Palabras mágicas: “gracias”, “perdón” y “por favor”

Mervis Romero 1 enero, 2018
El uso de palabras mágicas en la convivencia diaria reduce las tensiones y ayuda a formar adultos serviciales y agradecidos. Guía a los pequeños con buenos modales en cada etapa de su infancia y serán siempre respetuosos.

Las palabras mágicas forman parte de lo que se conoce como buena educación y buenos modales. Por tal razón, enseñárselas a tus hijos los hará pequeños respetuosos y dignos de admiración, ahora y en el futuro. No obstante, esto no es fácil, requiere gran dedicación. Conoce cómo debes incorporar “gracias”, “perdón”, “disculpe”, “permiso” y “por favor” en su vocabulario para disfrutar de su poder.

Importancia de las palabras mágicas en los niños

Sin duda, escuchar unos “buenos días”, “gracias”, “perdón” y un “por favor” de una persona cambia por completo la percepción que se tiene sobre ella. Esto es aún más importantes en niños, ya que aumenta su nivel de socialización y se adaptan de mejor forma al entorno que los rodea.

Estas les permitirán interactuar de forma eficaz con sus semejantes, provocando reacciones positivas y una mejor inclusión al contexto social.

Maneras de enseñar a los niños las palabras mágicas

La mejor forma de enseñar a tus hijos las palabras mágicas es con el ejemplo. Debes incluirlas en tus conversaciones diarias con familiares, amigos, vecinos e incluso con el pequeño mismo. También existen otras técnicas que estimularán el uso frecuente de estas palabras de cortesías:

Enséñales el significado de las palabras

Cuando ya tienen cierta edad, puedes explicarles el significado de los modales, por ejemplo:

  • Gracias: Denota agradecimiento a la generosidad expresada por cualquier persona. Enseñarles a decir esta palabra sencilla los hará niños agradecidos que valoran el esfuerzo de los demás.
  • Por favor: Esta expresión le enseña al niño que las cosas no se obtienen pidiéndolas de forma irrespetuosa. Ayudarlos a reconocer el derecho de otras personas a compartir o hacer lo que desean crea personas educadas.
  • Perdón: Pedir perdón sincero ayuda al niño a reconocer su equivocación y a esforzarse por corregir sus acciones.
  • Buenos días: Saludar a todas las personas indica que todos merecen un trato justo y amable.
Son los padres quienes deben transmitir la importancia de las palabras mágicas a los niños.

Hazlo divertido

Incluir estas palabras mágicas en el vocabulario de los niños no tiene que ser aburrido. Opta por hacer canciones, juegos y narrar cuentos que indiquen la relación entre el uso de buenos modales y su consecuencia positiva. Algunos cuentos empleados para fomentar la cortesía son: El mago cascarrabias, El árbol mágico o Los clavos y el amor.

Estimula los buenos modales con sus amigos

El primer contacto de los pequeños con otros niños es el jardín de infancia. Es allí donde convive con compañeros y maestras. Enséñale a saludar cuando llegue, a pedir los juguetes con la palabra mágica “por favor” y a decir perdón ante una equivocación.

Ten paciencia

Incorporar las palabras mágicas requiere esfuerzo, paciencia, constancia y mucha dedicación. Implica recordarlas frecuentemente y repetirlas hasta que la acción se convierta en hábito. Una buena alternativa es preguntarle: “¿Y la palabra mágica?”. De esta manera, la recordará.

“Escuchar unos “buenos días”, “gracias”, “perdón” y un “por favor” de una persona cambia por completo la percepción que se tiene sobre ella”

Haz sesiones prácticas y establece metas realistas

Enséñale a tu pequeño que cuando usas palabras de cortesía las personas que las reciben se sentirán bien, al igual que él. Practicad cómo saludar a un vecino, cuándo dar las gracias, pedir perdón o disculpas. Esto lo preparará para aceptar el reto.

Dar las gracias es una virtud importantísima en los niños para su educación a futuro.

No fuerces el aprendizaje

Durante este proceso, hay actitudes que no debes adoptar, tales como:

  • No humillar al niño o forzar a que salude si siente vergüenza. El proceso es diferente para cada niño y suele tardar un poco más si se trata de un niño tímido.
  • No negociar con el niño para que sea educado. Él debe aprender a hacerlo sin esperar nada a cambio.
  • No contar a los demás el proceso por el que pasa tu pequeño.

Explícales los efectos positivos de ser cortés

Enséñales a establecer la relación que hay entre sus acciones y las consecuencias que estas generan. Una excelente opción es decirle, por ejemplo,”cómo de contenta se puso la abuela cuando le dijiste gracias o por favor”. Reconocer que lo hace bien lo incentivará a poner en practica lo que le enseñas.

En conclusión, tener hijos educados y respetuosos es posible con mucha dedicación y esfuerzo continuo. Debes elogiarlo cuando lo haga bien, vigilar que las malas compañías no le arrebaten los buenos hábitos y reforzar de forma positiva esos aprendizajes. Estas palabras mágicas con el tiempo se transformarán en oportunidades de vida.

Te puede gustar