10 consejos para enseñar a hablar a tu hijo

Mamá, papá… seguramente serán las primeras palabras que salgan de la boquita de nuestros pequeños. Pero a medida que van creciendo surge la pregunta: ¿cómo puedo enseñar a hablar a mi hijo?

Consejos para enseñar a hablar

Leer con ellos desde muy pequeños

Está demostrado que cuando los padres hacen de la lectura un hábito en su vida y leen a los niños desde pequeños, es más fácil enseñar a hablar a nuestros hijos. Ellos ven de manera natural la comunicación verbal y se fijan en el orden de las oraciones, convirtiéndose en esponjas que van absorbiendo con facilidad las palabras.

Cantar con ellos les enseña a hablar

Existen numerosas canciones infantiles creadas precisamente para el aprendizaje del niño. Debido a la repetición de estas, irá captando y grabando en su mente frases que le ayudarán poco a poco y les enseñará a hablar.

No es raro, de hecho, encontrar bebés que no saben apenas hablar, pero ya tararean las canciones infantiles, generando en los adultos una gran sonrisa y admiración por la capacidad tan impresionante y la retención que tienen desde bien pequeños.

El habla es la representación de la mente, y la escritura es la representación del habla

– Aristóteles –

Hacer preguntas

Es muy curioso también cómo el uso de las preguntas ayuda a nuestros hijos a que aprendan a hablar y para que vayan ampliando su vocabulario. Sobretodo, las preguntas de elección: “¿Quieres comer una manzana o un plátano?”.

Dejarle tiempo para que se exprese en sus palabras

A medida que el pequeño quiere empezar a hablar y a comunicarse con los demás, comenzará señalando objetos para que se los acerquemos. Por ejemplo, quizá nos pida un juguete con las manos e intente en sus palabras pronunciar el nombre. Reprimamos en ese momento las ganas de acercarle el objeto antes de que lo pronuncie, para que vaya relacionando el habla con el premio.

enseñar a hablar 1

 

No hablar demasiado

Si queremos enseñar a nuestro hijo a hablar y usamos, como hemos visto antes, las preguntas, tendremos que esperar con paciencia a que el niño las responda sin responder por ellos. Por ejemplo: ¿qué te han regalado los abuelos? Si el niño no responde en ese momento, esperar a que lo haga sin precipitar la respuesta.

Por otro lado, si hablamos sin parar con el pequeño y no hacemos pausas ni hablamos  de manera calmada, lo que vamos a conseguir es que se canse y opte por no decir ni una palabra.

Utilizar un lenguaje correcto

No es bueno ni beneficioso enseñar a hablar al niño utilizando un vocabulario débil o no pronunciado correctamente, pues el niño copiará las palabras como se le han enseñado. Eso no quiere decir, que haya que hablar en un lenguaje muy complejo, sino todo lo contrario, se utilizarán frases sencillas y que el pequeño pueda comprender, pero a la vez bien pronunciadas.

El que habla de modo que lo entiendan siempre, habla bien

– Molière-

Corrige de forma indirecta

Cuando nuestro hijo pronuncie alguna palabra suelta, lo que podemos hacer  es añadir alguna palabra más a la frase, para que vaya ampliando su vocabulario. Por ejemplo, si el niño dice: “Manzana”, podemos añadir: “La manzana está muy buena”.

Adaptar nuestro vocabulario a cada edad

Aunque utilizamos un lenguaje y vocabulario habitual, para enseñar a hablar a nuestro hijo debemos dirigirnos a él de forma más sencilla y con frases adecuadas a su edad. Las frases cortas, sencillas y específicas le serán de gran ayuda en el desarrollo de su lenguaje.

Crear un entorno adecuado para el aprendizaje

Dejar un espacio en casa como, por ejemplo la habitación del niño, para su desarrollo y aprendizaje y que pueda dar rienda suelta a la creatividad y al movimiento, le ayudará a que vaya poco a poco ampliando su pequeño vocabulario.

enseñar a hablar 2

Valorar siempre sus logros

Siempre hay que tener en cuenta que por pequeños que sean los logros de nuestros hijos en su vocabulario, hay que estar pendientes de ellos y apreciarlos.

Con todos estos consejos llevados a la práctica, y con paciencia, tendremos como padres la satisfacción de ver y enseñar a nuestros hijos a hablar.

Categorías: Embarazo Etiquetas:
Te puede gustar