Semana 35 del embarazo: síntomas, desarrollo del bebé y recomendaciones

¿Sabes qué esperar de estos días? Atraviesas jornadas que se consideran vitales para el adecuado desarrollo del bebé y para tu salud, por lo que conocer los detalles más a fondo puede ser beneficioso para tu tranquilidad.
Semana 35 del embarazo: síntomas, desarrollo del bebé y recomendaciones
Diego Pereira

Escrito y verificado por el médico Diego Pereira el 15 julio, 2021.

Última actualización: 15 julio, 2021

La semana 35 del embarazo se caracteriza por el crecimiento acelerado del peso y la talla del bebé. Esto se debe, en parte, al aumento de la grasa debajo de la piel, que lo ayudará a regular su temperatura al nacer.

En estos días debes estar más atenta a tus controles médicos y enfocada en preparar todo para la inminente llegada del pequeño. En especial, porque los cálculos no siempre son exactos y la fecha de parto puede adelantarse. Hay algunos detalles sobre los partos prematuros que es conveniente conocer. ¡Sigue leyendo!

Desarrollo del bebé en la semana 35 del embarazo

En la semana 35 puede que te realicen un ecosonograma.

En esta etapa, el bebé entra en un proceso de rápido crecimiento en cuanto al peso y la talla. Es probable que mida unos 46 centímetros y pese alrededor de 2400 gramos o un poco más. Tiene el tamaño de un coco y, si mantienes un estilo de vida saludable, las probabilidades de que se mantenga estable su desarrollo son muy altas.

Novedades en el desarrollo

¿Recuerdas la grasa subcutánea? Esta es necesaria para que todos los humanos tengan una buena regulación de la temperatura corporal. Para tu bebé será muy importante después de llegar al mundo exterior. A estas alturas, ya tendrá más de este tejido, lo que explica el aumento de peso.

Como el espacio dentro de tu útero se hace cada vez más pequeño para él, es probable que los movimientos fetales sean más bruscos y notorios. No te preocupes, es algo normal en estas últimas semanas y siempre es increíble sentir a tu bebé moviéndose.

El desarrollo pulmonar va de la mano con la producción de la sustancia surfactante, que se encuentra dispersa en los alvéolos. Su producción ha aumentado durante las últimas semanas, a pesar de que algunos bebés podrían experimentar dificultad para respirar en caso de un parto prematuro.

De hecho, estudios señalan que lo más recomendado es postergar el nacimiento hasta la semana 38 o incluso la 40, si es posible, ante la amenaza de un parto prematuro. Así se asegura un sistema pulmonar que haya madurado lo suficiente. Esto no siempre es realizable y lo evalúa el equipo médico.

Los síntomas más comunes durante la semana 35 de embarazo

Los síntomas típicos que experimentaste en las últimas semanas pueden repetirse ahora. Estos incluyen el insomnio y la lumbalgia (dolor en la parte baja de la espalda).

Probablemente, la ansiedad esté haciendo de las suyas en varios aspectos de tu vida. Ello empeora algunos de los síntomas físicos más comunes del último trimestre. En caso de que sean excesivos, acude a tu médico de confianza.

Estos son otros de los síntomas que puedes experimentar en esta semana:

  • Sensación de peso: el bebé ya debe estar en posición cefálica y su cabeza apoya en tu pelvis. Por esta razón, sentirás una especie de peso en esa zona, la que te hará experimentar calambres abdominales y algunas contracciones aisladas. Si no ha girado y su cabeza no apunta hacia abajo, el médico programará una cesárea.
  • Micción constante: la vejiga sigue oprimida y por ello sientes la necesidad de orinar constantemente. De hecho, esta sensación es muy similar a la de los primeros meses. Es importante que no te aguantes las ganas de ir al baño.
  • Sensación de mareo: investigaciones señalan que cerca de un 15 % de las mujeres embarazadas a término presenta síntomas de hipotensión supina, es decir, descensos bruscos de presión arterial al pararse. Esto ocurre porque se presenta una obstrucción de la vena cava, lo que interfiere en el retorno venoso. Para evitarlo, es mejor que descanses del lado izquierdo.
  • Várices en las piernas: en este momento, las venas de los miembros inferiores se pronuncian un poco más. Sin embargo, esto no debe preocuparte. Estudios indican que es normal que al concluir el embarazo desaparezcan. De no hacerlo, tendrás que consultar.

Consejos y recomendaciones en la semana 35 del embarazo

Si estás llevando un control prenatal adecuado, es probable que el médico haya agendado una consulta para esta semana o la siguiente. Asegúrate de llevar todos los estudios que te haya solicitado, como serologías para algunas enfermedades infecciosas o exámenes de orina.

¿Tienes alguna situación particular que requiera una cesárea? Podría ser porque has tenido una cesárea previa, porque el bebé tiene una posición poco apropiada para el parto o si están presentes ciertas enfermedades. En todo caso, discute con tu médico la fecha más apropiada para el procedimiento.

Amenaza de parto prematuro

Si el parto sucede en la semana 35, es prematuro.

Cuando existen contracciones regulares dolorosas entre la semana 20 y la 37, es probable que el bebé vaya a nacer antes de tiempo. Esto representa un riesgo, sin embargo, no siempre es sinónimo de que vayan a existir problemas en el futuro.

Los síntomas más frecuentes, además de las contracciones, son la expulsión de una sustancia mucosa por la vagina acompañada de sangrado y de líquido amniótico, debido a una rotura prematura de membranas. También podría haber dolor abdominal o en la parte baja de la espalda.

A veces ocurre sin una causa específica, pero puede desencadenarse en las siguientes situaciones:

  • Infecciones (como una pielonefritis o una apendicitis).
  • Gestación múltiple.
  • Aumento en la cantidad de líquido amniótico (polihidramnios).
  • Presencia de defectos congénitos en el bebé.

El hecho de haber sufrido infecciones de forma repetida durante el embarazo, consumir drogas o tener algunas alteraciones anatómicas en el cuello uterino puede favorecer un parto pretérmino, según información de la Clínica Mayo.

En caso de presentar los síntomas descritos, debes acudir de forma inmediata a un servicio de urgencias que cuente con obstetricia. Es preferible que sea el mismo donde planificaste tener tu parto.

Preguntas frecuentes sobre la semana 35

¿Tienes algunas dudas por resolver? Responderemos las más frecuentes.

1. Estoy perdiendo un poco de orina al toser o reír, ¿es normal?

Sí, investigaciones señalan que la incontinencia urinaria en el embarazo es frecuente. Influye en su aparición la edad gestacional, pues entre más crece el bebé, más presión ejerce el útero sobre tu vejiga. Por ello, los esfuerzos físicos pueden hacer que salga un poco de orina sin que represente un problema.

2. ¿Cómo diferenciar las contracciones reales de las falsas?

Las contracciones de Braxton-Hicks (falsas contracciones, como también se las conoce) se caracterizan por presentarse de forma esporádica y ser indoloras. Es probable que las hayas experimentado en las últimas semanas. Por otro lado, las reales son dolorosas, regulares y suelen durar entre 1 y 2 minutos.

3. ¿Qué esperar de un parto pretérmino?

A pesar de que es poco frecuente, te damos algunos datos sobre este evento para que sepas qué esperar si se presenta ahora:

  • Dependiendo de la causa, es probable que se realice una cesárea.
  • El médico podría indicarte algunos medicamentos durante la semana 35 para preparar los pulmones del bebé si estás con síntomas sugestivos de un adelantamiento de la fecha.
  • Cuando nacen en esta semana, los bebés suelen requerir hospitalización neonatal, pero en una buena proporción de los casos no presentan problemas.

Semana 35: ¡estás en la recta final!

Seguro que tu emoción ya está desbordando los límites, por lo que es una excelente idea disfrutar de estos días en compañía de tu pareja, familiares y amigos.

Puedes documentar estas experiencias a través de la escritura, la fotografía o incluso con vídeos para rememorarlos en el futuro. ¡Recuerda no descuidar tus visitas al médico y tener una alimentación saludable!

Te podría interesar...
¿Cómo controlar las contracciones?
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
¿Cómo controlar las contracciones?

Aprender a controlar las contracciones es un objetivo de la mayoría de mujeres embarazadas. En este artículo aprenderás más sobre ellas y cómo cont...



  • Maldonado-Durán M, et al. Cambios fisiológicos y emocionales durante el embarazo normal y la conducta del feto. Perinatol Reprod Hum 2008;22:5-14.
  • Schapira I. Características del desarrollo humano perinatal. Un método para la evaluación del sistema nervioso joven. Rev Hosp Mat Inf Ramón Sardá 2004;23(2):59-69.
  • López-Maya, L., Lina-Manjarrez, F. Prevención de hipotensión supina en la embarazada sometida a cesárea bajo BPD precarga contra carga rápida. Volumen 31, No. 1, enero-marzo 2008.
  • Albinagorta Olórtegui, Roberto, & Miranda Tapia, Madeleyner. (2015). Actualización en la evaluación de la madurez pulmonar fetal por ultrasonido. Revista Peruana de Ginecología y Obstetricia, 61(4), 433-438. Recuperado en 29 de mayo de 2021, de http://www.scielo.org.pe/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2304-51322015000400014&lng=es&tlng=es.
  • Oviedo G. JM. Varices en las embarazadas. Rev. Colomb. Obstet. Ginecol. [Internet]. 31 de diciembre de 1958 [citado 29 de mayo de 2021];9(6):547-68. Disponible en: https://revista.fecolsog.org/index.php/rcog/article/view/2045
  • Gorbea, V., Navarri, K., Escobar, L., Rodríguez, S.Prevalencia de incontinencia urinaria en mujeres embarazadas con atención prenatal en el Instituto Nacional de Perinatología Isidro Espinosa de los Reyes. Ginecol Obstet Mex 2011;79(9):527-532.