Los niños con necesidades especiales y su inclusión en la escuela

Carlos Lara · 11 febrero, 2018
A continuación te contamos todo lo que necesitas saber acerca de los niños con necesidades especiales y su inclusión en la escuela. Descubrirás que hay mucho que tú puedes hacer desde casa.

La inclusión de los niños con necesidades especiales en la escuela no es un tema tabú. A pesar de que durante muchos años sí resultó muy difícil abordar el tema, incluso en países del primer mundo, hoy en día ya no es necesario.

 

En la actualidad debemos apostar, más que nunca, por procurar aprovechar el potencial de todos los niños para que puedan ser seres humanos íntegros el día de mañana.

Para ello, quienes realmente deben entender que una dificultad no supone un impedimento de por vida, son los padres. Sí, hay que ser realistas con las dificultades de los niños, pero no por eso debemos dejarnos llevar por el pesimismo o el fatalismo.

Los niños con necesidades especiales necesitan que sus padres sepan ver más allá del problema y que tengan una actitud proactiva que les permita una  inclusión escolar satisfactoria, sobre todo en sus primeros años de vida.

”Adelante, siempre adelante. Dios proveerá”
Carmen Sallés

Los niños con necesidades especiales

Los niños con necesidades especiales son aquellos que requieren el apoyo y el cuidado de un adulto para poder llevar a cabo diversas actividades.

Esto no implica que tengan una discapacidad intelectual. Las necesidades especiales abarcan diversos aspectos. Especialmente si subyace un ambiente de marginalización.

En función de las necesidades, la intervención será en mayor o menor medida. Independientemente de esto, lo que realmente los niños necesitan es dedicación y constancia para que puedan lograr su aprendizaje, tanto dentro como fuera del aula de clases.

Los niños con necesidades especiales.

Las dificultades más comunes:

Por otra parte, los niños con alto coeficiente intelectual requieren también de cierta ayuda a la hora de adaptarse al entorno escolar. Especialmente para evitar la disincronía educativa, ya que esta puede conllevar a un bajo rendimiento académico y desmotivación.

Recordemos que los niños con un alto coeficiente intelectual pueden sentir que las tareas son demasiado repetitivas o tediosas, con lo cual se reduce su interés tanto por los estudios como por sus compañeros de clases.

¿Por qué es importante hablar de sus necesidades en la escuela?

Es muy importante hablar acerca de los niños con necesidades especiales en la escuela para evitar malentendidos, castigos y otros problemas derivados de ello.

Además es muy importante elaborar un plan cooperativo que incluya a los familiares (o tutores), profesores y personal administrativo de la institución escolar.

De esta manera se propiciará un ambiente mucho más proactivo a la hora de buscar soluciones para las dificultades y, por ende, habrá mejor comunicación.

Al contrario de lo que se pueda pensar, hablar sobre los niños con necesidades especiales en la institución no implica que los exponemos a las críticas y a las burlas.

Asimismo se deben identificar las necesidades de forma asertiva así como monitorear el progreso de las estrategias aplicadas y la calidad de las herramientas, ya que lo importante es asegurarse de que los niños logren sus metas.

Los niños con necesidades especiales.

Los planes no deben ser estáticos. De hecho deben ser lo suficientemente flexibles para que puedan adaptarse al niño y satisfacer sus necesidades.

Fortalecer su autoestima y evitar la condescendencia

Los padres sobreprotectores que limitan las relaciones sociales de sus hijos y crean un ambiente de ignorancia y misterio a su alrededor no benefician a sus hijo ni a corto ni a largo plazo.

Por otra parte, los profesores demasiado permisivos y condescendientes con los niños con necesidades especiales no les ayudan a aprender realmente. Su permisividad puede crear un ambiente de falsedad a su alrededor que no los fortalece ni los educa realmente.

Ninguno de los agentes que rodean a un niño con necesidades especiales suele ser mal intencionado. Sin embargo, sin quererlo, su impacto en la educación del niño sí puede ser altamente perjudicial.

Los padres que sí reconocen las discapacidades de sus hijos, pero que no saben ver más allá de las mismas, no aportan nada positivo a sus hijos.

No se dan cuenta de que sí tienen un potencial que va más allá de sus dificultades, y que con un poco de ayuda, sí pueden lograr su máximo desarrollo emocional, social y, por supuesto, académico

Entonces, el hecho de reconocer las fortalezas de nuestros hijos, así como brindarles apoyo para que puedan tener cierta independencia día a día, mejorará su confianza y habilidades interpersonales. 

La inclusión de los niños con necesidades especiales en la escuela debe carecer de lástima desde el hogar. Por ello es importante informarse acerca de las modalidades de estudio que ofrecen las instituciones y cuáles son las herramientas que nos permitirán velar mejor por ellos.