Cómo estimular el ingenio en niños

Diego · 19 noviembre, 2017
“No basta tener buen ingenio; lo principal es aplicarlo bien” –René Descartes (1596-1650).

El ingenio se relaciona con la imaginación a la hora de resolver problemas de la vida cotidiana. Es por ello que resulta esencial estimular el ingenio en niños. Pero, ¿cómo se puede hacer esto? Y ¿qué beneficios se obtienen?.

Ingenio ¿Qué es?

El ingenio se puede definir como la capacidad que una persona posee a la hora inventar o imaginar cosas que, combinado con los conocimientos y los medios que dispone, le permiten a la misma resolver un problema. En realidad, este concepto se relaciona con lo que mencionó un filósofo famoso:

La imaginación o ingenio es una capacidad que los padres pueden desarrollar en sus hijos desde que están pequeños. Esto se puede realizar planteando situaciones que les parezcan intrigantes a los más pequeños de la casa. Y sobre todo, dejando que los niños aprendan a resolverlos.

Importancia de desarrollar el ingenio en los niños

Se sabe que en la etapa comprendida entre la niñez y la adolescencia se deja atrás la libertad creativa que caracteriza a los niños y, en ciertas ocasiones, dicha habilidad desaparece o disminuye. Esto se da en vista de que en la pre adolescencia se producen transformaciones que pueden afectar la toma de decisiones y, por ende, la formación ingeniosa de un ser.

Es por ello que resulta esencial estimular el ingenio en niños lo más pronto posible, con el objeto de que continúen siendo ingeniosos una vez terminen la etapa de la adolescencia.

Estimular el ingenio en niños proporciona tranquilidad y felicidad

Los niños, generalmente, creen en cosas que no se pueden ver, lo que los lleva a pensar en lo que quieren ser en un futuro. Así pueden ponerse metas de mayor envergadura, pero también de mayor satisfacción. Todo esto proporciona felicidad y tranquilidad.

Además de lo anterior, los niños se encuentran en constante crecimiento, por lo que resulta fundamental que estimulen la parte emocional con el objeto de que sean en un futuro personas integrales que sepan adaptarse a diferentes ambientes. Pero esto solo se da si se contribuye con el desarrollo de la imaginación cuanto antes.

Maneras de estimular el ingenio en niños

No permitir que los niños jueguen con demasiados juguetes

¿Por qué razón? Según un experimento que realizaron 2 trabajadores de salud pública en Alemania, en una escuela infantil se eliminaron todos los juguetes por 3 meses. Aunque al principio hubo aburrimiento entre los niños, al poco tiempo empezaron a inventar juegos.

De este hecho se desprende que con la escasez se agudiza el ingenio. Por ello, mientras los niños jueguen con menos cosas, resulta más beneficioso para ellos, ya que aprenden a ser más creativos.

Leer cuentos y realizar dibujos

Una de las actividades que se pueden realizar para estimular el ingenio en niños es que se lea de forma constante diversos cuentos. Esto hecho lleva a los niños a un mundo diferente lleno de ideas y emociones.

Otra actividad consiste en realizar dibujos. Esto les permite a los niños expresarse con relación a lo que han visto en el ambiente que les rodea o desearían ver. Cabe señalar que no hay que burlarse de los dibujos, ya que esto frena su capacidad creativa.

Poesía para niños.

Estimular el ingenio en niños implica emplear elementos a su alrededor y música

Otra manera de estimular la capacidad imaginativa de los niños es utilizar elementos u objetos al alrededor con el propósito de darles un uso diferente al acostumbrado. De esta forma, los niños se imaginan dando uso a los mismos objetos de otra manera. El empleo de música resulta esencial, ya que los ayuda a imaginar o a viajar a ambientes diferentes.

Empleo de obras de teatro y creación de historias

Las obras de teatro también fomentan el ingenio en los niños, ya que les permite ver vívidamente en escena a los personajes que han leído con regularidad en diversas historias. Cuando se le pide a un niño que cree una historia, esto le da rienda suelta a su imaginación. El propósito es que los niños a medida que avancen en la creación de la historia sean capaces de darle trama a la misma y creen personajes y sucesos.

Empleo de la investigación e imitación de personajes

Utilizar la investigación ayuda a los niños a trabajar su imaginación, ya que los ayuda a entender algún suceso. Por otro lado, emplear la imitación de personajes los ayuda a imaginarse conversando con sus animales favoritos e interactuando con ellos.

Establecer debates y realizar pinturas

Al establecer debates los niños pueden expresar sus ideas, lo que les da rienda suelta su ingenio al momento de responder.  Llevarlos a pintar en diferentes lugares también desarrolla su ingenio. Además, aprenden a estar en contacto con la naturaleza.

En realidad, estimular la imaginación en los niños no es complicado, ya que es una característica esencial de la etapa infantil.

El juego sensopático nos acerca mucho más que la tecnología

Beneficios de estimular el ingenio en los niños

¿Qué beneficios se pueden derivar de estimular el ingenio en niños? He aquí algunos de ellos:

  1. Contribuye a la motivación primaria con relación al proceso de aprendizaje y el proceso de enseñanza.
  2. Promueve el razonamiento lógico-matemático, lo que facilita la resolución de ejercicios.
  3. Genera auto preparación y disciplina.

Estimula el autoanálisis al resolver problemas y favorece la autoestima

  1. Motiva al niño a aprender de los errores, es decir, al buscar una solución toma en cuenta errores del pasado para no cometerlos.
  2. Favorece el desarrollo de la autoestima.
  3. Contribuye al desarrollo de una mentalidad perseverante, ganadora y paciente a la hora de buscar soluciones.
  4. Ayuda a relacionar la matemática con sucesos de la vida cotidiana.

Ayuda al desarrollo de una mejor interacción con otros niños

  1. Empleando el ingenio en concursos o campeonatos, esto ayuda a los niños a desarrollar sentimientos y valores al interactuar con otros.
  2. Al trabajar en equipo, los niños a los que se les estimula el ingenio son capaces de colaborar más y, por ende, establecen mejores relaciones personales.
  3. Adquieren el sentido de autodominio a la hora de resolver problemas.