¿Qué tipos de manchas de nacimiento existen?

Mónica Heras Berigüete · 22 diciembre, 2018
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Ramos el 22 diciembre, 2018
Estas son las manchas de nacimiento más comunes que puede presentar tu bebé. En muchos de los casos desaparecen y otras se pueden operar.

Puede que hayas observado que tu bebé presenta alguna mancha en la piel y no sepas muy bien si preocuparte o no. En la mayoría de los casos, son distintos tipos de manchas de nacimiento y por lo general no hay por qué alarmarse, aunque siempre conviene observarlas y consultar con el pediatra puesto que en algún caso, sí que podrían asociarse a distintas enfermedades.

Algunas de estas manchas de nacimiento son hereditarias y otras simplemente se forman debido a anomalías en los vasos sanguíneos o la pigmentación.  Aunque no podemos hacer nada por evitarlas, sí que podemos clasificarlas según la causa de su formación.

Tipos de las manchas de nacimiento

Manchas de nacimiento vasculares

Son aquellas que se forman debido a una mala formación de los vasos sanguíneos, son de color rojo y existen 3 tipos distintos:

  1. Máculas: Son de color rojo y suelen aparecer en los párpados, en la nariz, el labio, el cuello o en la cabeza y se hacen más evidente cuando el bebé hace un esfuerzo. Por norma general desaparecen hacia los 2 años de edad.
  2. Hemangiomas: Son del color de las fresas y pueden ser superficiales o profundos e incluso, en algunas ocasiones presentan un color azulado debido a que afecta los vasos sanguíneos. Crecen muy rápido los primeros meses, pero empiezan a encogerse e incluso desaparecer a los 9 años. Eventualmente pueden dejar una cicatriz y aparecen en cualquier parte del cuerpo.
  3. Vino de oporto: Recibe este nombre porque su color es más oscuro, como el del vino tinto y aunque pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, es frecuente que las veamos en rostro, el cuello, los brazos o las piernas. Suelen engrosarse y a menos que las sometamos a algún tratamiento, no desaparecen por sí solas. Debemos tener cuidado cuando están cerca de algún ojo, puesto que podría dañar la visión.

Manchas de nacimiento pigmentadas

Cuando las células que le dan pigmento a la piel, crecen excesivamente dan lugar a este tipo de manchas y las podemos encontrar en tres formas distintas:

  1. Manchas mongólicas: Suelen ser de color azulado y las encontramos en los glúteos o zona lumbar. Son comunes en personas de ascendencia africana, hispana o asiática y desaparecen alrededor de los 3 años de edad como máximo.
  2. Lunares o nevos: Casi todos tenemos lunares, pero si hemos nacido con ellos se dice que son congénitos. Pueden ser grandes, pequeños, abultados o planos e incluso tener pelo. Tienen una mayor probabilidad de desarrollar melanoma (cáncer de piel) por lo que es aconsejable someterlos a una revisión periódica. Son de color marrón o negro.
  3. Manchas color café con leche: Como su nombre lo indica, son de color marrón claro y las podemos encontrar en cualquier parte del cuerpo. Suelen multiplicarse e ir creciendo a medida que el niño también lo hacen. No representan ningún problema, aunque también conviene observar si se hacen más grandes, puesto que podría estar relacionado a un trastorno genético llamado neurofibromatosis.

¿Debo ir al médico con las manchas de nacimiento?

Ya te decíamos anteriormente cuando conviene observar las manchas de nacimiento, pero además siempre que sangre, duela, pique o se infecte, deberás asistir al médico, limpiar muy bien la zona con agua y jabón y taparla con una gasa.

Ten en cuenta que, aunque suele ser normal, siempre que un lunar cambie de forma, color o textura, es aconsejable acudir a un especialista para que lo evalúe y descartar cualquier tipo de cáncer de piel.

Para algunas de estas manchas de nacimiento el mejor tratamiento es el láser, otras desaparecen por sí solas y los lunares grandes se suelen extirpar con cirugía.

Para las manchas vino de oporto, se utiliza un tratamiento con láser pulsando colorante. Hay que seguir el tratamiento a lo largo del tiempo puesto que suelen volver a aparecer, pero si se inicia a temprana edad, la pigmentación disminuye considerablemente.

Vitoria Mi??ana, I. (2012). Trastornos cut??neos m??s frecuentes del reci??n nacido y del lactante. Dermatitis del pa??al. Pediatria Integral.

CURE Communications Group. (2015). Melanoma.

Instituto Nacional de Cancer. (2011). Lunares comunes, nevos displásicos y el riesgo de melanoma – National Cancer Institute.