¿A qué edad salen las muelas?

Te contamos a qué edad salen las muelas, para que puedas anticiparte a este momento tan importante del desarrollo bucodental de los pequeños.
¿A qué edad salen las muelas?
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa el 19 septiembre, 2021.

Última actualización: 19 septiembre, 2021

La erupción de las piezas dentarias tiene un ritmo y un orden propio. Es decir, que varia entre una persona y otra. No obstante, existen edades aproximadas para estimar cuando salen las muelas, las cuales reflejan lo que le sucede a la mayoría de los niños.

Estar atentos a estos acontecimientos tan importantes para la boca resulta muy beneficioso para garantizar su salud. Al saber de antemano a qué se enfrentan, los padres se ocupan mucho mejor del cuidado de las nuevas piezas dentarias.

La erupción de las muelas de leche

Los dientes de leche comienzan a salir entre los 6 y los 8 meses del bebé. En algunos casos puede comenzar antes o después, pues como ya dijimos, esto depende del ritmo de crecimiento de cada niño.

En general, los primeros dientes que aparecen son los incisivos centrales inferiores y luego, los incisivos superiores y los laterales de ambas arcadas.

Una vez que los pequeños tienen estas 8 piezas en sus bocas, suele producirse un período de descanso de 4 a 6 meses. Finalizado este lapso, inician la fase de erupción las muelas y los colmillos.

Aproximadamente, este fenómeno ocurre alrededor de los 12 a 18 meses de edad y el primero en salir es el primer molar (superior e inferior). El segundo molar de ambas arcadas suele aparecer cerca de los 2 años y los caninos erupcionan entre los 15 y los 24 meses.

En general, la mayoría de los infantes cuenta con sus 20 dientes de leche para su tercer cumpleaños.

bebe diente leche denticion primaria muela incisivo premolar canino

¿A qué edad salen las muelas permanentes?

Los dientes de leche permanecen en la boca del niño hasta los 5 o 6 años. En este momento, comienza la etapa del recambio dental y son reemplazados por sus sucedáneos permanentes.

El orden del recambio suele mantener el mismo patrón de la aparición: empieza con los incisivos y continúa con el resto de las piezas. De esta manera, las muelas de leche caen alrededor de los 10 a 12 años y son reemplazadas por los primeros y segundos premolares definitivos.

Pero la erupción de las muelas permanentes no requiere de la caída de las transitorias, ya que se ubican por detrás de la última pieza de leche. Esto ocurre alrededor de los 6 años (para el primer molar) y de los 12 años (para el segundo).

Las últimas muelas en aparecer son las cordales o muelas de juicio. Su erupción ocurre entre los 18 y 21 años de edad, aunque en muchas personas nunca aparecen.

La importancia del primer molar permanente

El primer molar permanente es uno de los elementos dentarios más importantes de la boca, ya que su correcto desarrollo favorece a la adecuada oclusión. Cuando las piezas dentarias superiores se relacionan de forma apropiada con las inferiores, la boca puede cumplir sus funciones correctamente.

Muchas veces, la erupción de esta muela suele pasar desapercibida, ya que en general no hay molestias como ocurre en los bebés. Y al no requerir la caída de ningún diente para salir, aparece de manera silenciosa.

Debido a esto y a su ubicación en el fondo de la arcada dentaria, el primer molar no recibe la atención que merece y es bastante frecuente que su higiene no sea la adecuada. En consecuencia, las caries aparecen muy seguido y esto favorece al deterioro temprano de una pieza que nos acompañará de por vida.

El cuidado de las muelas

Los molares son las piezas dentarias encargadas de machacar, triturar y masticar los alimentos. Por este motivo, tienen un gran tamaño y una superficie irregular, con fisuras, puntos y arrugas.

Las características anatómicas de las muelas y su ubicación hacen que su higiene resulte mucho más difícil que con los dientes. En consecuencia, se acumula la placa bacteriana que predispone a la aparición de caries.

El cepillado de dientes es una forma muy eficaz para prevenir este problema de salud bucal. Debe realizarse desde la aparición de los primeros elementos dentarios, con un cepillo de cerdas suaves y pasta dental fluorada en las cantidades adecuadas. Además, debe complementarse con el hilo dental, al menos una vez al día.

Los adultos deben realizar el cepillado de sus niños hasta que ellos mismos lo puedan hacer bien, lo que ocurre alrededor de los 6 a 8 años. Luego, deben continuar con la supervisión de esta labor.

El cuidado de la dieta también es un punto muy importante para la salud bucal del pequeño. Limitar el consumo de azúcar y alimentos ultraprocesados repercute de manera positiva en la cavidad oral.

Finalmente, las visitas al odontopediatra son igual de importantes y deben comenzar en el primer año de vida. Durante las mismas, el profesional asesora a los padres sobre los cuidados de la boca de los pequeños, según su edad y sus necesidades particulares. Además, puede detectar a tiempo cualquier problema y tratarlo antes de que este se complique.

Para el cuidado de los molares permanentes, el dentista puede utilizar selladores de fosas y fisuras o realizar tratamiento tópicos con flúor. Todas estas son medidas preventivas, que mejoran las características naturales de estos elementos y reducen el riesgo de caries.

Niño usando hilo dental.

Es importante mantenerse atento a la edad en la que salen las muelas

Conocer el momento estimado de aparición de estas pizas permite a las familias prepararse para ofrecer los cuidarlos adecuados. Tener muelas sanas ayuda a que la boca de los niños se desarrolle sin problemas.

Con un acompañamiento responsable, lograrás que tus pequeños tengan una sonrisa bonita y sana.

Te podría interesar...
Salud bucal infantil: cada edad necesita un cuidado específico
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Salud bucal infantil: cada edad necesita un cuidado específico

Ocuparse de la salud bucal infantil según cada edad permite atender las necesidades especiales de cada momento. Te contamos cómo hacerlo.



  • Magela, R. E., Leslie Imara, D. A. G., Brismayda, G. G., Maiyelín, L. R., & Gladia, T. M. (2015, July). CARACTERÍSTICAS DE LA ERUPCIÓN DENTARIA Y FACTORES QUE INFLUYEN EN EL ORDEN Y CRONOLOGIA. In Congreso Internacional de Estomatología 2015.
  • Salvatore, L. A., Abal, A. A., Castelli, P. E., Pérez Novoa, M. J., & Obiols, C. I. (2018). Primer molar permanente. La llave para una boca sana. In VI Jornadas de Extensión del Mercosur (UNICEN, Tandil, 24 al 27 de abril de 2018).
  • Ayala Pérez, Y., Carralero Zaldívar, L. D. L. C., & Leyva Ayala, B. D. R. (2018). La erupción dentaria y sus factores influyentes. Correo Científico Médico, 22(4), 681-694.
  • Dopico, M., & Castro, C. (2015). Importancia del primer molar permanente y consecuencias clínicas de su pérdida en edades tempranas del desarrollo. Acta odontológica Venez, 45(2), 23-37.
  • Manrique, T. O. O., Castillo, H. A. M., & de Neira, J. B. M. Z. (2013). Secuencia de erupción dentaria de caninos y premolares inferiores en una muestra de niños peruanos. Odontología Sanmarquina, 16(1), 13-16.
  • De la Tejera Chillón, A., Gómez, I. P., Barrera, G. B., Quinzán, Y. S., & Junco, A. R. (2017). Cronología y secuencia de erupción de los primeros molares permanentes. Medisan, 21(01), 12-18.
  • Alzate-García, F. D. L., Serrano-Vargas, L., Cortes-López, L., Torres, E. A., & Rodríguez, M. J. (2016). Cronología y secuencia de erupción en el primer periodo transicional. Ces Odontología, 29(1), 57-69.
  • Mártir Ventura, W. L., Mejía Llanes, Á. J., & Ramírez Guerrero, O. E. (2010). Tipos de secuencia y rangos cronológicos de erupción dentaria de caninos permanentes y premolares en pacientes atendidos en las clínicas de la Facultad de Odontología de la Universidad de El Salvador.
  • Rojas Alcocer, I. L. (2020). Conocimiento, actitudes y prácticas sobre la importancia del primer molar permanente en padres de niños entre 6 a 12 años atendidos en la Clínica del Niño y Madre Gestante de la Universidad Inca Garcilaso de la Vega en el año 2019-I.
  • Serafín, D. M., & Herrera, A. G. (2011). Cronología y variabilidad de la erupción dentaria. MediCiego, 17(4).