¿Qué influye en el desarrollo del lenguaje?

Adrianazul · 22 agosto, 2017

A partir de un estudio realizado tomando en cuenta los factores que influyen en el desarrollo del lenguaje. Judith Johnston, PhD de la University of British Columbia (Canadá) publicó un estudio titulado: ”Factores que afectan el desarrollo del lenguaje”.

En su estudio, la doctora confirma que aprender a hablar es uno de los logros más importantes de la primera infancia.

Por otra parte, Johnston señala que el desarrollo del lenguaje refleja la interacción de factores de (al menos cinco) dominios que son social, perceptivo, procesamiento cognitivo, conceptual y lingüístico.

Además de su aporte, existe un gran número de investigaciones que aseguran que el aprendizaje y desarrollo del lenguaje se ve influenciado por muchos aspectos de la experiencia y capacidad humana.

Por su parte, y de manera concreta, la Asociación Española de Pediatría, asegura que hay cuatro factores que influyen de manera determinante en el desarrollo del lenguaje:

  1. La herencia –genética–
  2. La familia –entorno directo–
  3. El ambiente social –factores externos–
  4. La escolarización

Aspectos que marcan el desarrollo del lenguaje

Los niños aprenden a hablar de manera progresiva. No obstante, hay edades en las que en las que son capaces de lograr ciertos hitos, por ejemplo:

  • Cuando apenas es un bebé es natural que se sobresalte por los ruidos y averigüe de dónde provienen. Esto ocurre por medio de la estimulación auditiva. Entonces, el funcionamiento del oído es un aspecto fundamental para el desarrollo del lenguaje.Un bebé de menos de 9 meses ya balbucea y también ya ha aprendido a decir pa-pá, ma-má y a unir otros sonidosEsos balbuceos aumentan entre los 12 y 15 meses de edad, cuando el bebé ya ha adquirido la capacidad de imitar algunos sonidos y palabras. A esa edad, además es capaz de entender órdenes simples.
El desarrollo del lenguaje debe estimularse.

  • De los 18 a los 24 meses ya tiene un vocabulario que oscila entre las 20 y las 50 palabras.
    Los expertos en pediatría aseguran que un niño de 2 a 3 años de edad ya dice frases de tres a cinco palabras. Y se le entiende bastante bien todo lo que habla.
    A los dos años comienza a combinar palabras y es capaz de señalar partes de su cuerpo y objetos habituales, así como de seguir instrucciones de dos pasos como: Agarra el juguete y dámelo.

A partir de este punto, el bebé ya entiende lo que es estar encima de la mesa y debajo, por ejemplo. También comprende algunos verbos y se puede entender gran parte de su habla.

¿Cuándo hay que preocuparse?

Cada niño se desarrolla a su ritmo, no obstante hay ciertos parámetros que cuidar. Lleva tu hijo menor de 1 año de edad a un especialista si no responde a los sonidos ni vocaliza. También debes hacerlo si no utiliza gestos o señala con el dedo, o no dice adiós a los 12 meses.

Otro aspecto de cuidado es darse cuenta que a los 18 meses prefiere usar gestos que hablar. Puede ser preocupante que el bebé no imite sonidos. Y también si a los 2 años de edad no es capaz de decir palabras o frases, o si tampoco repite sonidos ni utiliza el lenguaje para comunicarse.

Debes consultar a un especialista si a tu hijo de 18 meses tiene dificultad para entender peticiones sencillas.

La Asociación Española de Pediatria (Aeped) recomienda que lleves a tu hijo con un especialista si no puede entender indicaciones sencillas, tiene una voz extraña o si es más difícil entenderle que a otros niños de su edad.

Un problema atendido a tiempo puede ahorrar futuras complicaciones.

Cómo favorecer el desarrollo del lenguaje

El ambiente donde se desarrolla tu hijo es determinante en el desarrollo del lenguaje. Por eso, desde que nace, debe ser estimulado de manera positiva para que aprenda a expresarse correcta y fluidamente.

Es imprescindible dedicarle tiempo al niño para comunicarse con él. Desde que es un bebé puedes leerle cuentos, cantarle canciones y hacerle juegos para que vaya adquiriendo herramientas de lenguaje. También es importante usar un lenguaje correcto, lo cual implica una buena articulación de las palabras y el buen uso del vocabulario.

Hablarle de manera sencilla, directa y lenta, es otra herramienta que ayuda a tu hijo a desarrollar su lenguaje. Eso le ayuda porque podrá imitar lo que escucha.