¿Por qué mi hijo no repite las palabras?

Durante la primera infancia, muchos padres y madres intentan estimular el lenguaje de sus hijos, haciendo hincapié en que repitan ciertas palabras.
¿Por qué mi hijo no repite las palabras?
Laura Ruiz Mitjana

Escrito y verificado por la psicóloga Laura Ruiz Mitjana el 10 Enero, 2021.

Última actualización: 10 Enero, 2021

¿Por qué mi hijo no repite las palabras? Esa es una de las preguntas que más se hacen los padres. El lenguaje es un proceso que se va adquiriendo paulatinamente durante la infancia. Los niños aprenden sus primeras palabras por imitación del habla y gestos de los adultos, pero estas no tienen el mismo significado que para un niño de cinco años que para un adulto.

Así, para el pequeño que empieza a hablar, las palabras están ligadas al contexto y generaliza esas palabras a contextos similares. Por ejemplo, llama “papá” a todos los hombres con barba.

En este sentido, la palabra no tiene la independencia del contexto que tienen las palabras adultas. Los niños primero aprenden las palabras como señales más que como signos lingüísticos. Es decir, al principio las palabras representan para el pequeño algo que forma parte del objeto. Siguiendo a Vygotski, esta sería una característica de la conciencia lingüística primitiva.

“El lenguaje es muy poderoso. El lenguaje no solo describe la realidad. El lenguaje crea la realidad que describe”.

-Desmond Tutu-

En el desarrollo del lenguaje, muchos padres y madres intentan acompañar a su hijo durante el proceso, estimulando en él la emisión de ciertas palabras. Pero ¿qué ocurre si tu hijo no repite las palabras? ¿Por qué sucede? Te contamos cuáles son las 5 razones más frecuentes.

Padre preocupado porque su hija no repite las palabras.

¿Por qué mi hijo no repite las palabras?

Antes de nada, debemos tener claro, como madres y padres, que el objetivo en estos casos no será que el pequeño repita por repetir, es decir, que vaya repitiendo palabras como un loro. El objetivo será estimular ciertas palabras y crear situaciones en las que el niño deba utilizarlas.

En otras palabras (valga la redundancia): no queremos que el pequeño repita, sino que emita. Existen diferentes razones que responden a la cuestión que encabeza el apartado: “mi hijo no repite las palabras”. Beatriz Maya, logopeda y maestra de educación especial, sugiere que algunas de las causas más frecuentes que expliquen por qué tu hijo no repite las palabras son las siguientes.

No está preparado aún

A nivel evolutivo, si nuestro hijo aún no ha alcanzado la madurez suficiente para emitir determinadas palabras (o para el lenguaje en general), no podrá repetir las palabras que tanto deseamos. Así, primero deberemos analizar en qué fase evolutiva está y si le “correspondería” o no, por edad y momento, hablar.

No repite las palabras porque no necesita hacerlo

Otra posible causa es que, por el momento, no lo está necesitando. Es decir, que las palabras que estamos intentando enseñarle a repetir no las necesite en su día a día o en sus contextos habituales. Esto quiere decir que, por X motivos, no le son funcionales y, por lo tanto, no las emite.

No conoce la palabra

Otra posible causa de que nuestro hijo no repita las palabras en cuestión es que, sencillamente, aún no las conoce. Esto es porque en nuestro día a día utilizamos muchas palabras, la mayoría nuevas para él. Tengamos en cuenta que él aún está aprendiendo. Así, puede ocurrir que nuestro hijo no sepa qué palabra es la que debe utilizar para hacer referencia al objetivo que señala o en el que está interesado en ese momento.

No repite las palabras porque no le interesa

También puede ser que las palabras que estamos intentado estimular en su lenguaje, las que queremos que emita, no estén relacionadas con sus intereses. Es decir, que directamente no le interesen y, por lo tanto, no haga el esfuerzo de repetirlas.

No le damos opción

Finalmente, otra posible explicación es que directamente no le hace falta. ¿En qué sentido? En el sentido de que, consciente o inconscientemente, tratamos de rellenar todos sus silencios o le damos siempre lo que necesita a través de su señalización, no estimulamos las palabras porque le entendemos de otras formas, etc.

No se trata aquí de que la culpa sea nuestra, sino de que adquiramos consciencia de que lo que hacemos puede interferir en la adquisición de esas nuevas palabras.

La evolución del lenguaje en la infancia

Hemos conocido cuáles son algunas de las razones que explicarían por qué nuestro hijo no repite las palabras que le intentamos enseñar. Sin embargo, para descubrir qué causa explica la conducta del pequeño convendrá que conozcamos cómo es el desarrollo normal del lenguaje en los niños a nivel normativo.

Así pues, ¿cómo es la evolución del lenguaje en la infancia? ¿Cuándo se supone que empiezan a hablar los niños? Vamos a ver las fases más destacadas a continuación.

Pero antes de nada debemos tener claro que en el primer semestre de vida los sonidos del niño son universales. Más adelante, entre los 6 y los 12 meses (segundo semestre), aparecen lo sonidos propios de la lengua materna.

¿Cómo es el lenguaje según la edad?

Si dividimos las etapas por edades, encontramos que durante los 2 primeros meses de vida los bebés hacen sonidos muy agudos. Al tercer mes, empiezas a emitir las conductas de decir “ajo”. A partir de los 4 o 5 meses, producen sonidos semejantes a consonantes y vocales de forma aislada y, ocasionalmente, una combinación de consonante y vocal.

Madre hablando con su hijo para que empiece a decir sus primeras palabras.

A partir del segundo semestre de vida, es decir, entre los 6 y los 9 meses, la etapa se caracteriza por un balbuceo reduplicativo, que consiste en formar cadenas de sílabas (consonante + vocal) reiteradas y largas. Entre los 9 y los 12 meses, junto a las sílabas consonante + vocal, aparecen cadenas más cortas, con otras estructuras silábicas (vocal + consonante + vocal; consonante + consonante + vocal, etc.).

“El lenguaje es el vestido de los pensamientos”.

-Samuel Johnson-

¿Cuántas palabras dicen los niños según la edad?

La primera palabra aparece alrededor del primer año de vida, en un período denominado “holofrase” (cuando utilizan una palabra para referirse a una frase entera). A los 2 años ya empiezan a emitir dos palabras juntas para emitir una frase, y a los 3 años su lenguaje ya empieza a asemejarse al del adulto.

En cuanto al vocabulario del niño, se sabe que a partir de los 16-18 meses se produce un incremento muy rápido del número de palabras producidas. Hacia los 2 años y medio el vocabulario del niño está formado por alrededor de 500 palabras, y 6 meses más tarde lo han duplicado.

A los 4 años, si se trata de niños normativos, es decir, si no existe un trastorno del desarrollo u otra problemática, ya han adquirido el habla adulta.

En definitiva, esperamos haber resuelto todas las dudas sobre por qué tu hijo no repite la palabras. No obstante, en caso de que te surjan más acude a un especialista, él sabrá mejor que nadie cómo aconsejarte al respecto.

Te podría interesar...
Desarrollo del lenguaje en niños de 0 a 6 años: sus etapas
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
Desarrollo del lenguaje en niños de 0 a 6 años: sus etapas

El lenguaje, así como otras tantas habilidades del ser humano, requiere de un proceso de aprendizaje que consta de varias etapas. A continuación, veremos las fases del desarrollo del lenguaje en niños de 0 a 6 años.



  • Boada, H. (1986). El desarrollo de la comunicación en el niño. Barcelona: Anthropos.
  • Pérez Pereira, M. (2004). Desarrollo del lenguaje. En J. Palacios, A. Marchesi, C. Coll (Eds.), Desarrollo psicológico y educación: Psicología Evolutiva (pp. 227-256). Madrid: Alianza Editorial.
  • Vygotski, L. (1977) Pensamiento y lenguaje. Buenos Aires: Pléyade

Graduada en Psicología por la Universidad de Barcelona en el año 2015. Máster en Psicopatología Clínica Infantojuvenil por la Universidad Autónoma de Barcelona (2017). Se ha especializada en trastornos del neurodesarrollo (autismo y discapacidad intelectual). Actualmente, trabaja como psicóloga infantojuvenil en la Associació Catalana del Síndrome X Fràgil y en el centro multidisciplinar, Món Pediàtric (Barcelona). También trabaja como psicóloga en un Centro Ocupacional, en la Fundació Asproseat Proa Esplugues, donde atiende a jóvenes y adultos con discapacidad intelectual y trastornos mentales asociados. Ha escrito para revistas digitales como Psicología y Mente, La Guía Femenina, AZsalud y Mirial. Número de colegiada: Catalunya COPC 26993.