Semana 19 del embarazo

Francisco María García · 5 noviembre, 2017

En la semana 19 del embarazo, el bebé alcanza el tamaño de una fruta entre mediana y grande. Ya casi se llega a la mitad del período de gestación.  El útero de la madre ha crecido un centímetro desde la semana anterior. Seguirá aumentando de esta forma acompañando el crecimiento del bebé.

El bebé en la semana 19 del embarazo

En esta semana, las extremidades del bebé ya están acordes al tamaño de cuerpo. Su medida es entre 15 y 19 centímetros aproximadamente. Y pesa unos 240 gramos. Tanto sus ojos como sus ojeras ya están en su posición final. En sus dedos comienzan a aparecer las huellas dactilares. 

Por otra parte, la piel del bebé comienza a engrosarse gracias a la producción de grasa corporal. Además, se cubre por un vello muy fino llamado lanugo. Sus terminaciones nerviosas van desarrollándose al igual que el cerebro. Los cinco sentidos se van despertando poco a poco en el bebé.

Durante la semana 19 las erminaciones nerviosas van desarrollándose al igual que el cerebro.

La madre en la semana 19 del embarazo

  • Debido al tamaño del útero es posible que la embarazada sienta mayor presión en la parte baja del vientre. Esto se debe al estiramiento de los ligamentos y los músculos que soportan al útero.
  • Esta molestia también se puede sentir como pequeños calambres que alcanzan la zona del pubis. Lo ideal para disminuir la sensación, es tomar un descanso.
  • También en esta semana aumenta la retención de líquido. Por lo que es normal que las palmas de las manos de la mamá se tornan rojas.
    • El líquido se acumula en las articulaciones de las manos y los pies. Irá produciendo un ligero hormigueo. Para suavizar la sensación, se debe mantener el consumo normal de agua. También ayuda poner los pies en alto a la hora de dormir.
  • Durante esta semana, muchas mujeres con fragilidad capilar podrán notar varices o venitas rotas. En este tipo de mujeres, lo recomendable es evitar estar mucho tiempo de pie. Hacer ejercicios sencillos también ayuda a la circulación.
  • Aparece la “máscara del embarazo” o cloasma. Éstas son unas manchas color café que se asoman en la frente, pómulos o encima del labio.
    • En algunos casos, estas manchas oscuras desaparecen luego del embarazo. En otras mujeres, se hacen permanentes. Una manera de disminuir su intensidad es utilizar protector solar durante el día. La exposición al sol las resalta.

Algunas zonas de especial protección

  • Los cambios en la piel son producto del aumento de la melanina. Por esta misma razón, aparece la línea alba. Se trata de una línea muy común en embarazadas y se extiende desde el pubis hasta el ombligo.
  • Otras zonas que también pueden oscurecerse son los pezones y el interior de los muslos. Las axilas y la vulva. De igual forma, las pecas, lunares y cicatrices pueden intensificar su color.
  • La temperatura corporal puede aumentar, dando sensación de mucho calor.
Cuidados durante la semana 19 del embarazo.

Cuidados en la semana 19 del embarazo

Durante la semana 19 del embarazo, al igual que en otras fases, es importante mantenerse activa. Por su puesto, dentro de lo posible y siempre con los cuidados pertinentes. La natación es una buena opción de ejercicio. Dentro del agua, el vientre pesa menos y por tanto, no se siente tanta presión o molestias al realizar un esfuerzo.

De todas formas, las actividades físicas deben ser siempre consultadas con el médico para determinar qué tan adecuadas son, cómo se deben ejecutar, entre otras medidas necesarias.

A lo largo de todo el embarazo es importante cuidar de la alimentación. Una dieta sana y balanceada evita el padecimiento de enfermedades comunes del embarazo. Como ejemplos, la anemia y la diabetes.

En la semana 19 del embarazo, se debe aumentar la ingesta de alimentos ricos en vitamina E y otros nutrientes necesarios para continuar promoviendo el buen desarrollo del feto. Hay muchos productos naturales que aportan este tipo de complejos vitamínicos. Como productos saludables con vitamina E, están las verduras verdes, aguacate, frutos secos, huevos y germen de trigo.

El consumo de estos alimentos puede prevenir que el bebé sufra de alergias respiratorias en un futuro. Una manera sana de disminuir la ansiedad es incrementar la cantidad de comidas. No se trata de aumentar la porción, sino de incluir meriendas sanas entre las comidas principales.

Lo ideal es realizar 5 ingestas al día. Puede ser un desayuno con proteínas y carbohidratos, o una merienda a media mañana de frutas o un lácteo. En el almuerzo se puede incluir una ensalada de hojas verdes. Los frutos secos son una excelente opción de merienda. Finalmente, la cena debe ser consistente pero ligera de calorías y carbohidratos.

Lo que antes aún se podía disimular en un pantalón ajustado, ya no se puede esconder más. La vientre abultado, tan característico del embarazo, ya es considerablemente evidente y es momento de comenzar a usar la ropa adecuada para lucirlo con estilo.