Semana 40 del embarazo: síntomas, desarrollo del bebé y recomendaciones

La espera por tener a tu bebé entre brazos ha concluido. Tu cuerpo se prepara para facilitarle llegar a este nuevo mundo. A partir de ahora, empieza una nueva etapa de la maternidad para ti.
Semana 40 del embarazo: síntomas, desarrollo del bebé y recomendaciones

Escrito por Amanda Sánchez Peralta, 01 junio, 2017

Última actualización: 16 julio, 2021

¡Por fin! La semana 40 se considera el final del embarazo. En cualquier momento, si es que no lo has hecho ya, iniciarás el trabajo de parto. Sin duda, ya estás más que preparada para recibirlo y acunarlo entre tus brazos. Después de una dulce espera de 9 meses ha llegado el gran momento.

Aún así, debes tener presente que hay embarazos que se retrasan un poco. En todo caso, podrá prologarse hasta la semana 41 o 42. Dependiendo del estado de la placenta, se puede considerar normal que esto suceda.

Desarrollo del bebé en la semana 40 del embarazo

Tu bebé en esta semana mide unos 51 centímetros de la coronilla de la cabeza hasta los glúteos. Su peso se halla alrededor de los 3500 gramos. Se considera normal si se encuentra entre los 2500 y los 4500 gramos. En esta semana ya tiene el tamaño de una sandía.

Cuando el bebé nace tiene un color rosáceo o un tono un tanto amarillo por la bilirrubina. Los altos niveles hormonales hacen que sus genitales se vean hinchados y la piel aparece cubierta de la vérnix caseosa con restos de sangre.

La cabecita puede parecer deformada apenas sale del útero, pero es normal por atravesar el canal vaginal. Poco a poco volverá a tener su forma y el recién nacido irá adquiriendo características particulares definitivas.

Es normal que llore cuando el aire entre por sus pulmones por primera vez. El pequeño nace con sus reflejos primarios, instintos elementales que todo recién nacido muestra, y con los ojos muy abiertos, pues está percibiendo una gran cantidad de luz que no había recibido antes.

Algunos bebés nacen sin cabello, aunque lo habitual es que cuando nazcan tengan lanugo y las uñas largas. Los huesos del cráneo todavía están separados por la compresión para atravesar el canal de parto. Se irán cerrando meses después del nacimiento. Estos aparentes huecos son de un tejido blando y se llaman fontanelas.

Tu cuerpo en la semana 40 del embarazo

En estos momentos es posible que te sientas cansada, con molestias, incomodidades, falta de sueño y muchos deseos de que nazca el bebé. Sin embargo, hay que tener mucha calma.

Estos son los síntomas que avisan la llegada inminente:

  • Ruptura de la fuente: es uno de los signos más claros de que el bebé viene en camino. Sentirás la descarga de líquido por la vagina, que puede venir con algo de sangre. No significa un nacimiento inmediato, pero debes trasladarte hasta el médico para comenzar la atención.
  • Contracciones: estas indican que el cuello uterino ha empezado a dilatarse para abrirle espacio a la salida del bebé. Es hora de echar mano de las técnicas de relajación para no dejarte llevar por el dolor. Al llegar a los 10 centímetros de dilatación vaginal deberás empezar a pujar para que el bebé nazca. Se considera que las contracciones de trabajo de parto son en número de 2-3 en 10 minutos, con una duración de 40 segundos o hasta 1 minuto cada una.

Ahora bien, si no se ha completado la dilatación y el bebé necesita salir, pero no lo hace, tu médico te informará sobre la necesidad de practicar una cesárea. Esta se practica solo cuando se considera necesario, pues los riesgos no son despreciables, ya que se trata de una cirugía.

De continuar con normalidad el parto natural, luego del nacimiento llega la fase de expulsión de la placenta, que se te facilitará debido al esfuerzo que ya has hecho antes y a las contracciones que siguen presentes.

Consejos y recomendaciones en la semana 40 del embarazo

Aunque la presión aumenta debido a la llegada del parto, es importante que mantengas la calma, que no olvides los consejos dados en los controles prenatales y que evites estresarte de más si el parto se prolonga y no llega. No todos los bebés nacen en la fecha proyectada.

Estudios señalan que la mayoría de los embarazos concluyen en la semana 40, aunque influyen factores étnicos y nutricionales. Será tu médico quien haga las pruebas necesarias para determinar el estado de salud del bebé si se pasa de término, pues se ha establecido que existen riesgos para el bebé si se supera la semana 42.

Test no estresante

En los casos en los que el parto se retrasa, tu médico deberá enviarte a realizar algunos estudios para establecer el estado de salud del bebé. Si la gestación es de bajo riesgo y no has empezado el trabajo de parto hasta ahora, es probable que te prescriba un test no estresante (NST por sus siglas en inglés).

Consiste en la colocación de unas cintas en tu abdomen, las que tienen sensores que reportan la frecuencia cardiaca del bebé y las contracciones. La decisión de practicar una cesárea o esperar a que inicie el trabajo de parto de forma natural dependerá de los resultados.

Si todo marcha bien, se esperará hasta la semana 41 o 42 para inducir el parto o dar vía libre a la intervención quirúrgica.

Inducción del parto

Cuando la gestación excede las 40 semanas o hay alguna razón médica para no continuar con el embarazo, se busca la inducción del trabajo de parto. Estudios señalan que el protocolo es administrar a la madre una dosis de oxitocina o prostaglandinas, en busca de estimular al útero.

Ahora bien, también es posible inducir el parto de forma natural. Entre las técnicas que te ayudarán se encuentra la práctica del sexo. Investigaciones señalan que el esperma humano contiene prostaglandinas, las que estimula la maduración del cuello uterino. Aunque debe probarse su eficacia por encima de otros métodos, también te servirá para relajarte un poco.

¡Disfruta a tu bebé!

Una vez hayas culminado la labor de parto y tengas a tu bebé en brazos, sabrás que todo ha valido la pena. Asegúrate de empezar a disfrutar esta nueva etapa de la maternidad. Aunque es claro que necesitarás apoyo y guía, escúchate y déjate llevar por tu instinto. ¡No dudes de ti!

Preguntas frecuentes en la semana 40 de embarazo

En la semana 40 del embarazo hay bastantes dudas. A continuación aclaramos algunas que sabemos que son frecuentes.

1. ¿Cómo identificar las contracciones de parto?

Las contracciones de parto son intensas y dolorosas, duran 40-60 segundos aproximadamente y son seguidas. Entre más dilatado esté tu cérvix, más frecuentes serán. Si estás en casa cuando se presentan, puedes acudir al médico sin prisa, pero sin pausa. Ha comenzado el trabajo de parto, aunque se demorará algunas horas más.

2. ¿Cuánto tiempo dura la labor de parto?

No hay un tiempo estimado de duración para el trabajo de parto. Como todo el proceso de embarazo, depende de cada mujer. Si eres primeriza, puede que la dilatación llegue a durar entre 12 y 14 horas, el periodo de expulsión entre 1 y 2 horas y la expulsión de la placenta unos 30 minutos más.

Cuando hablamos de mujeres con partos previos, el periodo de dilatación puede durar entre 6 y 8 horas. La expulsión del bebé es de 1 hora y el alumbramiento de la placenta unos 10 a 20 minutos.

Semana 40: ¡la dulce espera ha terminado!

Sí, ha sido una espera de 9 meses hasta llegar al final. Tener a tu bebé en brazos es una gran recompensa y sí que lo seguirá siendo. Recuerda que aunque tu atención esté completamente centrada en él, también debes cuidarte mucho a ti misma.

La alimentación sigue siendo clave para los dos. Además, te dará la energía necesaria para cuidar del pequeño y lo proveerá de los nutrientes que necesita para crecer fuerte y sano a través de la lactancia.

Procura compartir el cuidado del bebé con tu pareja para que puedas descansar y recuperar fuerzas. Todos están para ayudarte, así que déjalos contribuir con la crianza.

Te podría interesar...
¿Cuándo ir al hospital si estás de parto?
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
¿Cuándo ir al hospital si estás de parto?

Si dudas mucho de cuándo ir al hospital en las últimas semanas del embarazo ¡no te preocupes! El momento exacto suele ser muy intuitivo.



  • Kavanagh J, Kelly AJ, Thomas J. Sexual intercourse for cervical ripening and induction of labour. Cochrane Database of Systematic Reviews 2001, Issue 2. Art. No.: CD003093. DOI: 10.1002/14651858.CD003093
  • Aragón-Hernández JP, Ávila-Vergara MA, BeltránMontoya J, y col. Protocolo clínico para inducción del trabajo de parto: propuesta de consenso. Ginecol Obstet Mex 2017 mayo;85(5):314-324.
  • Tejada, S. Relación entre las conclusiones del test no estresante y los resultados perinatales en embarazos a término de gestantes atendidas en el Instituto Nacional Materno Perinatal, enero - agosto 2015. Universidad Nacional Mayor de San Marcos. 2016.
  • Hernández, P., Nachón, G. Conceptos básicos del embarazo prolongado: una revisión. Rev Med UV 2005; 5(2):21-27.
  • Miñana, I. Trastornos cutáneos más frecuentes del recién nacido y del lactante. Dermatitis del pañal. Pediatr Integral 2012; XVI(3): 195-208.