8 técnicas para promover el destete a partir de los 2 años

Para promover el destete a partir de los 2 años es necesario contar con tiempo, dedicación y algunas técnicas que lo favorezcan. Así, se podrá lograr un proceso respetado y amoroso. Te contamos cómo hacerlo.
8 técnicas para promover el destete a partir de los 2 años
Leidy Mora Molina

Escrito y verificado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Última actualización: 08 junio, 2022

Algunos niños recurren a un destete natural, que se da de forma progresiva y en el cual el mismo bebé decide por sí solo abandonar la lactancia materna. Aunque este sea el sueño de toda madre, no siempre es así con todos los niños. Por eso, algunas mujeres tienen que recurrir a algunas técnicas para incentivar al destete luego de que el bebé cumple los 2 años.

Ante todo, cuando la madre decide iniciar el destete, lo ideal es lograr que sea respetuoso, es decir, que se tomen en cuenta las necesidades del bebé y que se haga de forma amorosa y progresiva. A continuación, te contamos cómo lograrlo.

Destete dirigido a partir de los 2 años

Entendemos como destete al proceso por medio del cual el bebé deja de tomar leche materna y la sustituye por otras fuentes de alimentación. Este hito puede iniciarse por decisión materna o por decisión del bebé, aunque pasados los 2 años, es probable que sea la madre quien tome las riendas para proceder al destete dirigido.

En este sentido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los bebés se alimenten exclusivamente con leche materna durante los primeros 6 meses de vida y que continúen, como mínimo, hasta dos años de edad amamantando. Aunque al sexto mes inicien la alimentación complementaria, esta no reemplaza a la leche de madre.

Algunos bebés deciden dejar de amamantar antes de los 24 meses, pero en otros casos, el destete puede extenderse entre los 2 y los 7 años. Es por ello que, luego del segundo cumpleaños, muchas madres deciden iniciar el abandono de la lactancia y esto sucede por múltiples razones, como compromisos laborales, cuestiones médicas, presiones sociales, o simplemente, por propia voluntad.

Lo importante es que en el proceso del destete el bebé no sufra y para eso se requiere de tiempo, paciencia y dedicación.

Hablar con el niño y mostrar empatía es fundamental cuando se decide empezar el destete. A los 2 años tu hijo comprende lo que ocurre a su alrededor y por eso es importante expresarle cariño y contarle el por qué de la decisión. 

Ahora bien, para llevar un destete dirigido y respetuoso se debe partir de la premisa “no ofrecer, no negar”. Es decir, no proponerle al niño tomar el pecho, pero no prohibírselo cuando él lo demande.

Lo ideal es que este proceso sea gradual, con una reducción diaria en la duración de las tomas y luego, en la frecuencia. Debes saber que un destete brusco aumenta la resistencia del bebé al cambio y favorece a la aparición de problemas mamarios, como la congestión de los senos y la mastitis.

Algunas técnicas para lograr el destete

Entonces, ¿cómo hacer para promover el destete respetuoso del bebé? Tal como dijimos, paso a paso, con amor y con respeto por las necesidades del niño y también las tuyas.

A continuación, te ofrecemos algunos consejos que te podrán servir de ayuda. ¡Apunta!

mama bebe desnudos concepto de piel cambios puerperio embarazo lactancia
Tu cuerpo y el de tu bebé fueron uno durante mucho tiempo. Y la teta prolongó esta conexión física un poco más. Por eso, antes de iniciar el destete, ponte en sintonía con tu hijo y ayúdalo a decirle adiós a una etapa inolvidable para ambos.

1. Acompaña a tu bebé a afrontar el cambio

Destetar puede ser algo difícil para algunos bebés, pues la teta es un vehículo de amor y un elemento clave para sostener ese vínculo perfecto con la mamá.

Por eso, cuando decidas iniciar el destete, muéstrate atenta a sus necesidades, abrazarlo, acariciarlo y mímalo con frecuencia. Así, tu bebé sentirá que tu apoyo y seguridad van más allá del pecho.

2. Reduce gradualmente la frecuencia de las tomas

Como se comentó anteriormente, lo primero hay que tener en cuenta es que el destete debe hacerse de manera paulatina. Es decir, es necesario reducir las tomas diarias, tanto diurnas como nocturnas, hasta lograr eliminarlas.

Para esto se recomienda limitar primero el tiempo de amamantamiento y luego, la frecuencia de lactadas. ¡Pero no las dos cosas juntas! Prueba con eliminar de a una toma cada dos o tres días, o en todo caso, una vez a la semana.

Lo mejor es comenzar a reducir las tomas del día (especialmente la de mediodía) y luego seguir con las nocturnas. Esto es porque durante el día es más fácil sustituirlas por otros alimentos o distraer al niño con otras actividades.

3. Distrae al bebé con otros estímulos cuando te pida el pecho

Otra técnica necesaria para favorecer el destete es mantener al niño distraído, en especial cuando sabes que te pedirá pecho.

Intenta redirigir la atención de tu bebé hacia otras actividades que le parezcan divertidas en el momento que toque amamantarlo, como cantar, contarle cuentos o bailar. 

Lo ideal es planificar una actividad, un juego divertido o una salida para esos momentos críticos. En este punto, la pareja u otros cuidadores pueden intervenir y hacer más fácil el trabajo.

4. Pon en marcha el “plan padre”

No debes dejar a un lado la importancia de tu pareja en el proceso de destete, pues papá puede dormir al niño, entretenerlo, consentirlo y atenderlo cuando despierte y pida el pecho.

Es recomendable también que el padre le ofrezca leche o agua en los despertares nocturnos para calmarlo, en caso de ser necesario. Si esto no consuela al niño, no debes dejarlo llorar hasta el cansancio y puedes intervenir con el pecho.

Ten en cuenta que quizás ese no sea el momento, pero que con el paso de los días, el bebé se acostumbrará a la presencia de su papá durante las noches. Aunque al principio pueda resultarle algo incómodo a ambos, verás que al final habrá sido un factor clave para lograr el destete nocturno.

5. Deja de colechar por un tiempo

Si duermes en misma cama que tu hijo, una buena opción es cambiar al bebé de lado y dejarlo más cerca del padre. Pasado un tiempo luego del destete, podrás hablar con el niño y proponerle ir a su habitación.

Cabe destacar que el destetar y el cambio de cama no debe realizarse a la misma a la vez, pues esto aumenta el impacto en el niño. De hecho, si el niño se está adaptando a otra modificación en la rutina, como el inicio de la guardería, el control de esfínteres o la llegada de un hermano, es recomendable retrasar el destete por un tiempo.

6. Cuéntale el cuento de la teta cansada

Si hablamos de herramientas para ayudar al destete, una de ellas el cuento de La teta cansada, de Monste Reverte Vicuña, con ilustraciones de Victoria Usova. Esta obra es adecuada para bebés mayores de 18 meses, pues son capaces de entender frases sencillas como las de este cuento.

Se debe leer todas las noches antes de dormir y es importante repetirlo durante varias semanas para que el infante capte el mensaje: que el día es para alimentarse y la noche para dormir.

Puedes descargarlo por internet, así como otras opciones maravillosas, como Tetita, de Diana Oliver o La fiesteta, de Miriam Tirado.

7. Establece nuevas rutinas

Esta técnica es especialmente recomendada, pues además de llevar un orden en sus siestas, juegos y alimentación, establece una guía a la hora de conciliar el sueño nocturno. En especial si deseas retirar las tomas nocturnas con la ayuda de papá.

Implementa una nueva rutina relajante que no incluya a la teta. Por ejemplo, cena, baño, cuento y a dormir.

Papá comunicándose con su bebé gracias al baby signing.
La figura de papá es muy valiosa para que la madre y el bebé atraviesen esta etapa de la mejor manera posible. Pues ambos deben aprender a conectarse de una nueva manera y el padre contribuye favorablemente a este proceso.

8. Ofrécele líquidos u otras comidas

Por suerte, en esta etapa el niño está apto para comer casi todos los alimentos de la dieta. Esto nos permite sustituir las tomas por otras comidas de su agrado, como frutas, yogurt, sopas y verduras durante el día, o un vaso de leche o agua por las noches.

Cuando llega el momento, hay que dejar que el instinto guíe

El destete es una etapa llena de emociones, tanto para la madre como para el bebé. Sin embargo, es un proceso necesario para el desarrollo del niño, así como para la independencia de la madre.

Es importante conocer la opinión y las recomendaciones del pediatra y de la consejera de lactancia, quienes desde su punto de vista profesional podrán guiarte de la mejor en este destete respetado.

Te podría interesar...
Destete nocturno: trucos para enseñar a tu bebé a dormir por las noches
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Destete nocturno: trucos para enseñar a tu bebé a dormir por las noches

Toda mamá se pregunta cuándo es el momento de dejar de dar el pecho a su bebé. Lo que vamos a tratar es de resolver algunas dudas sobre el destete ...