¿Se puede tomar bicarbonato en el embarazo?

Te vamos a contar si es seguro consumir bicarbonato durante el embarazo para combatir los ardores y las molestias digestivas.
¿Se puede tomar bicarbonato en el embarazo?
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 19 agosto, 2022

El ardor de estómago es un síntoma habitual y muy molesto entre las gestantes, sobre todo a partir del segundo trimestre. Y una duda que aparece en muchas mujeres que lo sufren es si es seguro tomar bicarbonato en el embarazo.

Se trata de uno de los principales remedios naturales para solucionar esta dolencia en la población en general. Su ingesta consigue neutralizar los ácidos y generar una sensación de alivio considerable.

Pero durante la gestación hay que tener claro la necesidad de limitar la ingesta de ciertas sustancias por los riesgos potenciales para la salud del bebé. Si bien algunos de estos elementos son atóxicos para la madre, pueden impactar sobre el desarrollo fetal.

Por eso, antes de incorporar cualquier medicamento a la pauta, es fundamental consultarlo con el médico.

¿Para qué se usa el bicarbonato?

El bicarbonato de sodio es un compuesto sólido cristalino de color blanco, soluble en agua con un ligero sabor alcalino, parecido al carbonato de sodio. Este se encuentra como un mineral más en la naturaleza o se puede producir de forma industrial.

Sus posibles usos son muy variados, por ejemplo como aditivo leudante en algunas preparaciones de repostería. A nivel casero también se utiliza como un remedio natural para algunas dolencias leves.

Al actuar como un antiácido ayuda a calmar malestares digestivos como la acidez y la indigestión ácida y sirve como alcalinizante de la orina. Asimismo, como remedio casero tiene algunas utilidades en como producto de limpieza y cosmético: reducción del sudor o eliminación de malos olores.

Durante el embarazo se suele usar para combatir la acidez estomacal, los ardores y el reflujo gastro esofágico. Esta molestia es frecuente a partir del segundo trimestre debido a los cambios hormonales, la presión que ejerce el útero sobre el estómago y las digestiones más lentas.

embarazada con sensacion urente en esofago dolor retroesternal reflujo

El bicarbonato en el embarazo

El uso del bicarbonato de sodio en el embarazo puede tener efectos positivos pero también algunos negativos. Respecto a los primeros, existen evidencias que sugieren que el consumo de bicarbonato podría inducir el parto por vía natural, cuando este es ingerido durante el propio trabajo de parto.

También hay que destacar que podría ser utilizado durante el parto para aliviar el dolor, como coadyuvante de la anestesia. Así lo evidencia una investigación publicada en Anesthesia and Analgesia.

Sin embargo, la mayoría de expertos afirman que no se debe usar el bicarbonato durante el periodo de gestación, ya que no se conocen con precisión los efectos sobre el feto.

En concreto la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) asegura que no existen ensayos con animales ni humanos que avalen su seguridad. Se desconoce si el uso de bicarbonato de sodio en el embarazo puede afectar el feto o la capacidad reproductiva de la madre.

En este sentido, estos recomiendan alternativas más seguras para hacer frente al ardor, como cambios en los hábitos dietarios o el uso de fármacos que hayan demostrado inocuidad en este contexto.

Entre los efectos secundarios más destacables del bicarbonato se encuentran los siguientes:

  • El bicarbonato contiene sodio en su composición lo que puede conllevar un aumento de la retención de líquidos y generar hinchazón en piernas, pies o manos.
  • La presencia de sodio y el aumento de la retención de líquidos también pueden desencadenar un aumento de la presión sanguínea en la madre. Esta condición puede desencadenar a su vez un mayor riesgo de preeclampsia, desprendimiento de placenta o parto prematuro (entre otros).
  • Gases y retortijones o un aumento de la sensación de sed.
  • Interacciones con medicamentos.
  • El bicarbonato podría incrementar el riesgo de sufrir alcalosis metabólica en la mamá, además de los posibles efectos teratogénicos sobre el bebé.

Antes de incluir este compuesto en la dieta lo mejor es consultarlo con el obstetra. El médico es capaz de evaluar la conveniencia y la seguridad de su uso, así como establecer el esquema y la dosis adecuada.

Otras opciones más allá del bicarbonato

Como hemos comentado, la acidez y el ardor de estómago pueden ser afecciones comunes durante el embarazo. Para obtener un alivio de estas sin recurrir al bicarbonato, existen algunas recomendaciones basadas en ciertos cambios en el estilo de vida y la dieta.

Según el Colegio Americano de Gastroenterología estas son las pautas a tener en cuenta:

  • Evitar comer en horas tardías en la noche o justo antes de acostarse ya que el contenido del estómago puede subir hacia el esófago con más facilidad. Es preferible dejar pasar entre 2 y 3 horas.
  • Hacer comidas pequeñas y más a menudo. Llenar mucho el estómago dificulta la digestión y puede provocar reflujo y acidez.
  • Tampoco se debe consumir comida muy caliente o muy fría, ya que esto podría estimular la secreción ácida del estómago.
  • Reducir o eliminar aquellos alimentos con más propensión a causar acidez como los cítricos, el chocolate, los picantes o los alimentos muy grasos. Es muy útil observar la tolerancia personal a ciertos productos y retirarlos de la dieta durante la gestación.
  • Disminuir el volumen de los platos, aumentar la frecuencia de la alimentación y evitar las comidas copiosas.
  • Usar ropa holgada ya que todas las prendas que aprietan la cintura aumentan la presión en el estómago y empeoran la situación.
  • Puede ser de utilidad levantar la cabecera de la cama unos centímetros.

 

Mujer comiendo de manera saludable durante el embarazo.

La mayoría de embarazadas con problemas digestivos leves mejoran con la aplicación de estas medidas. Si este no es el caso, consulta con el equipo médico para encontrar una alternativa y poder aliviar los síntomas sin repercutir en la salud del feto.

Existen algunos medicamentos antiácidos que se han mostrado seguros durante el embarazo. No obstante consulta siempre con el equipo médico antes de tomar cualquier medicamento o remedio casero por cuenta propia. 

Existen dudas acerca del uso del bicarbonato en el embarazo

Como has podido comprobar, existe cierta controversia respecto al uso del bicarbonato en el embarazo.

Si bien tiene aplicaciones más allá del control de la acidez, no se ha podido evidenciar su inocuidad en el feto a partir de su administración. No obstante, muchos expertos desaconsejan su uso durante este periodo para evitar cualquier tipo de riesgo.

En cualquier caso, siempre es preferible optar primero por una modificación de los hábitos de vida y consultar con el médico si estas medidas resultan insuficientes.

Ten en cuenta que evitar los tóxicos, las bebidas con gas, los zumos y los alimentos industriales durante la gestación mejorará el malestar digestivo.

Te podría interesar...
11 especias prohibidas en el embarazo
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
11 especias prohibidas en el embarazo

Existen una serie de especias prohibidas en el embarazo, ya que su consumo puede generar abortos y otros problemas.



  • American College of Gastroenterology. Tips to ease the heartburn of pregnancy. Diciembre 20o7.
  • Clinica Mayo. Presión arterial alta y embarazo: data clave. Octubre 2020.
  • Eva Wiberg-Itzel, Susan Wray & Helena Åkerud (2018) A randomized controlled trial of a new treatment for labor dystocia, The Journal of Maternal-Fetal & Neonatal Medicine, 31:17, 2237-2244, DOI: 10.1080/14767058.2017.1339268.
  • Food and Drug Administration. Temporary importation on 8,4 % sodium bicarbonate injection to address drug shortage issues. Junio 2019.
  • Higuera-de-la-Tijera F. (2018). Efficacy of omeprazole/sodium bicarbonate treatment in gastroesophageal reflux disease: a systematic review. Eficacia del tratamiento con omeprazol y bicarbonato de sodio en la enfermedad por reflujo gastroesofágico: revisión sistemática. Medwave18 (2), e7179. https://doi.org/10.5867/medwave.2018.02.7179.
  • Mahadevan U. (2007). Gastrointestinal medications in pregnancy. Best practice & research. Clinical gastroenterology21 (5), 849–877. https://doi.org/10.1016/j.bpg.2007.06.002.
  • Sharawi, N., Bansal, P., Williams, M., Spencer, H., & Mhyre, J. M. (2021). Comparison of Chloroprocaine Versus Lidocaine With Epinephrine, Sodium Bicarbonate, and Fentanyl for Epidural Extension Anesthesia in Elective Cesarean Delivery: A Randomized, Triple-Blind, Noninferiority Study. Anesthesia and analgesia132 (3), 666–675. https://doi.org/10.1213/ANE.0000000000005141.