Aparición de linfedema en el embarazo

Amanda · 3 abril, 2017

Un linfedema es una enfermedad que se manifiesta por la acumulación de líquidos en cualquier parte del cuerpo. Puede aparecer en diferentes circunstancias, es una enfermedad crónica, pero en el embarazo es poco común.

Pese a que la inflamación de las piernas es bastante frecuente durante la gestación, este tipo de acumulación es anormal en esta etapa. Sin embargo, sus síntomas pueden ser confundidos con la típica hinchazón de las piernas.

La inflamación causada por la acumulación de líquido linfático, se debe particularmente a la obstrucción de los ganglios linfáticos por causa de un aumento en el flujo.

El líquido linfático  tiene como función el transporte de agentes bacterianos, contaminantes y material de desecho hacia el exterior de la piel. Al respecto, se tiene entendido que este proceso pertenece al sistema inmunológico.

Lo normal es que este líquido poco saludable circule y sea transportado al exterior, pero cuando aumenta el flujo, puede generarse una acumulación en alguna extremidad.

En tal sentido, podemos reconocer que no se trata de una inflamación común cuando la acumulación se produce en una sola extremidad. Por ejemplo, cuando el depósito se produce en una sola pierna o brazo, poniendo en evidencia una desproporción de ambas.

Síntomas de linfedema

Durante el embarazo es normal que suframos la inflamación continua de nuestras extremidades, especialmente las piernas. Sin embargo, en el caso del linfedema, la principal señal es que no se inflaman de una forma pareja. Otras señales de esta enfermedad son.

  • Dolor agudo y continuo en la zona afectada
  • Constante presión en la piel
  • Dificultad para flexionar o mover la extremidad
  • Infecciones recurrentes en la piel expuesta a la enfermedad
  • Es más frecuente en la pierna izquierda
  • Puede aparecer tras una cirugía
  • Ha sido descubierto en pacientes con cáncer de mama
  • Las mujeres son más propensas a padecerlo
  • Puede ser hereditario (una de cada seis mil personas nace con linfedema primario)

¿Por qué se produce el linfedema?

Se desconoce la causa precisa de la aparición de un linfedema, se cree que se produce en personas que nacen con las vías linfáticas obstruidas. Se considera un linfedema primario cuando existe una predisposición en ciertas personas, algo que fomenta su desarrollo en cualquier etapa de su vida.

Debido a que es más frecuente en las mujeres, principalmente menarquicas o embarazadas, algunos especialistas consideran una causa hormonal. No obstante, el linfedema secundario aparece como producto de alguna cirugía o enfermedad como el cáncer.

Un caso conocido es el de la modelo Sarah Buller, quien lo experimentó a los tres meses de su segundo embarazo.

Por su parte, también es relacionado con el edema, que produce igualmente una acumulación de líquido y es más común en el embarazo. Sin embargo, el linfedema se diferencia del edema, porque su causa es la obstrucción de las vías linfáticas como consecuencia de anormalidad congénita. Este problema linfático afecta de manera crónica a las personas que lo padecen y puede ocasionar daño psicológico.

 ¿Cuál es el tratamiento para el linfedema?

Lastimosamente el linfedema no tiene cura, en el caso de linfedema primario, las personas nacen con una predisposición a la obstrucción.

Por su parte, el linfedema secundario, no tiende a desaparecer después de superada la causa de su aparición. En la actualidad existen algunas técnicas quirúrgicas para mejorar los síntomas, sin embargo, no hay tratamiento para eliminarlo.

Sarah Buller, la modelo afectada por el linfedema en el embarazo, sufrió una fuerte depresión después de su enfermedad. Por lo tanto, decidió compartir su experiencia, para que otros pacientes se unieran a su causa y mejoraran su situación emocional. Ella, además, se sometió a un procedimiento medico que vía quirúrgica le permitió trasplantar sus ganglios linfáticos.

El procedimiento al cual se sometió Sarah, es un en día uno de los tratamientos más efectivos para aliviar los síntomas del linfedema. Sin embargo, la técnica no consigue revertir la enfermedad en su totalidad, pero puede emparejar el tamaño de las extremidades hasta un 70%.

El trasplante se realiza dentro de su mismo cuerpo, es decir, los ganglios linfáticos de otra zona son trasladados al área afectada. La evolución de la enfermedad de Sarah, puede ser observada a través de su cuenta de Instagram @lymphosaurus_rex.