Las primeras palabras del bebé: factores que influyen

Francisco María García · 16 noviembre, 2017
Son varios los factores que influyen en la adquisición del lenguaje por parte de los niños. Las primeras palabras del bebé están relacionadas con su capacidad para identificar sonidos y repetirlos.

Durante el desarrollo del bebé, la madre va haciendo un acompañamiento exhaustivo. Va guiando sus pasos y corrigiéndolo poco a poco, esperando que este pronuncie sus primeras palabras. En esta etapa su cerebro en esta etapa es una esponja que va absorbiendo y procesando todo lo que sucede a su alrededor.

El niño irá relacionándose poco a poco con su núcleo familiar y se irá comunicando a través de la emisión de las primeras palabras. Estas se irán contextualizando y adquiriendo un significado tanto para él como para la madre.

La percepción de sonidos y las primeras palabras del bebé

Sin embargo, desde el vientre materno tienen la capacidad de percibir sonidos. Esto les va a permitir más adelante poder repetir palabras.

Es importante realizar pruebas en casa que permitan identificar la capacidad de los bebés de identificar sonidos y reaccionar ante ellos. Si la madre nota que el bebé se encuentra inmune a los ruidos o sonidos altos es necesario que acuda al especialista. Este será quien pueda evaluar el estado auditivo del niño.

Las primeras palabras del bebé suelen ser las mismas que está acostumbrado a escuchar.

Los objetos del entorno

Es muy común que el bebé empiece a señalar objetos con sus dedos y a balbucear lo que pueden ser indicios de palabras. En ese momento los padres son los que deberán indicarle el nombre de dicho objeto. Al igual que en otros muchos aspectos, para que el bebé adquiera el lenguaje debe existir un proceso de socialización, es decir, el niño debe escuchar constantemente hablar a las personas que lo rodean.

El momento en que el bebé empieza a pronunciar sus primeras palabras no está determinado con exactitud. Algunos niños tienden a empezar a pronunciar palabras de forma más precoz que otros. Además, las niñas lo suelen hacer antes que los niños.

El momento del llanto

Es necesario prestar atención al llanto del niño y a los sonidos que pueda emitir. Esto va a determinar que no existan problemas en las cuerdas vocales o problemas auditivos.

Es bien sabido que el ideal de toda madre es escuchar balbucear a su hijo sus primeras palabras. La mayoría de las veces, lo que hacen es repetir lo que ellas mismas les dicen a diario. Sin embargo, son las mismas reacciones en la cara de los padres lo que hacen que se repitan con frecuencia esas palabras. Los bebés se fijan en las expresiones faciales y tienden a repetir palabras que estimulan gestos.

No hay un estudio preciso que pueda decir cuáles son las primeras palabras del bebé. Ni cuál es el significado real de cada una de estas palabras. Pero lo cierto es que a menudo aprenden a expresarse con las palabras que se usan comúnmente en su hogar. Sobre todo, por sus padres y las personas que los rodean.

Es muy frecuente observar en bebés el uso de palabras que son utilizadas repetidas veces por las personas que trabajan en labores domésticas. Además, palabras que para una familia pueden no significar nada, para otra son claras expresiones de cariño.

Escuchar música relajante ayuda a los niños a desarrollar sus habilidades sociales.

Estimulando el lenguaje del niño

Como vemos, muchas de las primeras palabras del bebé tienen mucha relación con sus gestos. Es fácil comprender esta idea con las palabras “hola” o “adiós”. Estos términos son expresiones de saludo o despedida, y normalmente van acompañados de gestos con la mano. Esta combinación resultar muy fácil de asimilar para el bebé, que está empezando a pronunciar sus primeras palabras.

“Para que el bebé adquiera el lenguaje debe existir un proceso de socialización, es decir, el niño debe escuchar constantemente hablar a las personas que lo rodean”

Existe una relación directa entre la adquisición del bebé de nuevas palabras y su necesidad de comunicarse con quienes le rodean. En muchos estudios aparece claramente el aprendizaje temprano de la palabra “mío”. Sobre todo, en el caso de niños que tienen hermanos conviviendo con ellos.

Una vez que el bebé aprende las primeras palabras, luego evolucionará muy deprisa. Pronto será capaz de repetir más de 50 palabras. Cuando pasa del año y medio, las palabras aisladas van uniéndose y comenzará a formar frases.