recipientes de diferentes tamaños, así como utensilios como palas y rastrillos.

9. Cortar y pegar para la mejorar la coordinación mano-ojo

Dale a tu hijo diferentes tipos de papel, como periódico, papel de seda, cartón, etc., y déjalo que lo corte en formas o tiras. Asimismo, proporciónale pegamento, como pegamento líquido para madera, pegamento para manualidades, en barra o, incluso, una mezcla de harina y agua con algunos pinceles para esparcir el pegamento. Esta actividad necesitará mucha supervisión por el tipo de materiales que se utilizan.

10. Saltar la cuerda

Saltar es una habilidad desafiante que a muchos niños les cuesta hacer, pero es muy buena para mejorar la coordinación. Los niños no solo tienen que coordinar ambos lados de su cuerpo y alternar las piernas, sino que también necesitan mover la cuerda para saltar mientras se aseguran de ver que saltan a través de la cuerda.

Niños saltando a la cuerda para mejorar la coordinación mano-ojo.

11. Dibujar

Tus hijos deberían dedicar tiempo a dibujar todos los días. Es una actividad básica que ayuda a desarrollar muy bien la coordinación mano-ojo; los ojos y los dedos trabajan al mismo tiempo para realizar la misma tarea. Para ello, proporciona diferentes utensilios y medios como, por ejemplo, papel, cartón, pizarra, lápices, colores de cera, témperas, etc.

12. Pizarra y tiza para la coordinación mano-ojo

Una pizarra grande le da a tu hijo la oportunidad de dibujar mientras trabaja sus músculos grandes. También tiene que cruzar los brazos para llegar a la izquierda y a la derecha del tablero, lo que desarrolla su capacidad para cruzar la línea media del cuerpo. Hazte con una pizarra de pie o pega una hoja grande de papel en la pared para aportar una experiencia similar.

13. Pintar con los dedos

Esta actividad da la oportunidad de tener una experiencia sensorial y ayuda a desarrollar la coordinación mano-ojo. Crea tu propia pintura para dedos en casa o cómprala ya preparada, ¡como quieras! A tus hijos les encantará aprender mientras ponen sus manos en la pintura. Serán momentos muy sucios y divertidos para los pequeños.

Como ves, son muchas las actividades que puedes hacer con tus hijos en casa y con materiales fáciles de conseguir. Por si fuese poco, pasaréis un rato maravilloso juntos realizando estas tareas. ¿A qué esperas para ponerlas en práctica?

  • Muñoz García, A. ( 2010) Psicología del desarrollo en la etapa de educación infantil. Editorial: PirámidePor qué jugar con bloques es bueno para niños pequeños.