Logo image
Logo image

Mi hijo no come dulces y tiene caries: ¿por qué?

4 minutos
¿Tu hijo no come dulces, pero tiene caries? Descubre por qué se desarrolla esta enfermedad en los más pequeños.
Mi hijo no come dulces y tiene caries: ¿por qué?
Última actualización: 15 diciembre, 2022

Muchos padres se preguntan por qué su hijo tiene caries si no come dulces. Sin embargo, aunque el consumo de azúcar es uno de los factores que favorece la aparición de la enfermedad, no es el único. Sigue leyendo para conocer los motivos y cómo evitarlos.

La caries es una enfermedad multifactorial que provoca la pérdida de los tejidos duros de los dientes. La desmineralización dentaria surge por la acción de los ácidos que producen las bacterias de la boca al fermentar los azúcares de la dieta. Conoce más a continuación.

¿Por qué se producen las caries en los niños?

La aparición de las caries en la boca de los pequeños puede obedecer a una combinación de varias situaciones. Hay cuatro factores principales que intervienen en el desarrollo de la enfermedad. Veamos con detenimiento cada una de estas situaciones que, sumadas, pueden llevar a la aparición de las caries en tu hijo.

1. Bacterias

Las bacterias son uno de los factores condicionantes para la aparición de las caries en la boca de los niños. Pero, para que estos gérmenes estén presentes en el medio bucal, primero han tenido que colonizarlo.

Los menores suelen adquirir las bacterias de sus padres o cuidadores. Algunas prácticas habituales, pero nocivas, como soplar o probar la comida del bebé, compartir los utensilios, limpiar los chupetes con saliva o dar besos en la boca, favorecen el contagio temprano. Además, si alguno de los progenitores tiene caries activas, el riesgo de transmisión de gérmenes es mayor. Por eso, para cuidar la salud bucal de sus hijos, es importante que los adultos mantengan también su boca sana.

Uno de los motivos por los que tu hijo puede tener caries es el descuido de la higiene oral. La misma ha de comenzar desde antes de que aparezcan los dientes. Así, se deben limpiar las encías del bebé con una gasa húmeda o con un dedil de silicona. Luego, al aparecer la primera pieza dentaria, se debe empezar a usar el cepillo dental.

Some figure
Las comidas pegajosas permanecen más tiempo en contacto con los dientes y aumentan la disponibilidad para las bacterias. La bollería, las pasas y las patatas son algunos ejemplos.

2. Dieta

No solo las golosinas son las responsables de la aparición de caries. Las bacterias de la boca metabolizan carbohidratos fermentables, por lo que cualquier tipo de azúcar puede dar origen a la enfermedad. En la actualidad, la mayoría de los productos envasados contienen azúcares ocultos que sirven de sustrato a los gérmenes orales.

Por ejemplo, las galletas, los zumos, las salsas envasadas, los yogures, la bollería y las patatas fritas poseen azúcares que solemos pasar por alto. Incluso, el pan y las pastas son hidratos de carbono que las bacterias metabolizan. Por el contrario, los comestibles duros, como las manzanas o las zanahorias, ayudan a arrastrar y a limpiar la dentadura.

La frecuencia de la ingesta de alimentos también es importante. En este sentido, es importante evitar los picoteos a cada momento y respetar los horarios de las comidas. Por último, con respecto a la hidratación, siempre la mejor opción es dar a los niños agua natural, ya que las bebidas carbonatadas y los zumos de frutas contienen azúcar y favorecen la acidez del medio bucal.

3. Condiciones del huésped

No todos los niños tienen la misma susceptibilidad para desarrollar caries, sino que hay ciertos factores individuales que aumentan el riesgo de enfermedad:

  • Esmalte poco resistente o hipoplásico.
  • pH oral ácido: algunos niños poseen un pH salival más bajo y eso facilita la pérdida de minerales de los dientes.
  • Anatomía dentaria: algunos niños tienen piezas con surcos o fosas muy profundas y difíciles de limpiar. En estos accidentes anatómicos se suelen acumular restos de comida y bacterias.
  • Saliva: algunos pequeños, por condiciones biológicas, por enfermedades sistémicas o por el uso de medicamentos, producen menos saliva o un fluido muy espeso. Esto evita su acción protectora y de limpieza.
  • Predisposición genética.
Some figure
La higiene bucal es clave. Si limpiamos la boca de los pequeños luego de cada comida, menos chances habrá de que queden restos de alimentos atrapados y que permanezcan las bacterias que hacen daño.

4. Tiempo

Para que las bacterias metabolicen los azúcares de la dieta y produzcan los ácidos que destruyen los dientes, necesitan cierto tiempo. Las caries no suceden de un momento a otro, sino que es un proceso. Así, cuanto más tiempo pase entre cepillado y cepillado, más riesgo de desarrollar la enfermedad habrá.

Es clave evitar las caries en tu hijo que no come dulces

Si tu hijo es un niño que no come dulces, puede desarrollar caries de todos modos. Como has visto, hay varios factores que pueden favorecer la aparición de la enfermedad. Evitar las chucherías es un gran paso para prevenir, pero no el único. Además, deberás cuidar el resto de la alimentación, reducir los ultraprocesados, vigilar las consistencias y controlar los picoteos. Por otro lado, deberás ocuparte de la higiene oral de tu pequeño para remover la placa bacteriana.

Por último, es importante visitar al odontopediatra antes del primer cumpleaños de tu hijo y, luego, cada seis meses. Con perseverancia y el apoyo del profesional, podrás mantener la boca de tu pequeño libre de caries.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • Aulestia Jácome, A. N. (2022). Factores de riesgo de infectividad bucal en pacientes pediátricos. Revisión de la literatura.
  • Amaral, T. R., Falcón, D. I. H., Unzaga, A. L., & Cortés, P. M. (2018). Bioquímica de la caries. Revista mexicana de estomatología5(1), 6-7.
  • Suarez, M. R. G. (2019). La caries dental en relación con el pH salival, dieta e higiene dental. Orbis Tertius-UPAL3(5), 73-82.
  • CORREA, Y. E. M., ARIAS, C. M. R., PICO, B. A. V., & OSEOINTEGRACION, P. D. P. Y. RELACIÓN ENTRE LA AMELOGENINA Y PREDISPOSICIÓN GENETICA A LA CARIES DENTAL: MONOGRAFÍA.
  • Campusano Villamar, Y. A. (2022). Factores genéticos asociados al desarrollo de caries dental (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología).
  • Contreras, C. M., D'Aquino, E. H., & Muñoz, P. (2022, October). Relación entre consumo de azúcar y caries temprana de la infancia en preescolares. Revisión sistemática. In XXI Congreso Latinoamericano de Odontopediatría (Vol. 12, No. Suplemento).
  • Zambrano Hidalgo, M. J. (2021). Caries de la infancia temprana: prevención y tratamientos: Revisión sistemática.

Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.