Tu bebé puede comprender el significado del NO

Amanda 10 mayo, 2016

Tu bebé aunque parezca muy pequeño, es capaz de comprender el significado del no, sobre todo cuando hemos sido nosotros mismos quienes se lo enseñamos. Antes de que el niño llegue a su primer año de vida, puede comprender muchas cosas e incluso recién nacido es capaz de distinguir la lengua materna y sus principales sonidos, entre estos el NO.

Saber que nuestro pequeño puede comprender el significado de esta palabra, nos permite usarla de manera apropiada, pues nos advierte que es preferible utilizarla con prudencia y solo cuando es absolutamente necesaria. En este sentido, aunque no estemos seguros de si el bebé comprende las prohibiciones, es importante darle mejor uso a estas.

Por otro lado, sin llegar a preguntarnos sobre el efecto que el NO esté produciendo en nuestro hijo, acostumbramos a poner limitaciones en cosas en realidad simples. Por esta razón, el niño se va adaptando a este sonido y comienza a relacionarlo con algo que se le niega por alguna causa.

La utilidad de esta información la deciden los padres, pero además podría ser un motivo de reflexión si acaso sentimos que hemos abusado del término. Según estudios, se puede asegurar que a los quince meses, la mayoría de los bebés comprende el significado del NO; otro 50% es capaz de comprenderlo a los ocho meses de edad.

No obstante, pese a que los resultados no hablan de que un recién nacido comprenda la negación, es sabido que cognitivamente es capaz de relacionar gran parte de los sonidos que componen el habla de su madre. Dicho esto, podemos comenzar a incorporar de manera clara muchos de los términos que nos interesa que el bebé aprenda, entre estos el NO.

¿Cómo enseñarle el significado del NO?

El principal uso que debe tener esta palabra en la educación de los niños es el de impedir que este se vea implicado en situaciones de riesgo, aun sin saber si nos entiende. Por ejemplo, acostumbramos a decirle que no se lleve las manos a la boca o que no nos tire del cabello, pero por lo general no le damos una explicación o complementamos con alguna acción.

0ec64973c2621501610eb75265f50ffc

Para que el significado de esta palabra sea comprendido con mayor precisión, es recomendable que se haga con firmeza, directamente hacia el bebé y lo suficientemente claro como para que distinga el sonido. Es importante que no lo usemos de manera indiscriminada, solo cuando queremos evitar que algo malo suceda.

Un mejor efecto se produce si lo miramos directamente, evitamos alterarnos y usamos frases cortas. El acompañamiento de la palabra con una acción que indique lo que queremos prohibirle, también permite una mejor comprensión; siempre y cuando sea un movimiento sencillo y suave.

Pese a que el bebé pueda comprender el NO antes de que pueda notarse; es importante que no perdamos la paciencia. Recordemos que el efecto de nuestra acción no será inmediato, pues es necesaria una repetición constante y consciente.

¿Es importante que el bebé comprenda el significado del NO?

Algunos especialistas afirman que debemos evitar en gran medida decirles que no a los niños, en parte porque es una palabra represiva y capaz de causar frustración. Sin embargo, las sanas prohibiciones son fundamentales para establecer límites, educar a los niños y cuidarlos; por eso aunque con prudencia, siempre es conveniente decir un NO a tiempo.

Del mismo modo, conseguir que antes de los doce meses, el pequeño comprenda el significado de esta palabra puede ser una gran ventaja, pues se acerca el momento en el cual comienza a caminar y se vuelve un tanto más independiente. En este particular, es preciso el “no” tanto para la seguridad del niño, como la de los adultos a su cargo.

c74a2a9a15afaab07d94bfbe6c454368

Otro factor a convenir, es que el empleo de esta palabra esté establecido a nivel familiar, de manera que signifique lo mismo para todos. De manera que, la educación familiar se encuentre fundamentada en las mismas condiciones para todos los miembros; esto con el propósito de que el sentido de la prohibición comience a calar.

Más que decir no a todo, es recomendable establecer normas basadas en el NO; como indicar que no se deben tocar los enchufes, no se muerde, no se ensucian las paredes y otras reglas generales de convivencia. Recordemos que siempre es preferible educarlos que castigarlos y en todo caso, primero es considerable el uso de la recompensa.

Te puede gustar