Cómo afronta un niño la pérdida de un hermano

La pérdida de un hermano cambia totalmente la vida de una persona tenga la edad que tenga. Se rompe bruscamente el vínculo especial y la complicidad que durante más o menos años se ha ido construyendo. En el caso de los niños, aunque sean pequeños, tienen que enfrentarse a ver a sus padres devastados, sin fuerzas para acompañarlos, por la pena tan grande que supone la pérdida de un hijo.

Los niños que pierden un hermano tienen que enfrentarse a una habitación vacía, a los juegos que compartían, así como el tiempo libre que disfrutaban juntos siendo cómplices de juegos y diversión.

Vamos a ver en este artículo toda la información acerca de cómo afronta un niño la pérdida de un hermano. Veamos cómo podemos ayudarl para ir poco a poco haciendo un duelo sano.

Cómo afronta un niño la pérdida de un hermano

La forma de reaccionar de un niño ante la pérdida de un ser querido es muy personal. Unos niños reaccionarán de manera callada y triste, mientras que otros pueden ponerse desafiantes y descontrolados. Frecuentemente los chicos se fijan en las reacciones de otros miembros de la familia, sobre todo los padres.

La reacción de los niños también va a depender del momento del desarrollo que se encuentren. Cada chico tiene distintos mecanismos de defensa y habilidades para afrontar el vacío que ha dejado la muerte de su hermano/a. El cómo lo afronte puede depender del tipo de unión con su hermano, sus características personales, motivos de la muerte, edad…

La pérdida de un hermano/a puede ser para los niños igual de difícil que perder a un padre, a veces, incluso más. Los pequeños están muy ligados a sus hermanos, tienen unos vínculos especiales. Son compañeros de aventuras, travesuras y experiencias de la vida. Incluso en muchos casos son compañeros de habitación, por lo que la sensación de vacío en el niño es muy grande.

El chaval que sobrevive puede sentirse culpable ante la muerte de su hermano. Tal vez a veces ha podido desear que muera, cuando han tenido alguna pelea. O podría sentirse culpable por él estar vivo y su hermano no. Habla con tu hijo y explícale que él no es responsable de la muerte de su hermano/a. Da igual lo que haya pensado o deseado, no ha sido consecuencia de eso.

Es importante que, si muere alguno de tus hijos, no dejes de lado al resto de chicos que sí han sobrevivido. Aunque es difícil, puesto que es una experiencia muy dolorosa y te sentirás devastada, los niños necesitan mucha atención, compresión y consuelo. Ellos también lo están pasando muy mal. Ahora más que nunca debéis estar unidos para afrontar esta situación tan dolorosa.

Cómo ayudarlo ante la ausencia de su hermano/a

La vuelta al colegio puede ser muy difícil por el trato distinto que podría recibir de compañeros y profesores. Debemos prepáralos para que sepan responder a preguntas incómodas que le puedan hacer en el colegio, y decirle que nada de lo que le digan es hecho desde la mala intención, simplemente que sus compañeros y profesores se preocupan por él.

El proceso de duelo que tiene que elaborar el niño por la muerte de su hermano/a debe ser acompañado por su familia. Los chicos están muy confundidos y perdidos. No comprenden qué significa la muerte y les pueden asustar las reacciones emocionales de sus padres, abuelos, tíos, etc.

La muerte es una experiencia nueva para ellos, desconocida. Los niños en duelo buscan respuestas y seguridad en sus padres. Pero estos ante la pérdida de su hijo pueden sentirse abrumados e incapaces de poder darles esas respuestas que requieren.

Consejos para acompañar al niño ante la pérdida de un hermano

Habla con él

Estate disponible siempre que tu hijo necesite hablar. Contesta a sus preguntas siempre que tengas la respuesta, y sino la tienes, no te preocupes. No lo fuerces a hablar si no le apetece.

Sé sincero

Dependiendo de la edad de tu hijo, habla con él claramente sobre lo que le ha sucedido a su hermano/a. Evita frases como “está durmiendo” o “se fue de viaje al cielo”, le pueden producir miedo a que esto le pase a otro de sus seres queridos cuando se duerman o se vayan de viaje. Debes explicarle qué ha sucedido, dejándole la oportunidad de que te pregunte lo que necesite.

Mantén su rutina

No sobreprotejas a tu hijo superviviente por miedo a que le pase algo. Que siga con su colegio, sus actividades, horarios de comida… Esto le dará seguridad y estabilidad ante este momento de incertidumbre.

Ten paciencia

Pueden preguntar una y otra vez acerca de la muerte de su hermano. Procura ser paciente con sus inquietudes… Explícale lo que ha sucedido sin miedo a decirle que hay preguntas para las que no tienes respuesta. La ausencia de su hermano/a le resultará abrumadora, pero poco a poco ira procesando el dolor.

Emociones intensas

Intenta reservar para los momentos de privacidad las reacciones emocionales de mayor intensidad. Aun así, no temas mostrar el dolor frente a tu hijo. Sobre todo, para no asustarlo, pero tienes que decirle que no hay nada malo en sentirnos tristes antes esta pérdida.

La pérdida de un hermano es muy difícil, sobre todo si eres un niño. Por eso intenta siempre acompañarlo en ese camino de despedida.

Categorías: Niños Etiquetas:
Te puede gustar