5 buenos modales que todo niño debería conocer

Aunque muchas personas piensan que los buenos modales están pasados de moda, esto no es cierto. Los modales son una parte fundamental de la educación.
5 buenos modales que todo niño debería conocer
Ana Couñago

Escrito y verificado por la psicóloga Ana Couñago el 10 Enero, 2021.

Última actualización: 10 Enero, 2021

Para vivir en sociedad hay que saber comportarse correctamente. Existen ciertas normas no escritas, pero culturalmente aceptadas, que se deben cumplir. Estamos hablando de los buenos modales, de las conductas de cortesía y amabilidad que permiten que la convivencia entre las personas sea positiva, armoniosa y cordial.

Estas buenas costumbres deben ser transmitidas a los niños desde los primeros años de vida, de manera que poco a poco puedan familiarizarse e con ellas y convertirlas en un hábito más de su día a día.

“Los buenos modales y los gestos amables son las mejores herramientas para humanizar la convivencia cotidiana.”

-Anónimo-

Niño con buenos modales.

5 buenos modales que todo niño debería conocer

A lo largo de las siguientes líneas presentamos algunos de los buenos modales que todo niño debería conocer y poner en práctica para convertirse en una persona cívica y respetuosa con los demás. ¡Toma nota!

1. Saludar, uno de los buenos modales universales

Algo que hay que enseñar a los niños desde pequeños es a saludar cuando llegan a un sitio o se encuentran con alguien conocido, así como a despedirse al retirarse de un lugar. Al principio, basta con que digan “hola” y “adiós”, pero a medida que crecen, pueden empezar a emplear las fórmulas de saludo en función del momento del día en el que se encuentran (“buenos días”, “buenas tardes”, “buenas noches”, etc.).

2. Dar las gracias

“Gracias” es una de las palabras más importantes que los pequeños deben aprender a decir. Desde que comienzan a hablar, hay que insistirles para que digan esta palabra cada vez que alguien hace algo por ellos, para mostrar, así, el reconocimiento que estas personas se merecen.

3. Decir “por favor”

Al igual que “gracias”, “por favor” es otra de las “palabras mágicas” que los niños tienen que incluir en su vocabulario habitual. Deben acostumbrarse a utilizar esta fórmula de cortesía siempre que quieran pedir algo.

4. Pedir perdón

Toda persona tiene derecho a equivocarse, y más durante la infancia. Pero lo que los niños deben aprender desde edades tempranas es que, muchas veces, dichos errores se pueden solucionar con un simple “perdón”. Por tanto, hay que enseñarles a los niños a disculparse cuando hacen algo malo o de lo que se puedan sentir culpables.

5. No interrumpir

Otro de los buenos modales que todo niño debe conocer y aplicar es el de no interrumpir las conversaciones ajenas. Los pequeños deben comprender que no son el centro del mundo y que no pueden estar constantemente molestando y llamando la atención de los demás para que les hagan caso.

Para evitar que esto suceda, los niños deben adquirir cierto autocontrol, analizar la situación y esperar el momento idóneo para hablar, respetando el turno de palabra de las otras personas.

La importancia de aprender buenos modales en la infancia

Saludar, agradecer, decir “por favor”, pedir disculpas y no interrumpir son algunos de los buenos modales que hacen que la convivencia y la comunicación entre las personas sea agradable y respetuosa.

Niño agradecido con las manos en el pecho.

Para conseguir que las nuevas generaciones adquieran estas costumbres, es necesario que las familias se encarguen de transmitírselas a los niños desde la primera infancia. Así, las madres y los padres deben ser ejemplo de buenos modales para sus hijos, de manera que estos observen e imiten las conductas de cortesía que sus progenitores llevan a cabo tanto dentro como fuera del hogar.

Además, los principales cuidadores y educadores de los niños tienen el deber de reforzarlos positivamente cada vez que muestran sus buenos modales, para que sigan reproduciendo estos comportamientos a lo largo del tiempo y en diferentes contextos sociales (en el colegio, en el vecindario, con los amigos, etc.).

En definitiva, enseñar buenos modales a los niños desde los primeros años de vida es fundamental para que crezcan sabiendo comportarse adecuadamente en distintos ámbitos de la vida cotidiana.

“Los buenos modales tienen mucho que ver con las emociones. Para hacerlos sonar como verdad, hay que sentirlos, no solo exhibirlos”.

-Amy Vanderbilt-

Y tú, ¿a qué estás esperando para inculcar buenos modales a tus hijos? ¡Haz que se conviertan en personas sociables y educadas!

Te podría interesar...
Los 5 valores de toda familia feliz
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
Los 5 valores de toda familia feliz

Los valores nos permiten moderar la conducta para vivir en armonía con los demás. Aquí te presentamos los 5 que debe tener una familia feliz.



  • Jefferds, V. (1996). El libro de los buenos modales. Madrid: Everest.

Graduada en Psicología por la Universidad de Santiago de Compostela (USC) en el año 2016. Máster en Necesidades Educativas Especiales por la Universidad de Deusto (2017) y Máster en Formación del Profesorado, con especialidad en Orientación Educativa (2020). 

Ha realizado un Curso en Atención Temprana (Confederación Española de Centros de Enseñanza, 2018) y un Curso de Aula Multisensorial en Educación Especial (Confederación Española de Centros de Enseñanza, 2019).

Ha publicado un artículo para la revista del Colegio Oficial de Psicología de Bizkaia. Es autora de un Curso e-learning sobre Atención al alumnado con altas capacidades y autora y tutora de un Curso e-learning sobre Trastorno del Espectro Autista para Educación. Ha colaborado con diversas asociaciones, centros e institutos realizando una labor psicopedagógica. Desde 2017 ejerce como psicóloga especializada en el área de la educación en diferentes centros y gabinetes de psicología.