Cuándo comenzar a preocuparte si tu hijo no habla

No todos los niños empiezan a hablar en los mismos meses de vida, así que tampoco debes agobiarte por ello. Sin embargo, si consideras que es demasiado tarde y tu hijo no habla aún, estos son los datos que debes tener en cuenta.

Motivos de preocupación si tu hijo no habla

Si tu hijo, por ejemplo, tiene dos años y apenas habla o dice unas cuántas palabras sueltas, quizá hayas empezado a preocuparte. Se trata de una situación bastante habitual entre los padres, pero es algo más habitual de lo que se pueda pensar.

Y es que a no ser que también se observen retrasos en otras áreas del desarrollo inicial, en principio no tendrías que buscar ayuda profesional. No obstante, nada como saber cuál es el desarrollo normal para ver si tienes o no que acudir a un médico.

Antes de los 12 meses

Aunque son muy pequeños todavía, es fundamental observar a los niños para detectar posibles indicadores que nos den pistas sobre su desarrollo. A esta edad lo normal es que usen la voz para relacionarse con su entorno.

El gorgojeo y el balbuceo son las fases iniciales. No es hasta los 9 meses cuando empiezan a unir sonidos y a incorporar las distintas entonaciones del habla. Será en este momento cuando comiencen a decir palabras como “mamá” y “papá”. Eso sí, ellos todavía no saben qué significa.

 

“Tomar la decisión de tener un bebé es decidir tener tu corazón andando fuera de tu cuerpo para siempre”

-Elizabeth Stone-

Lo habitual es que en esta etapa del desarrollo los bebés sean muy receptivos a los sonidos. Es normal que empiece a reconocer nombres de objetos como el biberón, el chupete, etc. Si observas que tu bebé mira atentamente su entorno pero no reacciona al sonido, quizá tenga algún problema de audición.

Entre los 12 y los 15 meses

hijo no habla

Los niños a esta edad hacen múltiples sonidos a través de su particular balbuceo. En esta etapa tu hijo ya tendría que decir alguna palabra como bebé, papá, mamá, etc. En cualquier caso, el chico ya debe entender y seguir instrucciones sencillas y básicas. Ejemplos son “por favor, pásame la pelota”, etc.

De los 18 a los 24 meses

Aunque en esta franja de edad hay mucha diferencia, lo cierto es que la mayoría de los niños dicen unas 20 palabras cuando tienen en torno a los 18 meses. Ya más adelante manejan unas 50 o más alcanzados los 2 años.

En ese momento ya empiezan a combinar dos palabras en frases simples. A esta edad tu bebé tendría que poder identificar objetos de uso común. Puedes probar a mencionarle sus ojos, sus orejas y su nariz y ver si es capaz de señalarlos.

De 2 a 3 años

En el caso de los bebés de dos a tres años seguro que vosotros mismos veréis cómo el niño experimenta grandes avances en el habla. El vocabulario del pequeño tendría que aumentar considerablemente. Es más, el chico debería combinar de forma sistemática tres o más palabras en frases más largas.

Cuando alcanzan los tres años, su comprensión habrá mejorado notablemente. En esta etapa el niño tendría que entender qué significan determinadas órdenes. Es el caso de frases como “ponlo sobre la mesa” o “ponlo debajo de la cama”.

Del mismo modo, en esta etapa el niño tiene que empezar a identificar colores. También comienza a entender conceptos descriptivos, como puede ser algo grande o algo pequeño, etc.

Si no lleva un ritmo normal, acude al especialista y sal de dudas

hijo no habla 3

Si observas que tu hijo no habla ni sigue un ritmo similar al descrito, quizá sí debas acudir a un especialista o atención temprana. En ocasiones, detrás de retrasos en el habla de los niños hay otros problemas. Entre ellos podrían estar un posible trastorno en el lenguaje receptivo u otros déficits asociados que pueden requerir atención personalizada.

Además, tendrás que observar si se dan otra serie de problemas adicionales. Y es que lo más habitual es que si el niño entiende a los demás, es decir, el lenguaje, los gestos y muchas cosas que le rodean, pero no es capaz de expresarse, esto tendrá consecuencias en su comportamiento.

Es así porque algo como un retraso en el habla suele derivar en problemas de comportamiento debido a la frustración de no poder hacerse entender que le causará al pequeño.

Si tu hijo no habla, hay que estar muy atenta a esto y saber lo antes posible si es un problema o no. De lo contrario podría persistir más allá de que el pequeño por fin adquiera la capacidad de habla y no tenga este hándicap ya.

Categorías: Niños Etiquetas:
Te puede gustar