Cómo desarrollar la adquisición del lenguaje

Amanda · 3 octubre, 2015

Desarrollar la adquisición del lenguaje es una actividad que todos los padres hacemos sin darnos cuenta. Siempre que nuestro hijo sea dueño de las disposiciones requeridas para adquirir el lenguaje, es un proceso paulatino que se da con eficacia. Sin embargo, los resultados serian favorables si supiéramos cómo contribuir a un desarrollo cabal.


El desarrollo del lenguaje o la adquisición de la lengua, se pueden describir de la misma manera. El lenguaje humano en sí, es un proceso que se inicia en el pensamiento y que le da cualidades lingüísticas a la información que llega a este a través de los sentidos.

En consecuencia, un individuo calificado lingüísticamente desde el nacimiento, está en total capacidad de adquirir la lengua materna. Pese a que el lenguaje tiene varios campos de desarrollo, es mediante el habla como los seres humanos podemos comunicarnos verbalmente.

Aprender a comunicarnos utilizando el idioma común en nuestro entorno es un reto que cumplimos desde los primeros años de vida. Sin embargo, el desarrollo de este proceso se extiende por años hasta la pubertad. En este sentido, primero se adquieren los elementos básicos del sistema lingüístico, luego se evoluciona a las cuestiones del significado y más tarde a la pragmática.

shutterstock_170904242

Elementos del Desarrollo del lenguaje

El proceso de desarrollo del lenguaje se puede identificar a través de tres elementos básicos que son la forma, el contenido y el uso. Una vez que los padres podemos reconocer en cuál etapa de la adquisición de la lengua se encuentra nuestro hijo, podemos intervenir en su evolución de manera más consciente.

La forma:

Es uno de los elementos más difíciles de identificar porque es netamente abstracto; sin embargo, se sabe que se obtiene en el periodo comprendido desde el nacimiento hasta los cinco o seis años. De manera que, si tu hijo está en la etapa de internalizar la forma del lenguaje, las recomendaciones apuntan a ayudarlo a reconocer las primeras conexiones gramaticales, sonidos, silabas y palabras.

El contenido:

Este concepto indica que el niño ya ha evolucionado luego de haber aprendido sonidos, relaciones morfológicas y cadenas fónicas. Llegar a esta etapa implica que el niño, ya preadolescente, conoce gran parte del campo semántico de los planteamientos léxicos que han llegado a su consciente. Es decir, que conoce el significado de la mayoría de las palabras que ha descubierto.

madre-enseñando-cuento-a-bebé

El uso:

Este elemento tarda un poco en llegar. Establecer el uso indicado de los sistemas léxicos, implica un conocimiento semántico avanzado.
En consecuencia, con la adquisición de la pragmática, el individuo está capacitado para comprender formaciones no directas, tales como la ironía, el humor o expresiones de doble sentido.
El uso también permite que al niño adecuar la pertinencia de cada expresión que desea formular o aquellas que pasan por su razonamiento.

¿Cómo podemos contribuir a favorecer la adquisición del lenguaje?

Aún cuando se explican por separado, la forma, el contenido y el uso; se desarrollan de manera simultánea en cada periodo. Al respecto, para ayudar al desarrollo de estas etapas no es recomendable que se salte alguna, o que se pase demasiado rápido; pero tampoco se recomienda que se omita información útil para que el niño pueda ir internalizando a medida que crece cognitivamente.

shutterstock_261053711

¿Cómo desarrollar la adquisición del lenguaje?

Hablar al bebé con mucha insistencia y aumentar la comunicación con los años.
Usar un registro adecuado a su conocimiento, no muy fuerte ni muy bajo; alegre y expresivo, el cual incluya sistemas exclamativos e interrogativos.
Incorporar elementos gestuales y asegúranos de que nos miran; esto con el fin de que internalicen las expresiones que hacemos, como las articulaciones verbales. Observar los movimientos de la boca, permiten que sea más sencillo repetir el sonido.
• Cuando el bebé realiza sus primeros sonidos, es importante contestarle, repetir y realizar pequeñas conversaciones.
• Leer un cuento es una buena manera que hacerles llegar las formas y prepararlos para contenido. Esta etapa inicia entre los 10 y 12 meses.
• Aunque no observemos que el niño ha producido alguna palabra, debemos estar claros en que seguro comprenden lo que oyen, siempre y cuando sean expresiones sencillas. Es tiempo de aprovechar para hacerles llegar mensajes e incorporar vocabulario.
• Nunca está de más hacer breves explicaciones de las cosas que el niño ve alrededor. Cuando observamos algún interés en el entorno, los padres podemos nutrirlos con la información correspondiente.
Hacer relaciones con el entorno, escuchar y contestar, mejorar la calidad de nuestro discurso y estar atentos a las correcciones con tacto, se encuentran entre las medidas inmediatas para favorecer que se desarrolle adecuadamente el lenguaje en nuestros niños.