4 actividades para trabajar la expresión escrita en casa

10 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Ana Couñago
¿Quieres conocer algunas ideas para trabajar la expresión escrita de forma divertida en casa? ¡Continúa leyendo!

La escritura es una de las habilidades más complejas que el ser humano debe adquirir. Dicha capacidad cognitiva implica desarrollar cierta coordinación visual y motriz, así como disponer de recursos atencionales y de planificación, dominar la gramática y la ortografía de una lengua, etc. Para ello, es importante que, desde edades tempranas, los niños aprendan a trabajar la expresión escrita, tanto en el contexto escolar como en el familiar.

Hay que tener en cuenta que no solo es responsabilidad de los colegios enseñar a los pequeños determinados aprendizajes básicos, como el de la escritura, sino que también desde casa hay que velar porque estos aprendizajes se adquieran de una manera adecuada.

¿Cómo se puede conseguir? En las siguientes líneas presentamos algunas buenas ideas para trabajar la expresión escrita en el hogar.

Niño haciendo actividades para trabajar la expresión escrita en casa.

4 actividades para trabajar la expresión escrita en casa

Es importante trabajar la expresión escrita en casa de un modo dinámico y divertido, como si de un juego se tratase, ya que los niños tienen que percibir que las actividades que se les proponen son formas de pasar el tiempo en familia de manera entretenida y no deberes u obligaciones que tienen que cumplir.

Para lograrlo, es fundamental que dichas actividades sean amenas y que potencien la creatividad y la imaginación de los pequeños. Así pues, en la siguiente lista describimos algunos ejercicios de expresión escrita que reúnen estos requisitos.

“Escribir es lo más divertido que se puede hacer sin ayuda”.

-Terry Pratchett-

1. Continuar una historia para trabajar la expresión escrita

Una buena idea para que los niños practiquen tanto la lectura como la escritura es proponerles un ejercicio en el que tengan que continuar una historia y redactar un desenlace para la misma.

Para ello, se puede seleccionar uno de los cuentos que hay en casa y leerlo solo hasta la mitad para, después, inventar un final diferente al ideado por el autor. También se puede optar por descargar fichas en internet creadas para dicho fin, como las que pueden encontrar en este enlace.

2. Escribir una receta

Otra buena opción para trabajar la expresión escrita en casa es redactar una receta para después elaborarla de forma conjunta en familia, de manera que los niños tengan que describir muy bien todos los pasos que hay que seguir, así como los utensilios y los ingredientes que se precisan.

Esta actividad resulta muy motivadora para los pequeños, ya que ven que el ejercicio tiene una utilidad práctica.

3. Inventar un cuento a partir de una serie de palabras o dibujos

La expresión escrita también se puede trabajar con un juego que consiste en decir en voz alta una serie de palabras al azar e inventar un cuento a partir de las mismas. Esto permite que los pequeños ideen la introducción, el nudo y el desenlace de una historia de manera libre, clara y precisa.

Otra forma de poner en práctica esta actividad es con unos dados para contar historias, que se pueden adquirir en cualquier juguetería. Estos incluyen una serie de dibujos a partir de los cuales hay que inventar un cuento.

Niño con su madre participando en un taller de escritura creativa online.

4. Escribir una historia a partir de una imagen

Por último, otra actividad recomendada para trabajar la expresión escrita en el hogar es buscar en internet una imagen que contenga muchos detalles o echar mano de algún dibujo o fotografía que se tenga por casa y, a partir de su observación, escribir una historia completamente original.

La importancia de la expresión escrita

Saber escribir y expresar correctamente los pensamientos y las ideas que uno tiene es fundamental en la sociedad actual. Por ello, es importante que los niños empiecen a desarrollar esta habilidad cuanto antes para que, con el paso de los años, puedan pulirla y mejorarla.

Para facilitarles a los pequeños dicho proceso de aprendizaje, las familias deben encargarse de estimular la escritura en casa. Lo cual, no solo se consigue llevando a cabo actividades y juegos como los que hemos descrito anteriormente, sino que también es importante predicar con el ejemplo y dedicar unos minutos al día a la escritura.

De esta manera, los más pequeños verán cómo sus figuras de referencia también se esfuerzan por trabajar este aspecto. Al fin y al cabo, tal y como decía Abraham Lincoln, “La escritura es el invento más grande del mundo”.

  • Montealegre, R. y Forero, L. A. (2006). Desarrollo de la lectoescritura: adquisición y dominio. Acta Colombiana de Psicología, 9 (1), 25-40.