¿Cómo se produce la leche materna?

La leche materna es el mejor alimento para el bebé durante sus primeros meses de vida. Su mecanismo de fabricación es complejo y te lo explicamos aquí.
¿Cómo se produce la leche materna?
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 23 mayo, 2022

Cuando el embarazo llega a su fin, suceden grandes milagros naturales. Por un lado, el mismísimo nacimiento del bebé y por el otro, el instintivo encuentro entre tu hijo y el alimento que tu propio organismo produce: la leche materna.

No es casual que una maquinaria tan perfecta como el cuerpo humano pueda garantizar un fenómeno vital como la lactancia. Pero para lograrlo, numerosos procesos tuvieron que ponerse en marcha mucho tiempo antes de la primera prendida.

Hoy te vamos a contar todo lo que debes saber al respecto, para que entiendas por qué la naturaleza es tan sabia y también, para que puedas elegir con criterio el mejor método de alimentación de tu pequeño. ¡No te lo pierdas!

Conoce el mecanismo por el cual tu cuerpo produce leche materna

Como hemos anticipado, la preparación del organismo para la lactancia (o lactogénesis) inicia mucho tiempo antes de la primera lactada. De hecho, ya desde la quinta semana de gestación tus senos comienzan a modificar su estructura lentamente.

Los importantes cambios que se originan en el interior de los pechos no son apreciables a simple vista. El desarrollo de la placenta pone en marcha la liberación de algunas hormonas, como la progesterona y los estrógenos, que sirven de estimulación para todo el organismo de la futura madre.

Alrededor de la semana 16 del embarazo, parte de la grasa mamaria es reemplazada por un tejido glandular, que es aquél especializado en fabricar la leche. Dicho tejido se compone de elementos productores (llamados alvéolos) y de conductos liberadores (llamados conductos lactíferos).

La capacidad de producir leche no tiene relación alguna con el tamaño de los senos o de los pezones. Estas dimensiones vienen condicionadas por factores hereditarios y se determinan según la cantidad de células adiposas (grasa) que la madre tenga. De hecho, en el embarazo, y sobre todo durante la lactancia, las mamas se agrandan a expensas del tejido glandular.

Nadie mejor que una madre sabe cuándo conviene destetar a su hijo.
Tu cuerpo ha comenzado a fabricar la leche materna mucho antes de lo que crees. Y tu hijo será quien logre perpetuar la producción.

La leche materna se origina en unas células específicas, ubicadas en las paredes de los alveolos, las cuales toman el azúcar, las grasas y las proteínas de la sangre para fabricar este alimento natural.

Una vez producida la leche, esta fluye mediante los conductos lactíferos y se reserva en unas estructuras situadas detrás de la areola, que la zona pigmentada que rodea al pezón. Una red de músculos que rodea a este sistema canalicular ayuda a vaciar las estructuras productoras para generar más leche.

¿A partir de qué momento se produce la leche materna?

Los expertos aseguran que los cambios mamarios de la lactogénesis inician en las primeras semanas del embarazo. Pero, estrictamente, las modificaciones de la estructura glandular comienzan en el segundo trimestre de la gestación. De esta forma, es posible dar el pecho al bebé aunque nazca de forma prematura.

Fases de lactogénesis

  1. Primera fase: inicia entre el cuarto y quinto mes de embarazo y consiste en un aumento del tenor hormonal para favorecer a la producción del calostro y a la generación de una pequeña reserva láctea en los senos. No obstante, la producción estará momentáneamente pausada por la progesterona hasta el nacimiento.
  2. Segunda fase: luego del nacimiento del niño se expulsa la placenta y este fenómeno constituye un estímulo clave para la lactancia. Con el descenso abrupto de la progesterona, la glándula queda liberada para fabricar mayor cantidad de leche. A partir de aquí, la lactogénesis es regulada por dos hormonas fundamentales, la prolactina (que favorece a la producción) y la oxitocina (que favorece al vaciado de la glándula).
  3. Tercera fase: a partir del noveno día de vida del bebé, la lactogénesis empieza a adecuarse a su demanda. Este mecanismo perdurará hasta el destete y estará determinado por el estado de vaciamiento de las mamas. El factor inhibidor de la lactancia estimulará o retrasará la producción según el consumo del niño, por un mecanismo de retroalimentación.

De los dos a los cuatro días siguientes al parto la producción de leche materna aumenta considerablemente. Esto generará un mayor flujo se sangre a las glándulas y los senos estarán más firmes y se sentirá una mayor plenitud.

Los muebles de la habitación del bebé deben adaptarse a las necesidades de los padres
Cuando se ofrece el pecho con frecuencia, al cabo de unas semanas, la sensación de turgencia y molestia se atenúa.

La importancia del calostro en los primeros días de vida del bebé

En las primeras horas de la lactancia, el bebé tiene a su disposición el calostro. Se trata de una sustancia pastosa con bajo contenido graso y alto en proteína, que constituye una excelente fuente de alimento inicial. 

No solo es una leche de alta densidad nutricional, sino que además le confiere al neonato defensas y otras sustancias bioactivas fundamentales en el proceso de adaptación a la vida extrauterina.

Hay madres que ya sienten la segregación del calostro durante últimas semanas del embarazo e incluso, a algunas se les produce ya en el segundo trimestre de gestación. No obstante, cuando el bebé succiona el pezón por primera vez, la glándula pituitaria de la madre se estimula y libera grandes cantidades de oxitocina y prolactina que mantienen el abastecimiento lácteo.

La leche materna, un alimento completo

El resultado de todos los procesos comentados es la secreción de la leche materna, un alimento que ha demostrado ser completo y muy beneficioso para el niño pequeño. Su consumo reduce el riesgo de desarrollar patologías complejas y ayuda a conformar la microbiota del bebé.

Ten presente que tu cuerpo ha puesto en marcha una maquinaria perfecta, capaz de suministrar el alimento más adecuado para tu hijo y que se adapta a cada etapa de su crecimiento. Si tienes dudas o problemas con tu lactancia, no dudes en consultar con una asesora, pues ella sabrá indicarte la mejor maneja de sobrellevar las crisis fisiológicas de este proceso maravilloso.

Te podría interesar...
El hecho de no producir suficiente leche para el bebé, no es razón para destetarlo
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
El hecho de no producir suficiente leche para el bebé, no es razón para destetarlo

La leche materna es el alimento más perfecto que existe para tu bebé. Pero eso no implica que la lactancia sea cosa sencilla.