Niños que “explotan” al salir del colegio: ¿qué hacer?

10 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López
Muchos niños, cuando salen del colegio, tienen reacciones como rabietas, malos comportamientos, etc. Esto es totalmente normal y se suele dar durante la infancia.

Ya han comenzado las clases en este atípico año escolar y puede que algunos padres hayan observado que dejan a sus hijos contentos en el colegio, pero al recogerlos se comportan de forma rebelde, con rabietas, etc. A continuación, vamos a ver por qué hay niños que “explotan” al salir del colegio y qué podemos hacer.

A estas reacciones se les llama “colapso emocional” y son totalmente normales y frecuentes en la infancia. Debemos tener en cuenta que han cambiado sus rutinas totalmente; han pasado de estar en casa unos meses (este año más que otros por la crisis mundial que estamos viviendo) a volver al colegio y adaptarse a la nueva situación.

¿Por qué hay niños que “explotan” al salir del colegio?

Como ya hemos comentado, la vuelta al cole supone un cambio en las rutinas y hábitos diarios de los pequeños y, aunque veamos a nuestros hijos felices con la vuelta al colegio, es importante que recordemos que todo cambio necesita una adaptación.

Niño abrazando a su padre, uno de los niños que "explotan" al salir del colegio.

A los adultos también nos cuesta volver al trabajo tras las vacaciones de verano, pero nosotros tenemos recursos emocionales para hacer frente a estos cambios; un niño pequeño todavía no.

A lo largo del día los niños van acumulando muchas emociones que, por su inmadurez, no saben expresar. Puede que nos echen de menos, que su profesor no les guste, que se hayan disgustado con un amigo, que no se sientan bien… Manejar todas esas emociones y sentimientos sin su figura de apego puede resultarles muy complicado y abrumador.

Por eso, cuando los niños llegan a casa, donde está su refugio en el que se sienten protegidos y seguros por sus figuras de apego, explotan y dejan de guardar las formas. Todas esas emociones contenidas tienen que salir en algún momento y lo hacen cuando por fin se sienten seguros en su casa.

Esta situación de “explosión” que se da al salir del colegio y llegar a casa se le llama “colapso emocional después del colegio”. Es un proceso normal y que se suele dar con frecuencia en la infancia.

La forma en la que este se presenta puede variar de unos niños a otros. Se puede manifestar como rabietas, incumplimiento de las normas, mutismo (no quiere hablar al llegar a casa, ni contestar nuestras preguntas), regresan a algunos comportamientos más infantiles respecto a su edad, etc.

Niños que “explotan” al salir del colegio: ¿a qué edad se dan estas situaciones?

No hay una edad concreta en la que aparezca este colapso emocional. En general, suele aparecer durante la infancia, ya que todavía no tienen la suficiente maduración emocional. Alrededor de los 2-3 años puede aparecer con más frecuencia debido al inicio de la etapa de Educación Infantil, lo que supone numerosos cambios en las rutinas de los niños.

En este sentido, a medida que crecen y va madurando y controlando sus emociones, estas conductas acabarán desapareciendo.

Niños que “explotan” al salir del colegio: ¿qué podemos hacer los padres?

Cuando se dan estas situaciones, es totalmente normal que los padres nos sintamos desconcertados y no sepamos qué hacer, pues no sabemos qué puede pasarle o si hemos dicho o hecho algo que haya provocado esa reacción en nuestro hijo. Ante estas situaciones, podemos tener en cuenta las siguientes estrategias.

Acompañarlo en sus emociones y sentimientos

Es importante que dejemos a nuestro hijo expresar lo que siente de la mejor forma que pueda, pero siempre tenemos que demostrarle que estamos a su lado y que lo entendemos.

Puede que un niño se encuentre cansado por madrugar y que otro niño que ha estado tan contenido en clase, al salir, se desmadre y necesite correr, saltar… Los padres tenemos que averiguar qué es lo que le ha causado esa situación y buscar la solución más adecuada.

Niño desafiante porque "explota" al salir del colegio.

Comprenderle para poder conectar con él o ella

No debemos caer en la situación de “a ver quién puede más” con nuestro hijo. Tenemos que saber que esta situación no es culpa nuestra, sino que es un tema de maduración del niño.

Cuando son pequeños, no son capaces de verbalizar lo que sienten o lo que les pasa, por eso es importante que hablemos con ellos y nos pongamos a su altura para que entiendan que los comprendemos. Esto será indispensable para ayudarlos a superar estos momentos difíciles.

Utilizar los cuentos como recurso para averiguar qué le está ocurriendo

Un cuento puede ser siempre un buen recurso para averiguar qué le puede pasar a nuestro hijo e iniciar una conversación con él sobre eso. Los cuentos son fantásticas herramientas para que los niños se identifiquen con sus protagonistas y entiendan mejor sus emociones. A veces, incluso pueden ayudarles a sacar las emociones y encontrar maneras de afrontarlas si vuelven a presentarse.

Buscar soluciones personalizadas para nuestro hijo

Una vez que sepamos cuál es la causa y la emoción predominante en nuestro hijo, los padres tenemos que buscar soluciones que lo ayuden a manejar mejor la situación.

Puede que hacer deporte les venga bien a algunos niños para que les ayude a liberar energía. Por ello, podría ser conveniente apuntarlo a alguna clase extraescolar con la que disfrute, practicar yoga, hacer ejercicios de relajación, etc. Cada uno deberá encontrar la que mejor se adapte a su hijo.

En definitiva, hay muchos niños que “explotan” al salir del colegio, pues las emociones contenidas en el cole hacen que se liberen al llegar a casa. Estas estrategias pueden ayudarte a controlar mejor la situación.

No nos olvidemos que adaptarse a las nuevas rutinas requiere un tiempo y esto es totalmente normal. Aun así, si el comportamiento de tu hijo empeora, es importante que consultes con el pediatra o con un terapeuta infantil para encontrar una solución.

Recuerda que, mientras tanto, la paciencia, la comprensión, el amor y el acompañamiento serán unas estrategias fundamentales para que tu pequeño se sienta mejor.

  • Cassà, È. L. (2005). La educación emocional en la educación infantil. Revista interuniversitaria de Formación del Profesorado, 19(3), 153-167.
  • GARCÍA, M. D. M. V., & EDUCATIVA, I. (2009). El desarrollo emocional de los niños. Innovación y Experiencias Educativas, 15.
  • IBARROLA, B. (2011). Cómo educar las emociones de nuestros hijos. Trabajo.