Manchas y cambios en la piel durante el embarazo

Astrid Moreira · 23 octubre, 2018
Es normal que ocurran cambios en la piel durante el embarazo, debido al aumento en los niveles de hormonas. ¿Qué debemos saber sobre este tema? ¿Amerita un tratamiento en particular?

Es muy común que se presenten manchas o cambios en la piel durante el embarazo. Estas marcas suelen aparecer como manchas oscuras, comúnmente conocidas como máscara; su nombre médico es cloasma o melasma.

Al iniciar el embarazo, el cuerpo de la mujer experimenta cambios todos los meses. Incluso se registran alteraciones que pueden causar molestias y es necesario estar correctamente preparada. ¿Sabes cómo reaccionar ante las manchas que se dan sobre la piel?

¿Por qué hay manchas y cambios en la piel durante el embarazo?

Durante los nueve meses de gestación, los niveles de hormonas aumentan y es posible que esto produzca en algunas madres manchas en la piel. Es justamente este aumento de hormonas lo que genera las marcas de color en el cuerpo. 

Los cloasmas, conocidos también como melasma o “máscara del embarazo”, son unas manchas que aparecen en la cara, en la mayoría de los casos, durante el embarazo. En ocasiones, estas pueden causar picazón.

No obstante, sus consecuencias no van más allá de las estéticas. De hecho, pueden provocar más inconvenientes emocionales que físicos, dado que suelen afectar la autoestima de la mujer, quien se siente preocupada y avergonzada por el aspecto que presentan.

La gran mayoría de los cambios en la piel durante el embarazo aparecen en la zona de la cara, principalmente en la frente, la nariz, los pómulos y las mejillas. También se manifiestan en el labio superior y, de forma menos habitual, alrededor de los ojos. Asimismo, pueden aparecer en partes como los antebrazos, las axilas, la ingle, la barriga y otros lugares expuestos al sol.

Estas manchas de color marrón se presentan, en la mayoría de los casos, durante los últimos seis meses de embarazo. También, pueden aparecer debido al factor genético; es posible ser más propensa a desarrollarlas si existen familiares directos que han presentado anteriormente estas características.

Si se producen estos cambios en la piel durante el embarazo, se debe disminuir el tiempo que se expone la piel al sol.

Tipos de cloasma

Existen tres tipos de cloasma, que dependen de la profundidad de la melanina:

  • Dérmico: Aparece en la dermis, presenta bordes difusos y se localiza en los pómulos.
  • Epidérmico: Se presenta en las capas epidérmicas, presenta bordes un poco más definidos y se encuentra en el centro de la cara. Suele ser la más fácil de tratar.
  • Mixto: Es la combinación de los anteriores y puede ser más difícil de tratar. Es frecuente en las mujeres embarazadas, quienes las producen de forma natural; se conoce en las embarazadas como “cloasma gravídico”.

“Durante los nueve meses de gestación, los niveles de hormonas aumentan y es posible que esto produzca en algunas madres manchas en la piel”

¿Es posible evitar las manchas en la piel?

No se conoce la manera exacta de evitar estas manchas. Cada embarazo es diferente y no todas las embarazadas presentan estos cambios en su piel, por lo que puede que, luego de dar a luz, las manchas desaparezcan por sí solas.

Sin embargo, en la mayoría de los casos, no desaparecen por completo. En caso de cualquier duda o inquietud al respecto, es fundamental consultar con un especialista.

Tratamiento para los cambios en la piel durante el embarazo

Es recomendable evitar algunos tratamientos durante el embarazo, ya que estos pueden producir aún más el desarrollo de melanina y causar más manchas en la piel. No obstante, sí existen algunos métodos que son recomendables, aunque cualquiera de ellos debe ser aprobado por un especialista. 

  • Protector solar: Deben usarse continuamente para proteger la piel y las manchas que se presentan, siempre bajo las instrucciones de un dermatólogo.
  • Menor exposición al sol: Si se producen estos cambios en la piel durante el embarazo, se debe disminuir el tiempo que se expone la piel al sol, mayormente el área de la cara. Se recomienda utilizar gorros, lentes u otro tipo de accesorios.

  • Sesiones láser: Si luego del parto las manchas no han desaparecido por completo y ningún tratamiento anterior ha servido, siempre puedes recurrir a las sesiones láser. Estas ayudarán a remover la pigmentación en aproximadamente diez sesiones, siempre bajo instrucción de un dermatólogo.
  • Cuidado de la piel: Se debe de ser muy estricto a la hora de la higiene de la piel. Se recomienda realizar una rutina para limpiar y humectar el rostro, utilizando jabones y tipos de cremas adecuadas para la piel.

Pueden pasar varios meses antes de ver una mejora en la piel; por lo tanto, es de vital importancia continuar protegiéndose del sol durante el tratamiento y después del mismo. En caso de que las manchas persistan, es recomendable acudir con un dermatólogo para determinar la causa de los cambios y el tratamiento adecuado.