¿Cuándo se terminan los derechos parentales?

8 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
La patria potestad es la figura jurídica que regula la relación entre padres e hijos. En la práctica, los derechos parentales se manifiestan de diferentes formas. Aquí te contamos un poco más sobre la cuestión.

La relación entre padres e hijos está regida, desde el punto de vista legal, por una serie de derechos y obligaciones. La patria potestad recoge la mayoría de estos derechos parentales. Sin embargo, existen otros aspectos como la custodia, la herencia, la pensión de alimentos, la representación legal, etc…

Todos tenemos más o menos claro que, cuando los hijos cumplen la mayoría de edad, la patria potestad se termina. Pero ¿qué ocurre con los otros derechos y deberes de los padres? ¿Hasta cuándo están vigentes? A continuación, analizamos algunos elementos para saber cuándo se terminan los derechos parentales.

Deberes parentales

Uno de los principales deberes que tienen los padres con sus hijos es la obligación de estar con ellos, de cuidarlos, protegerlos, alimentarlos, educarlos y favorecer su desarrollo integral. Esto incluye también el ofrecerles asistencia médica, vestimenta y velar por ellos en toda situación. Los padres también deben representar legamente a sus hijos y administrar sus bienes.

Estas obligaciones son innegociables y empiezan cuando nos convertimos en padres. Sin embargo, a pesar de que en la actualidad se habla mucho de los derechos de los hijos, es importante recordar que los padres también tienen derechos sobre ellos.Padre intentando ejercer sus derechos parentales con su hija adolescente.

Derechos parentales

Este tema se vuelve especialmente evidente en la etapa de la adolescencia. Durante ese periodo, la mayoría de adolescentes suele distanciarse de sus padres y buscar refugio en grupos de amigos. Y esto puede generar preocupación. Puede ocurrir que los padres sospechen de que sus hijos están en problemas.

Al ser responsables del cuidado y protección de los menores, los progenitores tienen derecho a utilizar estrategias para conocer su vida privada con la finalidad de saber qué está pasando y poder intervenir. Esto está legalmente justificado.

Siempre pensando en el interés superior del menor, los derechos parentales también incluyen la elección del tipo de educación que se les da a los hijos. Esto incluye establecer normas e imponer castigos, siempre que no involucren violencia física ni verbal.

¿Cuándo se termina la patria potestad?

La patria potestad abarca todo este conjunto de derechos y obligaciones que la ley otorga a los progenitores sobre las personas y bienes de sus hijos menores de edad no emancipados.

En principio, la patria potestad es ejercida por los dos padres, de común acuerdo. Esto es así tanto cuando los progenitores viven juntos como cuando están separados o divorciados (otra cosa es la custodia).

Esta situación, con todos los derechos y deberes que implica para los padres, termina legalmente cuando el hijo llega a la mayoría de edad. Puede también terminarse antes en caso de la emancipación del menor.

Sin embargo, los padres siguen teniendo muchas obligaciones con sus hijos después de esa edad (y no tantos derechos…). En la práctica, la obligación de los padres de prestar alimentos, cuidado y protección a los hijos termina cuando estos alcanzan su independencia económica.

Y esta obligación es amparada también por la ley. Esto quiere decir que un hijo mayor de edad que vive aún con sus padres y no tiene independencia económica puede reclamar judicialmente si sus padres ya no quieren mantenerlo.Padre intentando hablar con su hijo adolescente sobre sus derechos.

Los derechos parentales cuando los hijos cumplen 18 años

Al cumplir los 18 años, muchos jóvenes exigen a sus padres tener más libertad. Quieren tener menos límites impuestos, llegar a la hora que quieren e informar menos a sus padres sobre lo que van a hacer. También es probable que pidan fumar en casa o beber alcohol, y que quieran tener menos responsabilidades en las tareas domésticas.

Sin embargo, los padres también tienen derecho a ceder o no a esas exigencias. Mientras los hijos dependan y vivan con ellos, pueden seguir poniendo las reglas. Y, si estiman que algo no es correcto o beneficioso para su hijo, no están obligados a ceder solo porque ya tenga 18 años. Lo ideal es siempre llegar a acuerdos a través de la negociación, fruto del diálogo en familia.

Los padres deben ser conscientes de que sus hijos están creciendo y convirtiéndose en adultos. Es necesario que tengan cada vez más autonomía y, para ello, la tendencia debe ser a darles cada vez más libertades. Pero estas no tienen que ser necesariamente las que ellos piden, sino las que los padres estimen convenientes.