Semana 25 del embarazo

En la semana 25 del embarazo el feto mide aproximadamente 44 centímetros y pesa 660 gramos.

La semana 25 del embarazo es una etapa crucial para la madre y el bebé. En esta fase los pequeños pulmones ya están completamente formados y el bebé sigue creciendo. Además, el cuerpo de la mujer sufre grandes cambios y experimenta síntomas diferentes.

En esta semana el bebé ya puede abrir sus ojos, tiene pestañas, mueve la lengua de un lado al otro y sus uñas le sobresalen de los dedos y son notorias. También es capaz ya de mover su cuerpo. Su cabeza es muy grande en comparación con el resto del cuerpo; sin embargo, poco a poco el pequeño irá adquiriendo un tamaño proporcionado.

Semana 25 del embarazo: etapa crucial para el bebé

A las 25 semanas el pequeño mide unos 43,6 centímetros y pesa aproximadamente 660 gramos. Cada bebé crece a un ritmo diferente, pero la mayoría mide lo mismo en la semana 25 del embarazo. La genética y los factores ambientales influyen en gran manera en el crecimiento del pequeño, aunque esto no es notorio cuando nacen. A medida que el embarazo avanza, el líquido y el funcionamiento de los riñones mejoran.

En la semana 25 del embarazo se producen numerosos cambios en el desarrollo del futuro bebé.

Líquido amniótico

Con el pasar de las semanas el líquido amniótico se vuelve parecido a la orina. El flujo sanguíneo del cordón y la placenta regulan la temperatura del pequeño. A medida que pasan las semanas el bebé empieza a adoptar una temperatura parecida a la de la madre.

Grasa marrón

En la semana 25 del embarazo el cuerpo del bebé empieza a desarrollar una grasa marrón. La grasa marrón servirá para que el cuerpo sienta calor y tenga energías. Esta grasa suele aparecer en el pecho, espalda y cuello.

Proceso de queratina de la piel

En la semana 25 del embarazo las capas de la piel se fortalecen y las venas se notan mucho menos. La piel produce más queratina y se encuentra más concentrada en las manos y pies del pequeño.

¿Cómo cambia el cuerpo de la madre en esta semana?

En esta semana del embarazo el cuerpo de la madre ya ha experimentado muchos cambios, y la barriga ya es muy notoria. Por eso es importante que la madre cambie de ropa a medida que avanza el embarazo, pues aumentará de peso. Es fundamental que lleve ropa holgada y que la ropa interior sea de algodón.

Problemas para dormir en la semana 25 del embarazo

En esta semana la mujer presenta grandes cambios en su abdomen, y muchas veces el aumento de tamaño es normal que dificulte el sueño. Los movimientos del bebé son muy notorios, normalmente durante la noche. Por el contrario, durante el día los movimientos de la madre hacen la función de mecedor, lo que permite que bebé duerma profundamente. Cuando la madre deja de moverse el bebé se despierta.

Las mujeres suelen tener problemas para dormir. Por una parte la barriga ha aumentado de tamaño y la vejiga se siente presionada. Las hormonas también son las culpables de esta situación, así, el aumento de estrógeno altera el sueño.

“Los nervios de algunas futuras madres provocados por la ansiedad que les genera el momento del parto pueden ocasionar problemas de sueño durante los meses del embarazo”

Reflujos gástricos y ardores

Es muy probable que en semana 25 del embarazo la mujer ya presente reflujos y ardores de estómago. Esto se debe a que la progesterona ralentiza la digestión al relajar los músculos. Esto ocasiona que los jugos gástricos se derramen hacia el esófago. Además, a medida que el embarazo avanza, el bebé aplasta el estómago. Cuando el estómago se aplasta la madre pierde espacio para la comida y presenta molestias estomacales.

Gases o flatulencias

En la semana 25 del embarazo las flatulencias o gases son muy comunes. Algunas veces duelen tanto que se confunde con contracciones. A partir de esta semana falta poco para que llegue el parto, por lo que es importante estar atenta a todas las señales.

Hinchazón en las piernas y pies

En esta etapa la mujer presenta hinchazón en los pies y las piernas, principalmente debido al aumento de peso. El aumento de peso ocasiona que las hormonas se alteren y los ligamentos del cuerpo sufran.

El descanso es fundamental durante el periodo de gestación

Ritmo cardiaco diferente

La madre también presenta cambios en el ritmo cardiaco, por lo que puede que su humor y su estado de ánimo empiecen a variar drásticamente. Es importante que la pareja tenga presente todos estos cambios para así ayudar a sobrellevar la situación. Las variaciones de humor se deben a los cambios hormonales, y esto es algo completamente normal. Por supuesto, después de que la mujer dé a luz todas sus hormonas se regularán, ya que los síntomas anteriores son temporales.

El bebé ya puede ser visto claramente en ecografías

En esta semana el bebé se ve perfectamente, por eso es el momento ideal para hacerse una ecografía. En la ecografía se puede apreciar si el bebé bosteza, da patadas o hace algún otro movimiento. Los latidos de su corazón son muy evidentes, así que son fáciles de escuchar.

Esta etapa la madre debe cuidarse más todavía, ya que es una fase crucial en el embarazo. La mujer puede practicar deportes pero debe estar atenta, dado que cualquier movimiento brusco puede causar daños al bebé.

El desarrollo correcto del bebé depende en gran manera de los hábitos de la madre en el embarazo. La madre debe evitar cualquier vicio que afecte a su bebé, como el tabaco o las bebidas alcohólicas. Es fundamental que tenga presente cada día la gran responsabilidad que lleva en su vientre.

Categorías: Etapas del embarazo Etiquetas:
Te puede gustar