Todo lo que debes saber sobre el líquido amniótico

9 diciembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica Sara Viruega Encinas
El líquido amniótico tiene una función muy importante en el desarrollo y bienestar del feto durante el embarazo. Además de ser una medida de protección frente a golpes, hace de reservorio de nutrientes y permite el desarrollo de los sistemas musculo-esquelético, gastrointestinal y pulmonar fetal.

El líquido amniótico es el líquido que rodea al feto durante el periodo de la gestación dentro del útero materno. Ejerce una función muy importante en el crecimiento y desarrollo del feto.

Composición del líquido amniótico

El líquido amniótico cambia en su composición a medida que avanza la gestación. Asimismo, su volumen va aumentando conforme esta avanza, generalmente, hasta la semana 32. A partir de la semana 40, sin embargo, comienza a disminuir.

Inicialmente, es fruto de gradientes osmóticos. Es decir, al principio está formado por plasma de la sangre materna y por sustancias provenientes de la placenta, de la membrana uterina y de la superficie corporal del embrión.

Después, una vez que el feto tiene desarrolladas la micción y la deglución, está formado, principalmente, por:

  • Orina fetal.
  • Líquido proveniente de los pulmones.
  • Secreciones orales y nasales.Bebé dentro del vientre materno en el líquido amniótico.

El feto está continuamente ingiriendo por la boca parte de este líquido y, a la vez, expulsándolo por la orina. Esto implica una regulación de la cantidad presente en el saco amniótico, que le da el equilibrio necesario.

Funciones

Algunas de las funciones más importantes del líquido amniótico son:

  • Función protectora frente a traumatismos o golpes externos.
  • Efecto amortiguador para el feto y el cordón umbilical dentro del útero materno.
  • Protección y defensa contra las infecciones.
  • Depósito de alimento y factores de crecimiento para el feto durante la gestación.
  • Ayuda a mantener constante la temperatura del feto.
  • Contribuye a la maduración de los pulmones, gracias a la presencia de varias enzimas.
  • Permite el desarrollo de los sistemas musculo-esquelético, gastrointestinal y pulmonar fetal.

Patologías relacionadas con el líquido amniótico

Alteraciones de la cantidad de líquido

Durante el embarazo, se pueden producir variaciones en la cantidad de líquido amniótico, tanto por exceso como por defecto, por diversas causas. Ambas son patológicas:

  • Oligohidramnios: poca cantidad de líquido. Está asociado a complicaciones como las siguientes:
    • Inducción temprana del parto.
    • Fetos de peso reducido.
    • Bradicardia fetal durante el parto.
    • Puede llegar a provocar la muerte fetal.
  • Polihidramnios: excesiva cantidad de líquido. Está asociado a complicaciones, sobre todo maternas, como:
    • Diabetes gestacional.
    • Hipertensión durante el embarazo.

Estas alteraciones se detectan, generalmente, mediante la medición ecográfica del volumen de líquido amniótico. Esta medida se lleva a cabo a través del Índice de Líquido Amniótico o ILA. Para obtener este dato, se divide el útero en cuatro cuadrantes y se mide en centímetros verticales las zonas libres de feto y de cordón umbilical . Se considera un ILA normal entre 8 y 21 cm.

Embolia de líquido amniótico

Otra patología relacionada es la embolia de líquido amniótico. Consiste en la entrada a la circulación sanguínea de la madre de materia extraña, como puede ser el meconio fetal. Es un cuadro muy grave que puede provocar una hipoxia sistémica, así como alteraciones en la coagulación.Ecografía de un bebé.

Líquido amniótico meconial

Por último, destacamos otro aspecto a tener en cuenta. Llamamos líquido amniótico meconial a la presencia de meconio en la bolsa amniótica. El meconio es la secreción intestinal del feto, es decir, su primera caca. Generalmente, esta evacuación se produce tras el nacimiento.

Sin embargo, en ocasiones, especialmente en los bebés que permanecen más tiempo dentro de la madre, esto se puede producir antes de salir al exterior. Hablamos, en ese caso, de líquido o aguas teñidas.

Lo normal es que, cuando la madre rompe aguas, el líquido sea transparente o amarillento. Si, por el contrario, es opaco, verdoso y espeso, nos indica la presencia de meconio. En ese caso, conviene que el especialista valore la situación, ya que puede ser un indicador de sufrimiento fetal.

Conclusión

El líquido amniótico tiene una función muy importante en el desarrollo y bienestar del feto durante el embarazo. A parte de ser una medida de protección frente a golpes, hace de reservorio de nutrientes y permite el desarrollo de los sistemas musculo-esquelético, gastrointestinal y pulmonar fetal. Cualquier alteración en el mismo puede provocar daños importantes.

Asimismo, su estudio y análisis prenatal es de gran ayuda en la detección de defectos congénitos, como cromosomopatías. Se lleva a cabo a través de la amniocentesis. Sin embargo, esta técnica está asociada también a grandes riesgos que hay que valorar siempre antes de exponer a ellos a una paciente.

  • Morgan-Ortiz, F., Morgan-Ruiz, F. V., Quevedo-Castro, E., Gutierrez-Jimenez, G., & Báez-Barraza, J. (2015). Anatomía y fisiología de la placenta y líquido amniótico. Rev Med UAS5(4).
  • Cerviño, N., & Pagés, G. (2004). Patología del líquido amniótico. Rev Chil Obstet Ginecol69(6), 276-482.
  • Blair, J. E. S., & Calle, A. M. C. (2007). Alteraciones del líquido amniótico, enfoque diagnóstico y terapéutico. Memorias Curso de Actualización en Ginecología y Obstetricia15, 57.
  • Reyes, E. R., González, G. K. S., Hidalgo, A. O., Peña, Y. R., & Regueiro, A. F. (2015). Resultados de seis años de estudios citogenéticos en líquido amniótico. Revista Electrónica Dr. Zoilo E. Marinello Vidaurreta40(11).