11 consejos para mostrar autoridad desde el amor

11 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López
Es importante que los padres guiemos a nuestros hijos y los eduquemos mostrando autoridad, pero siempre desde el cariño y la paciencia. Los niños necesitan límites y normas para ser felices.

Al igual que los barcos necesitan un capitán que los dirija, los niños necesitan a sus padres para guiarlos con autoridad desde el amor. Lo importante es que los pequeños sepan que sus padres son quienes llevan el timón; si no lo hacemos con autoridad, ellos intentarán coger el mando y la cosa se acabará complicando.

Por tanto, los padres debemos educar con normas y límites, pero también tenemos que hacerlo con cariño y amor; esto será clave para una educación completa. A todos los padres nos preocupa hacerlo bien con nuestros hijos y una de las cosas que tenemos que tener en cuenta es educar desde el amor.

Educar con autoridad desde el amor, la mejor fórmula para una buena educación

Si los padres tardamos en darnos cuenta de que estamos perdiendo la dirección de nuestro hijo, puede que sea más complicado redirigirlos, pero no imposible. Lo mejor es ejercer autoridad desde el amor a nuestros hijos y tener mucha voluntad y paciencia. Esta sería la clave para establecer una buena educación.

Madre con su hija aprendiendo a mostrar autoridad desde el amor.

Si un niño crece sin límites ni normas, se sentirá inseguro y con baja autoestima, y esto le puede hacer comportarse de manera inadecuada y provocar un daño hacia otras personas y hacia sí mismo. Si educamos a nuestros hijos bajo unas bases firmes, consecuentes y desde el cariño, les dará la seguridad suficiente para darse cuenta de sus capacidades, fortalezas y debilidades.

Ganar confianza en nosotros mismos puede ayudarnos a establecer un plan de acción para educar a nuestros hijos con mucho amor, pero con autoridad. Así pues, a continuación, vamos a ver algunos consejos a seguir para hacerlo. ¡No te los pierdas!

Consejos para educar con autoridad desde el amor a nuestros hijos

Si educamos desde el amor, pero con autoridad, estaremos guiando a nuestros hijos hacia la felicidad. Y si todavía no lo estamos haciendo así, no tenemos que preocuparnos: mañana es un buen día para comenzar a hacerlo. Lo importante es esforzarnos para conseguir una buena educación para ellos. Vamos a ver algunos consejos para mostrar autoridad desde el amor.

Tener confianza en que podemos hacerlo

Confiar en que lo haremos bien y hablar a nuestros hijos con frases firmes y seguras mejorará mucho la forma de educarlos. Si decidimos que queremos guiar a nuestros pequeños siendo firmes, no debemos dudar; tenemos que seguir adelante y, ante los problemas, no dudar, sino buscar soluciones.

Si todavía no hemos empezado a ser firmes, elaboraremos un plan para ello

¿Qué aspectos de nuestros hijos nos gustaría cambiar? Buscar distintas alternativas para ofrecer cambios en esos comportamientos que tienen puede sernos de gran ayuda.

Buscar actividades para disfrutar en familia para mostrar autoridad desde el amor

También podemos buscar actividades que nos ayuden a conectar con nuestros hijos. Hacer cosas que nos diviertan y nos hagan felices, por supuesto, siempre estando presentes y acompañándolos en ellas. Que los niños vean que sus padres disfrutan con ellos les hace muy felices.

Relajar un poco las medidas en función de sus avances y logros

Felicitarlos y hacerles saber que confiamos en ellos es muy importante.

No utilizar la ley del más fuerte para mostrar autoridad desde el amor

Lo importante no es estar por encima de ellos o demostrarles nuestro poder, sino establecer acuerdos y negociar para salir favorecidos todos.

Cuando ponemos un límite, siempre tenemos que explicar el porqué

Siempre que expliquemos esto, debemos hacerlo haciéndoles ver la parte positiva que tiene ese límite.

Ante una decisión que tomemos, no debemos cambiarla

Si ante un mal comportamiento de nuestro hijo tomamos una decisión con respecto a las consecuencias, por mucho que el pequeño insista, no debemos cambiar esta decisión.

Más consejos para mostrar autoridad desde el amor

Padre hablando con sus hijos en el sofá sobre la obediencia.

Ejercer nuestra autoridad siempre

Por muy mal que hayamos tenido el día, no podemos dejar de ejercer nuestra autoridad en el hogar con nuestros hijos.

Encontrar el equilibrio entre autoridad y permisividad

Cada familia tiene que encontrar su equilibrio. ¡A ponernos a ello!

Si hacemos una promesa, debemos cumplirla siempre

Si le prometemos algo a nuestro hijo, debemos cumplirlo, ya que, si no lo hacemos, el pequeño tendrá un sentimiento de injusticia y no va a favorecer nuestra conexión con él.

No tenemos que sermonear; es mucho mejor la comunicación activa

Los niños no suelen hacer caso de los rapapolvos, así que es mucho mejor mantener una conversación con ellos y explicarles las cosas.

“Educar la mente sin educar el corazón no es educar en absoluto”.

-Aristóteles-

Como has podido ver, no es tan difícil mostrar autoridad desde el amor. Si llevamos a cabo ciertas acciones y ponemos en práctica estos consejos que hemos mostrado aquí, seguro que la tarea te resultará más fácil.

Todos los padres queremos que nuestros hijos estén bien educados y que, además, sean felices. Si lo hacemos siendo firmes, cariñosos, pacientes, con grandes dosis de amor y paciencia, no tendremos problemas en la educación de nuestros hijos.

Nunca es tarde para cambiar el rumbo del barco y redirigirlo, así que, si piensas que hay algo en lo que fallas, cambia el rumbo y establece un plan para hacerlo. ¡Vamos a por ello!

  • Ballenato, G. (2007). Educar sin gritar: padres e hijos: ¿Convivencia o supervivencia? La esfera de los libros.
  • Martín, I. E., & Caldera, M. I. F. (2013). La familia como herramienta para educar desde la autoridad y no desde el autoritarismo. La capacidad de elegir. International Journal of Developmental and Educational Psychology, 1(1), 151-156.
  • Izquierdo, C. (2007). La autoridad hoy, un reto para los padres. Izquierdo, Ciriaco. 1a. Editorial San Pablo.