6 formas de estimular el balbuceo de los bebés

11 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López
El lenguaje de los niños evoluciona desde unos los balbuceos hasta sus primeras palabras. Es importante estimular el balbuceo para un mejor desarrollo de su lenguaje futuro.

Los padres, cuando tenemos un niño, estamos ansiosos por escuchar sus primeras palabras, por saber cómo será su vocecilla, pero, antes de todo esto, el bebé emitirá otros sonidos que, poco a poco, se irán convirtiendo en sílabas hasta llegar a producir sus primeras palabras. Aquí vamos a ver algunas formas de estimular el balbuceo de los bebés desde edades tempranas.

Con el lenguaje, un bebé expresa sus emociones y sentimientos. En los primeros meses de vida se expresan a través de gestos y balbuceos que, conforme va pasando el tiempo, se van transformando en palabras.

Los niños, desde que nacen, se expresan a través del llanto y luego, poco a poco, van emitiendo sonidos, para, posteriormente, servirse de gestos hasta llegar a las palabras. ¿Quieres saber cómo estimular el balbuceo de los bebés desde casa?

Estimular el balbuceo de los bebés: los cuatro tipos de balbuceo que hay

Laura Bosch ha realizado distintas publicaciones sobre la evaluación fonológica del lenguaje infantil; por ello, vamos a ver los tipos de balbuceo dependiendo de la edad del bebé.

Papá con su hija hablando para estimular el balbuceo de los bebés.

Con 2 meses de vida

A esta edad empieza el balbuceo; normalmente, los pequeños emiten sonidos vocálicos (a, e,i, o, u) y algunos sonidos sueltos de consonantes (k, g…). Estos primeros balbuceos no son muy claros y no tienen intención de comunicación, sino que, simplemente, son emisiones con las que los bebés disfrutan al oírse.

Sobre los 4-5 meses

Se produce lo que se llama el balbuceo simple, marginal o aislado. Siguen generando emisiones vocálicas y consonánticas, pero de una forma más nítida, con mayor duración e intensidad. El bebé juega con sus manos y se las pone en la boca, se toca los labios y la lengua, por lo que la articulación de estas emisiones está más desarrollada. Por ejemplo, suelen decir cosas como uuuuuu, ggggg, pppppp, aaaaaa…”.

Sobre los 6-7 meses

Se presenta el balbuceo canónico. Son las primeras emisiones silábicas, compuestas de una vocal y una consonante, por ejemplo: po-po, ca-ca, ba-ba, pa-pa…”.

Sobre los 9-10 meses de vida

A partir de los 9 meses, empieza el balbuceo variado o complejo. Aquí ya emiten sus primeras sílabas de forma compleja, en las que ya incluyen distintas vocales con distintas consonantes, que van a dar lugar al comienzo de sus primeras palabras. Por ejemplo: “pa-ba, ba-ta-ta, pa-pe, pa-pa, ma-ma”.

De los 12 a 18 meses

Ya comienzan a decir sus primeras palabras (alrededor de tres) y empieza a conocer sus partes del cuerpo e identificarlas. Sobre los 14 meses, repiten las palabras que escuchan y ya utilizan el “no”. A pesar de reproducir pocas palabras, son capaces de entender más de 200 palabras.

De los 24 a los 30 meses

No paran de hablar; la mayoría de los niños ya empiezan a formar frases de cuatro palabras o más, aunque cada pequeño tiene unas características y una evolución diferente.

Formas de estimular el balbuceo de los bebés

Ya sabes más acerca de la evolución del habla en los bebés durante su primer año. Ahora queda ponerse a estimular ese balbuceo para preparar al niño en la emisión de sus primeras palabras. ¿Quieres saber cómo puedes hacerlo?

Cántale canciones

A los bebés les encantan las canciones y melodías; lo que menos les gusta es el silencio, ya que dentro de la barriguita de mamá había siempre ruidos. Por eso, puedes cantarle; así, varías la entonación, que es más melódica y atractiva para su oído.

Realiza repeticiones para estimular el balbuceo en los bebés

Cuando repites sus emisiones o balbuceos, les gusta y, además, resulta beneficioso para ellos, ya que, así, puedes repetirlas, pero corrigiéndoles la forma de articular. También le ayudas a mejorar la nitidez de sus emisiones.

Mamá hablando con su bebé para su desarrollo cognitivo.

Varía los tonos cuando hables

Es conveniente que le hables en distintos tonos, además de suaves y dulces. Esto estimulará su oído y lo ayudará a diferenciar eso tonos diferentes.

Regula la velocidad con la que le hablas

Hay que tener cuidado a la hora de hablar y de hacerlo de manera pausada y más lenta de lo que lo haríamos cuando hablamos con un adulto o niño mayor.

Mantén conversaciones y háblale frecuentemente

Es recomendable que, aunque sean pequeños, les hables y, cuando hacen sonidos vocálicos, les contestes, como si estuvieras conversando con ellos. Esto estimulará más la producción de balbuceos y su interés por imitarte, y dará paso al desarrollo de una intención comunicativa.

Masajea y acaricia su boca

Durante todas las actividades anteriores para estimular el balbuceo, es recomendable poner a los pequeños justo enfrente de ti, no solo para que vean los movimientos de la boca, sino para buscar tu mirada. Mientras les cantas y hablas puedes acariciar su boquita; esto lo estimulará para iniciar movimientos.

La importancia de estimular el balbuceo de los bebés

Como has visto en este artículo, los bebés hacen sus primeras emisiones desde los primeros meses de vida; por eso, es conveniente estimular los balbuceo de los pequeños, para un adecuado desarrollo del habla en las etapas correspondientes.

El lenguaje evoluciona desde unas ligeras emisiones vocálicas en sus primeros meses, hasta empezar con la emisión de las primeras palabras, alrededor de los 12 a los 18 meses, aunque esto puede variar dependiendo de cada niño. ¡Ahora a ponerse manos a la obra y no te olvides de hablarle a tu bebé desde que nace!

  • Casla Soler, M., & Ituero Garcia, B. (2017). ¿Cómo empieza el lenguaje?: Descubrir, explorar y favorecer la comunicación temprana (1.a ed.). EDITORIAL GRAO.