El beso de ángel y la picadura de cigüeña: manchas en la piel del bebé

Algunas marcas en la piel de los bebés corresponden a malformaciones de sus vasos sanguíneos, pero no necesariamente es algo grave. ¿Quieres saber más?
El beso de ángel y la picadura de cigüeña: manchas en la piel del bebé
Maria del Carmen Hernandez

Escrito y verificado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez.

Última actualización: 09 julio, 2022

El beso de ángel y la picadura de cigüeña son marcas de nacimiento muy comunes en los recién nacidos. Por lo general, generan ciertas inquietudes en los padres, aunque lo cierto es que no deberían ser motivo de preocupación. A pesar de la estética, no son dañinas ni afectan el desarrollo del recién nacido.

Conoce más sobre ellas a continuación.

¿Qué son las marcas de nacimiento?

Las marcas de nacimiento son decoloraciones o hiperpigmentaciones que aparecen en la piel luego del parto o en el transcurso de las primeras semanas de vida del bebé. En general, son lesiones benignas e inofensivas que no indican una afección subyacente.

Pueden presentarse en cualquier parte del cuerpo y difieren en el tamaño, la forma, la apariencia y el color. Si bien algunas de ellas se desvanecen en su totalidad con el tiempo, otras pueden ser permanentes y agrandarse aún más.

El beso del ángel y la picadura de cigüeña son la consecuencia de algunas malformaciones de los vasos sanguíneos terminales, es decir, los que alcanzan la piel. Estos generan las manchas características en la superficie del tejido cutáneo del recién nacido.



El beso del ángel

El beso del ángel es la marca de nacimiento que se localiza entre los ojos del recién nacido. A diferencia de la picadura de cigüeña, que puede permanecer en la piel, esta se desvanece con cierta rapidez. Incluso, se la nombra de este modo porque en la antigüedad se decía que un ángel se acercaba al pequeño y lo bendecía con un beso en la región de la frente.

En la mayoría de los casos, el beso del ángel no requiere de tratamiento para su manejo o eliminación.

El beso del ángel es la marca que aparece en la frente del bebé, generalmente, entre los ojos. Es una lesión inofensiva y desaparece con el tiempo.

La picadura de la cigüeña

La picadura de cigüeña es un tipo de marca de nacimiento más habitual, y en general, se presenta en los recién nacidos de piel clara. El nombre científico de esta lesión vascular es nevo simple o angioma plano, pero también se la denomina mancha o parche salmón y aparece en más del 80 % de los bebés.

Por su parte, la denominación de picadura de cigüeña proviene de una leyenda popular que relaciona la mancha con el momento en el que el ave lleva al niño en su pico para dárselo a sus padres. Esto es porque en la mayoría de los casos se localiza en la nuca del pequeño.

Esta marca se caracteriza por ser plana y por presentar un color rosa oscuro o pálido. En general, desaparecen con el transcurso del primer o del segundo año.

Las localizaciones más frecuentes de la picadura de cigüeña incluyen las siguientes áreas:

  • Parte inferior de la frente.
  • Puente de la nariz.
  • Párpados superiores.
  • Parte posterior de la cabeza o del cuello.
  • Labio superior.
  • Parte inferior de la espalda.



¿Cómo se tratan el beso de ángel y la picadura de cigüeña?

En general, las picaduras de cigüeña suelen desaparecer en el transcurso del primer año del recién nacido. No obstante, en ocasiones, puede volver a visualizarse ante el llanto intenso, como el de un berrinche, o cuando hace mucho calor.

En algunos casos, pueden convertirse en marcas de nacimiento permanentes que se notan hasta la adultez. Sin embargo, si la picadura de cigüeña se presenta en una locación atípica o si no desaparece durante el primer año, se recomienda consultar con el médico pediatra. Lo mismo si presentan hinchazón, fisuras o algún otro signo o síntoma en la región circundante.

Algunas recomendaciones para poner en práctica ante la aparición de marcas de nacimiento incluyen las siguientes:

  • No preocuparse, ya que son lesiones benignas y tienden a desaparecer durante el desarrollo del bebé.
  • No utilizar remedios caseros, lociones, cremas o ungüentos que no sean indicados por el médico.
  • Consultar con el médico si las marcas en el rostro tienen un tamaño importante o si se mantienen en el transcurso del tiempo para descartar cualquier otro tipo de lesión vascular.
La picadura de cigüeña tiene un color más oscuro que el beso del ángel y suele aparecer en la nuca o el dorso del bebé.

¿Son prevenibles?

No existe evidencia fehaciente que respalde la causa exacta de las marcas de nacimiento en la piel del recién nacido. Por este motivo, no existe forma de prevenirlas.

A pesar de los mitos, los científicos no han podido demostrar una relación causal entre las marcas de nacimiento y la falta de controles o de cuidados de la mamá durante el embarazo.

Las marcas de nacimiento en los recién nacidos y su evolución

El beso del ángel y la picadura de cigüeña son marcas de nacimiento que no son contagiosas ni revisten peligro para quien las padece.

Si bien suelen desaparecer al cabo de un año, en el caso de que permanezcan o adopten un aspecto distinto con el tiempo, se recomienda concurrir a la consulta médica.

Te podría interesar...
La piel del bebé
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
La piel del bebé

La piel del bebé no esté desarrollada por completo. En este sentido, se diferencia en varios aspectos de la de los adultos. Veámoslos aquí.



  • Monteagudo B, Labandeira J, Acevedo A, Cabanillas M, León-Muiños E, Fernández-Prieto R, Toribio J. Mancha salmón: estudio descriptivo [Salmon patch: a descriptive study]. Actas Dermosifiliogr. 2011 Jan;102(1):24-7. Spanish. doi: 10.1016/j.ad.2010.06.019. Epub 2010 Dec 22. PMID: 21315858.
  • Dohil MA, Baugh WP, Eichenfield LF. Vascular and pigmented birthmarks. Pediatr Clin North Am. 2000 Aug;47(4):783-812, v-vi. doi: 10.1016/s0031-3955(05)70240-6. PMID: 10943257.
  • Diociaiuti A, Paolantonio G, Zama M, et al. Marcas de nacimiento vasculares como indicio de anomalías vasculares complejas y sindrómicas. Pediatr delantero . 2021; 9: 730393. Publicado el 7 de octubre de 2021 doi: 10.3389 / fped.2021.730393