La historia para niños: beneficios de aprenderla

Diego · 19 noviembre, 2017
“La historia es la novela de los hechos, y la novela es la historia de los sentimientos” –Claude Adrien Helvétius (1715-1771).

La historia se relaciona con un conjunto de acontecimientos vividos por una persona o por una comunidad social; por lo que la historia para niños resulta esencial para la formación académica de los mismos.

¿Qué es la historia? 

La historia se puede definir como la disciplina que expone y estudia profundamente el tiempo pasado con relación a los hechos ocurridos en la antigüedad, los cuales constituyen el desarrollo de la humanidad desde su comienzo hasta la época presente  O según un autor famoso:

De lo anterior se desprende que resulta esencial enseñar historia para niños, ya que la misma está profundamente ligada con los sentimientos y acciones de los individuos a través de los años. Ahora bien, ¿cómo se puede hacer que la historia resulte más atractiva para los niños? ¿Y qué beneficios obtienen los mismos al aprender historia?

Cómo enseñar historia para niños

Los niños tienden a pensar que estudiar historia es aburrido y monótono. Sin embargo, todo es cuestión de enfocar la historia de una manera divertida, interactiva y amena con el objeto de que despierte el interés entre los más pequeños de la casa. Tomando esto en cuenta, a continuación se darán algunas sugerencias al momento de enseñar historia para niños:

  1. Se recomienda utilizar una pizarra para marcar una línea de tiempo a través de la cual se nombren diferentes sucesos que describan el tiempo y su duración.
  2. Se puede comenzar dando al niño un dato interesante que haga referencia a un hecho que ya conozca sobre algún suceso, esto con el propósito de captar la atención del mismo.
  3. Presentar información novedosa acerca del tema que se piensa tratar. Se puede trabajar con un material de lectura en el que el niño pueda reflexionar; material que puede utilizarse para poner a prueba el conocimiento que el niño ya adquirido sobre algún suceso.
La historia para niños.

Proyectar películas sobre un tema histórico

Se puede proyectar películas sobre algún tema histórico que se piensa tratar. Esto crea un clima idóneo con respecto al contexto social en el que se desarrollaron los acontecimientos. Cabe señalar que el uso de películas graba en el niño imágenes ideales o detalles que lo ayudan en la comprensión del marco en que se produjeron diversos hechos históricos.

Contar la historia como si se tratara de un cuento. Para esto hay que saber lo que se quiere transmitir, es decir, lo que se quiere aportar para que el niño entienda y asimile algún suceso histórico. Utilizar imágenes o diapositivas. En este caso, no se debe abusar del texto.

Desarrollar la capacidad de investigación del niño y utilizar preguntas

Realizar actividades diferentes cada 15 días. Se puede pedir al niño que realice una presentación sobre un determinado tema o suceso histórico; Esto desarrollará la capacidad de investigación del mismo.

Utilizar preguntas. Con esto se puede saber qué tanto sabe el niño sobre un tema o suceso histórico y qué necesita saber. Además, desarrollan en el mismo su pensamiento crítico y sus habilidades para el análisis de la información.

Utilizar resúmenes

Realizar resúmenes. Los padres pueden realizar el resumen para que el niño se lo aprenda. Con esto, el mismo se grabará los puntos sobresalientes de un suceso y se eliminará el material innecesario. Explicar las consecuencias de las acciones humanas descritas en un suceso histórico. De esta manera, el niño podrá diferenciar bien entre causas y consecuencias al analizar problemas históricos.

De seguro, con estas sugerencias se puede hacer que la historia para niños sea más atractiva e interesante. Sin embargo, ¿qué beneficios obtienen los niños al aprender historia?

Beneficios de la historia para niños 

Una de las primeras preguntas que muchos se hacen es: ¿por qué es importante estudiar historia?, en vista de que no le ven el sentido estudiar dicha asignatura. Sin embargo, los beneficios son innumerables. A continuación, se mencionarán algunos beneficios de la historia para niños:

Enseñar historia a los niños les ayuda a cultivar aprecio por sus raíces y por lo que sucedió antes de que nacieran. Les da información con respecto a los sacrificios que hicieron las generaciones anteriores, hecho que influye directamente en el disfrute del estilo de vida actual.

Ayuda a los niños entender las características y la personalidad de los individuos que vivieron antes de nosotros; lo que les permite comprender el por qué tomaron algunas decisiones que repercutieron en la sociedad actual.

Compresión de las causas y consecuencias de ciertos sucesos

Los ayuda a entender la evolución de las ideas. De esta manera, pueden comprender las consecuencias de las ideologías y formas de pensar acerca de la política; la vida y el mundo actuales.

La historia para niños comporta numerosos beneficios para su desarrollo intelectual.

La historia les ayuda a comprender que son parte de la gran corriente de la historia humana, por lo que forman parte de un proceso que se inició hace miles de años y continúa hasta la actualidad. También les ayuda a aprender de los errores que se cometieron en el pasado, aleccionándolos sobre lo que se debe y no se debe hacer en el futuro.

La historia para niños se relaciona profundamente con la geografía

Resulta inevitable estudiar los acontecimientos pasados de una sociedad junto con el lugar en donde se desenvolvieron los mismos. Por ello, enseñar historia para niños los relaciona directamente con la geografía de diversas naciones, incluyendo la de su país natal.

Les ayuda a comprender el por qué diversas naciones tuvieron economías mas prósperas que otras; en vista del ambiente geográfico en donde se establecieron.

Y estos son sólo algunos de los beneficios que pueden obtener los niños al aprender historia. Ciertamente, el comportamiento humano puede ser impredecible en diversas ocasiones. Sin embargo, una mejor comprensión a través del estudio de la historia puede proporcionar información muy valiosa para futuras generaciones.

Por estas y por otras razones; se puede llegar a la conclusión de que el conocimiento histórico resulta indispensable para preparar a los jóvenes y niños a vivir en la sociedad actual, ya que proporciona un conocimiento general acerca del desarrollo de los seres humanos y del mundo que los rodea.