¿A qué se deben las escamas en la piel del recién nacido?

Óscar Dorado · 19 noviembre, 2018
La aparición de escamas en la piel de los bebés es algo habitual durante las primeras semanas de vida. Si esto ocurre a tu pequeño, no debes preocuparte en exceso, aunque sí es bueno seguir algunas sugerencias específicas.

La piel de un recién nacido es extremadamente frágil y continuará cambiando su apariencia durante las primeras semanas de vida. Esto podría incluir una pequeña cantidad de escamas que no deben alarmar a los padres, ya que son algo normal. Si te preguntas a qué se deben las escamas en la piel del recién nacido, no te pierdas este artículo.

Ciertamente, la aparición de escamas en la piel del recién nacido puede darse en cualquier parte del cuerpo, aunque ocurre especialmente en las manos, las plantas de los pies y los tobillos. Se debe a que todos los bebés pierden la capa externa de su piel en las primeras dos o tres semanas tras el nacimiento.

Asimismo, la cantidad de escamas en la piel puede variar. A menudo, esto depende de si el parto fue prematuro, el nacimiento se produjo a tiempo o se retrasó. En otros casos, las escamas pueden aparecer como resultado de afecciones que requieren tratamiento.

No obstante, cierto grado de sequedad después del nacimiento es completamente normal y suele desaparecer por sí solo. Por lo general, esto no requiere de ningún cuidado especial de su parte.

Causas de las escamas en la piel del recién nacido

Si la piel de tu bebé parece estar seca o comienza a pelarse en las semanas posteriores al nacimiento, el hecho de saber qué las origina podría aliviar tus preocupaciones. Te contamos cuáles pueden ser las causas:

1. Ictiosis

En primer lugar, la descamación y la sequedad pueden ser ocasionadas por una condición genética llamada ictiosis. Esta afección de la piel causa descamación, picazón y desprendimiento de la piel.

El médico puede diagnosticar que el bebé tiene esta condición según el historial médico de la familia y tras realizar un examen físico. Durante esta prueba, el médico también puede tomar una muestra de sangre o de la piel.

No existe cura para la ictiosis, pero aplicar cremas con regularidad permitirá aliviar la sequedad y mejorar la condición de la piel de su bebé.

2. Eczema

En algunos casos, la descamación y la piel seca son causadas por una afección de la piel llamada eczema o dermatitis atópica. El eczema puede causar parches secos, rojos y con picazón en la dermis del bebé.

Los eczemas pueden ser causantes de las escamas en la piel del bebé.

Esta condición no suele aparecer inmediatamente en el período posterior al nacimiento, pero puede desarrollarse más adelante en la infancia. Su causa exacta es desconocida, pero se considera que varios factores pueden desencadenar un brote, incluida la exposición a sustancias irritantes como champús y detergentes.

Consejos para reducir las escamas en la piel del recién nacido

Si el pequeño parece estar incómodo debido a la descamación de su piel, lo más importante es aliviar sus molestias. Además de estos cuidados, el amor y la atención especial de los padres es lo que más le ayudará. Estos son algunos tips que te permitirán reducir las escamas en la piel del pequeño:

1. Baños con agua tibia

El agua caliente seca la piel para personas de todas las edades, incluidos los recién nacidos. Si tu pequeño tiene escamas en la piel, no deberías usar agua demasiado caliente. Los baños con agua tibia son ideales para la piel sensible de un recién nacido, siempre atendiendo a las recomendaciones especiales para la higiene de estos bebés.

“La cantidad de escamas en la piel puede variar. A menudo, esto depende de si el parto fue prematuro, el nacimiento se produjo a tiempo o se retrasó”

2. Utiliza champú para bebés

Para ayudar a tratar y prevenir la descamación de la piel, solo lava a tu recién nacido con un champú especialmente formulado para bebés. Es probable que el jabón que usas para ti sea demasiado áspero para su delicada piel.

3. Utiliza un humidificador

Usar un humidificador en el hogar puede marcar la diferencia para tratar la piel de tu bebé. Los humidificadores agregan humedad al aire, lo que ayuda a tratar y prevenir la descamación de la piel.

Esto es sumamente sencillo: coloca el humidificador en la habitación en la que el bebé pase más tiempo y déjalo funcionar durante unas horas cada vez que el aire se sienta un poco seco.

4. Limita el tiempo en la bañera

Los baños pueden tener un efecto adverso en la piel del bebé. Los períodos prolongados en el agua del baño pueden lavar los aceites naturales y dejar al bebé más susceptible a la descamación. Por lo tanto, reduce el tiempo de baño y verás rápidamente la diferencia en la piel del bebé.

Los tips de salud e higiene para bebés te ayudarán a saber como proceder para su baño.

5. Hidrata al bebé con frecuencia

Mantener los niveles de agua constantes en el cuerpo es absolutamente necesario. La rutina establecida para la lactancia materna o la alimentación con biberón a base de fórmula debe seguirse estrictamente y deben evitarse las omisiones. La alimentación e hidratación ayudan a reconstruir la humedad de nuevo en la piel.

Para finalizar, recuerda que la aparición de escamas en la piel del recién nacido es algo normal y no debe preocuparte en exceso. En cualquier caso, con esta lista de posibles causas y los consejos aquí expuestos podrás conocer cuál es el origen de su formación y cómo remediarlo.